Cinco claves que definirán el resultado productivo del campo en 2022


El mercado de los commodities agrícolas está muy inestable desde hace meses por una serie de eventos extraordinarios, como la sequía en Sudamérica, la volatibilidad en el mercado de insumos, la guerra entre Rusia y Ucrania y la renegociación de la deuda argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI)

Según detallaron profesionales de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en una charla brindada en Expoagro, a estos cuatro factores se suman las medidas intervencionistas del gobierno nacional que afectan al comercio de granos: los fideicomisos de productos agroindustriales como el aceite, la harina y los fideos, la importación de fertilizantes, las retenciones y la política ambiental, entre otros.

Clave 1: Perspectivas climáticas para el otoño 2022

A poco de comenzar la campaña fina, las miradas están puestas en lo que sucederá con el clima.

Transitamos dos años consecutivos (campaña 2020/21 y 2021/22) con el fenómeno La Niña (precipitaciones por debajo de las normales), el cual potenció el descenso de reservas de agua en la mayor parte de la región central, con consecuencias en los rindes en maíz y soja. La campaña 2021/22 será la de la producción más baja de soja de los últimos 14 años en la Región núcleo”, indicaron.

En ese sentido, explicaron que la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica del Departamento de Comercio de los Estados Unidos emitió un nuevo índice ONI, con un valor de -1.

“Esto quiere decir que se mantiene el enfriamiento del Pacífico Ecuatorial, por lo cual continuará el fenómeno La Niña durante los próximos meses. Hay una probabilidad del 77% de contar con este evento hasta marzo-mayo de 2022 y una transición a la neutralidad, con un 56% de probabilidad, durante mayo-julio 2022. La extensión de este fenómeno será clave, ya que la superficie de trigo estará condicionada por las reservas de agua a la siembra”, remarcaron.

Clave 2: Márgenes y relación insumo-producto

Los especialistas de la entidad destacaron que el maíz temprano continúa liderando la tabla de márgenes con US$790 por hectárea en campo propio, mientras que el doble cultivo trigo/soja queda en segundo lugar con US$714 por hectárea. En este ranking de márgenes, la soja temprana en campo alquilado sigue quedando en última posición, con un margen neto de US$50 por hectárea.

Sin embargo, para poder obtener mayores precisiones de lo que puede ocurrir con las siembras de trigo 2022, los productores aún necesitan dar por cerrada la cosecha gruesa para poder evaluar la factibilidad económica de afrontar un cultivo u otro que permita minimizar riesgos. “Todo dependerá de qué suceda con las precipitaciones de aquí a mayo”, explicaron.

Clave 3: Turbulencia los mercados de materias primas, ¿hacia dónde van los precios?

En tanto, los precios de referencia en el mercado externo han mostrado un fuerte impulso alcista, aunque con una diferencia: la suba real descontando la tasa de inflación en Estados Unidos no es tan pronunciada como el incremento nominal en las cotizaciones.

Rusia y Ucrania, involucrados en un conflicto bélico que genera gran temor por las repercusiones humanitarias y sociales primero, y económicas después, constituyen una región clave en el abastecimiento de materias primas a una gran variedad de regiones del mundo.

Fuente: BCR.
Fuente: BCR.

“Mirando hacia el futuro, queda claro que hoy el mercado está pagando una prima por incertidumbre, y es difícil saber hasta cuándo se mantendrá esta situación.

En general, los factores principales que hoy mira el mercado son cuatro:

  1. La geopolítica mundial.
  2. La inflación global, y la reacción que tomen las economías centrales frente a ello, que puede afectar la tasa de interés.
  3. El comienzo de las siembras de la campaña gruesa en Norteamérica.
  4. La política comercial doméstica.

Clave 4: El impacto del acuerdo con el FMI para el sector agropecuario

El acuerdo alcanzado por el país con el FMI pretende alcanzar un sendero de sostenibilidad de la deuda y presenta como condición necesaria un reequilibrio de las cuentas públicas. El Gobierno propone mantener la recuperación económica y social en curso y, al mismo tiempo, abordar 4 desafíos:

1) finanzas públicas.

2) fortalecimiento de la balanza de pagos.

3) reducción de la inflación.

4) mejorar la resiliencia del crecimiento.

“Si bien aún no se ha concluido el necesario acuerdo de reestructuración de la deuda con el FMI para garantizar la estabilidad económica y social de Argentina, dada la gran relevancia que presenta el sector agroindustrial en la economía argentina, las definiciones que se alcancen claramente tendrán un impacto importante a nivel sectorial delimitando la política agropecuaria”, explicaron los especialistas rosarinos.

Clave 5: Política agropecuaria y desafíos para la agroindustria argentina

Respecto a los principales desafíos de la política doméstica que afectan al agro, desde la BCR destacaron que no aprueban las propuestas impulsadas por el Gobierno en materia de constitución de fideicomisos de productos agroindustriales, por considerar que no brindan una solución efectiva ante la inflación.

Además, recalcaron la necesidad de asegurar la importación de fertilizantes a tiempo y participar en la definición de un proyecto de ley para generar incentivos a la inversión agroindustrial en los próximos 10 años; en referencia al “Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador”, impulsado en el seno del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Por último, apoyaron la reducción de los derechos de exportación, simplificación tributaria y disminución de la presión impositiva como medio para impulsar la producción, el empleo, la industrialización y las exportaciones de la economía argentina.