Clima: “La Niña” podría extenderse hasta mayo y afectaría a la siembra del trigo


No solo el final de la campaña de granos gruesos quedaría alcanzado por “La Niña”, lo cual no se preveía hace 2 meses. La última corrección de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés), vuelve a correr hacia adelante los efectos de este fenómeno climático, que ya “se solapa con la fecha de siembra triguera argentina”, informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

El consultor de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Alfredo Elorriaga, explicó: “La NOAA acaba de publicar una nueva corrección de las proyecciones, que extiende la presencia del evento Niña con una probabilidad del 77 % hasta marzo o mayo del 2022, y una transición a la neutralidad, con un 56 % de probabilidad, entre mayo y julio del 2022″.

La humedad del suelo argentino en una situación complicada. (Fuente: BCR)
La humedad del suelo argentino en una situación complicada. (Fuente: BCR)

Desde la entidad santafesina comentaron que esto es “un grave problema para el trigo 2022/23″, porque así “habrá menos chances” de que las recargas del otoño reviertan la falta de agua del final de la gruesa 2021/22. “Al afectar negativamente las condiciones de siembra del trigo, puede haber un fuerte factor de ajuste de área”, indicaron.

Lee también La mesa de enlace criticó el fideicomiso a los cereales: “Sería otro mordiscón fiscal al productor”

Elorriaga también señaló que el problema del próximo año productivo es que “si bien es prematuro tratar de definir cuál será el comportamiento de los forzantes de escala planetaria de cara al invierno en Argentina, algo es seguro: con los indicadores actuales podemos descartar por completo un evento Niño para la campaña 2022/23. Esa es la única condición que podría compensar favorablemente la falta de agua que dejan estas dos ‘Niñas’ consecutivas”.

El maíz temprano con apenas 40 quintales por hectárea

Por otra parte, en este contexto de inconvenientes climáticos, la BCR señaló que la primera tanda maicera cosechada en la zona núcleo, casi 275 mil hectáreas, está promediando 40 quintales por hectárea. “La primera sorpresa es que los rindes son más bajos que los estimados, si bien se tratan de lotes muy afectados, y la segunda es que se adelantó 30 días la cosecha respecto de hace un año”, señalaron.

La BCR graficó las lluvias acumuladas en la zona núcleo.
La BCR graficó las lluvias acumuladas en la zona núcleo.

Lee también Sin lluvias importantes a la vista, la soja podría tener el peor rinde de las últimas 10 campañas

Según la entidad santafesina, hay “malas señales” que indican que los 85 quintales de promedio estimados para la región, casi 15% menos del rinde 2020/21, tendrán que ser ajustados a la baja. “Falta mucho por cosechar, y lo que viene es mejor y hay áreas que han quedado a salvo del gran daño ambiental que sufrió la región, pero los resultados son muy bajos”.

Pérdidas de hasta un 45% del rinde en algunas áreas

Esta campaña, a causa del severo estrés termo-hídrico que sufrieron los cuadros tempranos en pleno período crítico, el ciclo se acortó y la cosecha ya revela niveles de daño. “Los primeros rindes recolectados pertenecen al centro norte de la región GEA, él área más afectada por la falta de agua durante todo el ciclo del cereal”.

En Cañada Rosquín, el avance es del 20%, con resultados magros de 30 a 50 quintales por hectárea. Si bien “hay lotes mejores”, los técnicos advierten que la media del área será muy pobre: “Si logramos un promedio de 60 quintales por hectárea, nos damos por satisfechos”.

La entidad santafesina reportó las precipitaciones diarias en todo el país.
La entidad santafesina reportó las precipitaciones diarias en todo el país.

Lee también Cómo evolucionará el clima en las diferentes regiones agropecuarias la próxima semana

Respecto al año pasado, la caída es de un 45%. Los asesores comentaron que continuarán cosechando aun con humedades mayores al límite de comercialización para minimizar las pérdidas por vuelco.

En Carcarañá comenzaron por los lotes que estaban más arrebatados por el calor y la falta de agua, y obtuvieron 70 quintales por hectárea. Mientras que, en Casilda, lotes con similares características rindieron apenas 30 quintales.