El Gobierno ofrece $100 mil millones de financiación para impulsar la ganadería pero en el campo plantean dudas


El Plan GanAr, presentado por el Gobierno como un estímulo para la ganadería, no consiguió el apoyo esperado del sector agropecuario. La Mesa de Enlace estuvo ausente en el acto encabezado por el ministro Julián Domínguez, en el cual se anunció financiación por $ 100 mil millones, con una bonificación de 7 puntos porcentuales sobre la tasa que las entidades bancarias otorgan actualmente a los productores.

Las “inversiones elegibles” son las siguientes:

  1. Sanidad y biotecnologías reproductivas;
  2. Instalaciones para el manejo de hacienda y bienestar animal;
  3. Infraestructura predial;
  4. Implantación de pasturas, verdeos, forrajes conservados y alimentación estratégica;
  5. Incorporación de genética en pie con fines reproductivos;
  6. Las que realicen cooperativas agropecuarias y sus asociaciones y para generar apoyo a sus asociados y avalar su respaldo destinado a generar mayor agregado de valor en la cadena cárnica;
  7. Incorporación de tecnología ganadera y conectividad;
  8. Adecuaciones en frigoríficos de tránsito federal, provincial y municipal para la incorporación del troceo.

Lo que desde el oficialismo es presentado como un gesto de acercamiento al campo, muchos productores lo ven como un intervencionismo más desde el Estado sobre la iniciativa privada. “Se viene otra fiesta del crédito a los amigos del poder”, critican los más escépticos.

Con todo, los funcionarios dejaron por escrito que “las provincias, a través de sus instancias competentes, con el asesoramiento de las entidades representativas de los sectores involucrados evaluarán la factibilidad y propuesta de adjudicación”.

El Gobierno ofrece $100 mil millones de financiación para impulsar la ganadería pero en el campo plantean dudas

Afirmaron que “el objetivo es financiar el aumento de la producción, fomentar las exportaciones y la capacidad y adecuación industrial en carnes, leches y sus subproductos”, según se destaca en el acta de intención, impulsada también por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y avalada por varios gobernadores.

Tiene un rol destacado del Banco Nación (BNA), que dispondrá la mitad de los fondos previstos, $ 50 mil millones. En tanto el Banco de la Provincia de Buenos Aires, el BICE y otras entidades provinciales tienen previsto aportar el resto de los fondos, mientras que el Ministerio de Desarrollo Productivo pondrá a disposición un esquema de subsidio de las tasas de interés.

Kulfas, explicó que “esta línea de financiamiento es para mejorar la productividad de la cadena agropecuaria y también para reforzar, en el caso de la comercialización de la carne vacuna, el troceo, que va a ser un tema muy importante para mejorar tanto la eficiencia de la cadena como la llegada al consumidor”.

La iniciativa fue suscripta por Sergio Ziliotto (La Pampa); Omar Perotti (Santa Fe); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Gildo Insfrán (Formosa); Ricardo Quintela (La Rioja); e incluso el opositor Gustavo Valdés (Corrientes). También adhirieron las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Misiones. A su vez, suscribieron el titular de la Federación gremial de la industria cárnica, José Fantini; y representantes de la industria cárnica.

En el acto realizado en la sede central del Banco Nación, para presentar el plan GanAr de estímulo a la producción de carne, participaron varios gobernadores. (foto: ministerio de Agricultura).
En el acto realizado en la sede central del Banco Nación, para presentar el plan GanAr de estímulo a la producción de carne, participaron varios gobernadores. (foto: ministerio de Agricultura).

En rigor, en general se ve como “una medida positiva, aunque no suficiente ni estructural”, según analizaron los dirigentes ruralistas nucleados en la Mesa de Enlace. Destacan que “lo más importante es que haya reglas claras y previsibles para producir. Por ejemplo en las exportaciones de carne, porque todavía no tenemos claro si el esquema de 2022 será mejor igual o peor que el cepo de este año”.

En ese sentido, pesa el contexto a la par del hecho particular. Los productores agropecuarios quedaron muy enojados con la intervención del Gobierno sobre los “volúmenes de equilibrio” para exportar trigo y maíz, anunciada este viernes.

Lee también Desde la agroindustria desmintieron a Domínguez y aclararon que no apoyan ninguna restricción de las exportaciones

En el acto oficial del Plan GanAr, los protagonistas fueron las autoridades referidas, como también el titular del Banco de la Nación, Eduardo Hecker; el presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Juan Miguel Cuattromo; y el presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Ignacio De Mendiguren.

Todos reconocieron la necesidad de “mejorar las condiciones de acceso al crédito, en un marco federal e inclusivo”.

Desde febrero, cuando entre en vigencia -durante 2 años- se podrá saber cuántos productores ganaderos resultan beneficiados. Y si los créditos se adjudican con transparencia, a productores que realmente los necesitan, se podrán despejar los temores que dejaron fallidas experiencias anteriores, cuando se implementaron estímulos financieros y subsidios desde el Estado al sector privado y en algunos casos terminaron en denuncias de corrupción, sin que se observara claramente un impulso sectorial generalizado.

Lee también Desde el campo consideraron una !provocación” a la intención del Gobierno de crear un Instituto de la Tierra