El Índice de Confianza de los productores agropecuarios creció 14% tras las PASO


Los ánimos de los productores agropecuarios mejoraron luego del revés electoral que sufrió el Gobierno nacional en las elecciones PASO legislativas del 12 de septiembre y de cara a las elecciones generales del 14 de noviembre.

Al menos así lo reflejó el Ag Barometer del el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, que cada dos meses construye un Índice de Confianza entre casi 400 productores encuestados, donde ahora se reflejó una mejora del 14%.

El sondeo realizado durante septiembre arrojó un valor de 79 puntos, frente a los 69 registrados en igual mes del año pasado y julio del 2021. “Si bien se ha producido una mejora respecto a la medición de hace dos meses y a la variación interanual, con incrementos del 14 % para ambos casos, los valores aún se mantienen por debajo del índice 100. Esto refleja que el nivel de confianza de los productores aún es bajo”, señaló el informe.

El Índice de Confianza de los productores, que elabora la Universidad Austral, cayó abruptamente luego de las PASO presidenciales del 2019,  en contraposición a lo que sucedió luego de los recientes comicios realizados el 12 de septiembre.
El Índice de Confianza de los productores, que elabora la Universidad Austral, cayó abruptamente luego de las PASO presidenciales del 2019, en contraposición a lo que sucedió luego de los recientes comicios realizados el 12 de septiembre.

Incluso, en lo referido a la situación financiera de los productores, los números fueron de 61 vs. 68, y en el caso de las perspectivas del sector, se vio un 73% de expectativas negativas.

En ese sentido, además resaltó que estos niveles son bastantes inferiores a los 90 puntos observados en marzo pasado, época en la cual se habían visto “los mejores resultados desde la abrupta e ininterrumpida caída luego de las PASO de agosto 2019″, cuando el presidente Alberto Fernández venció a su antecesor Mauricio Macri.

El impacto del cepo a las exportaciones de carne

Respecto del resultado de los últimos comicios “no hay duda de ha afectado a favor de la confianza de los productores”. Eso se explica, según analizaron, porque probablemente “haya arrojado una pequeña luz de esperanza” en relación a un cambio en las políticas dirigidas al sector. “Estas habían comenzado a ser negativas en mayo con la suspensión de las exportaciones de carnes, sumado a las amenazas de restricciones a las exportaciones de maíz”.

En tanto, un 36% de los consultados respondió que puede haber un cambio favorable en las políticas dirigidas al sector frente a un 27% que es más pesimista y piensa que las medidas serán aún más intervencionistas en los próximos dos años del mandato de Fernández. Mientras que otro 31% pronosticó que no habrá cambios en ninguna dirección, y el 6% restante se enmarcó en “no sabe, no contesta”.

Los productores fueron consultados sobre si consideran que el Gobierno adoptará un cambio en sus políticas hacia el campo tras el revés electoral. Fuente: Universidad Austral.
Los productores fueron consultados sobre si consideran que el Gobierno adoptará un cambio en sus políticas hacia el campo tras el revés electoral. Fuente: Universidad Austral.

De todos modos, la mejora más relevante en la confianza se da en lo referido a las perspectivas del sector agropecuario en los próximos 5 años, ya que para los 12 meses venideros los indicadores “siguen siendo muy negativos”.

De hecho, el Índice de Expectativas Futuras, construido en base a las percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y de la actividad en general, en horizontes de tiempo de 1 y 5 años, es el que arroja los resultados más positivos. Aumentó un 19,5% en relación a la medición anterior y un 21% interanual.

El Índice de Expectativas Futuras, referido a horizontes de 1 a 5 años, fue el que mejores números arrojó. (Fuente: Universidad Austral)
El Índice de Expectativas Futuras, referido a horizontes de 1 a 5 años, fue el que mejores números arrojó. (Fuente: Universidad Austral)

En ese sentido, el relevamiento agregó: “Se espera con ansiedad el resultado de las elecciones legislativas del 14 de noviembre para ratificar el probable cambio de las políticas dirigidas al sector agropecuario, con una visión más racional y realista que promuevan aumentos en la producción sin intervenciones. Esta se percibe como la única forma de abastecer al consumo interno sin restringir las exportaciones del complejo más competitivo de la economía argentina”.

Por eso, los académicos consideraron que esos comicios “sin duda tendrán un impacto decisivo en las expectativas futuras, ya que se llega con niveles inflacionarios muy preocupantes y no resueltos, atraso cambiario en el mercado oficial, una creciente brecha entre el tipo de cambio oficial y los legales alternativos, altos niveles de pobreza y negociaciones no resueltas con el FMI. Existe la percepción de que esa combinación de variables no es sustentable, aunque hay una gran incertidumbre acerca la forma en que se intentará resolverlas”.





Source link