El maíz y la soja registran los mayores niveles de industrialización en una década


La industrialización de maíz alcanzó un récord durante los primeros 8 meses de este año, al llegar a las 5,43 millones de toneladas procesadas. Representa un incremento del 10% interanual, según reportó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). En tanto, el volumen de soja procesada a la fecha “se encuentra en línea con lo ocurrido en años anteriores”, pero en proporción a la producción alcanza un 60% y es el segundo mayor porcentaje de las últimas 10 temporadas.

En lo que respecta al maíz, tanto para la producción de balanceados, con 3 millones de toneladas, como en la de molienda húmeda, con un millón, se trata del mayor volumen alcanzado entre enero y agosto en comparación con años anteriores.

En este marco, la entidad rosarina destacó el fuerte incremento en la cantidad de maíz destinado a la producción de etanol. En lo que va de la campaña, más de 914.000 toneladas del cereal fueron utilizadas para producir este biocombustible, un 43% más que en los primeros 8 meses de la 2019/20.

Lee también En la zona núcleo ya sembraron toda la soja de primera y los maíces están en “muy buenas condiciones”

“Esto se debe a que, durante el año pasado, la irrupción de la pandemia y las restricciones a la movilidad impuestas por los gobiernos para frenar su avance afectaron fuertemente la demanda de combustibles, y, dado que el principal uso del etanol es precisamente para la elaboración de biocombustibles, al reducirse esta fuente de demanda cayó considerablemente su producción”, explicaron desde la BCR.

La industrialización de maíz fue la más elevada de las últimas 10 campañas al analizar lo sucedido en los primeros 8 meses del año. (Fuente: BCR)
La industrialización de maíz fue la más elevada de las últimas 10 campañas al analizar lo sucedido en los primeros 8 meses del año. (Fuente: BCR)

No obstante, el 2021 presenta “un panorama completamente distinto”. Con el levantamiento de las restricciones y la normalización de la economía global, la demanda de energía “se disparó considerablemente en el último tiempo, causando un fuerte aumento en los precios de los combustibles”.

Así, los pedidos de maíz para producción de etanol se recompusieron “de manera notoria y prácticamente alcanza los niveles previos a la pandemia”, ya que en 2018/19 se llevaban destinadas 965.000 toneladas de ese cultivo para la elaboración de etanol a estas alturas del año.

El procesamiento sojero se mantiene a “un elevado ritmo”, pero dentro del promedio

En cuanto a la soja, luego de haber cerrado el período 2019/20 con el segundo menor volumen industrializado en 7 años, sólo superando al guarismo de la 2017/18 cuando la histórica sequía redujo fuertemente la disponibilidad de este grano en el país, la campaña actual presenta “un elevado ritmo” de procesamiento.

En octubre se procesaron 3,3 millones de toneladas del poroto, 7% más que en igual mes del año precedente. De esta manera, el acumulado desde el inicio de la campaña hasta octubre asciende a 27 millones de toneladas, 2,5 más que en igual lapso del 2020.

El crushing de la oleaginosa está en un 60% de la producción y es el segundo más elevado de la década. (Fuente: BCR)
El crushing de la oleaginosa está en un 60% de la producción y es el segundo más elevado de la década. (Fuente: BCR)

Sin embargo, el volumen industrializado a la fecha se encuentra en línea con lo ocurrido en años anteriores, a excepción de las mencionadas 2017/18 y 2019/20. “Pero hay algo particular de esta campaña que destaca por sobre las demás, y es que la producción de grano no ha sido de las más elevadas, sino todo lo contrario”, recalcó la BCR.

Lee también Los productores de soja pagan 5 dólares de impuestos por cada 1 que ganan

De hecho, en la 2020/21 se obtuvieron 45 millones de toneladas del grano, la segunda menor marca de los últimos 9 años, solamente por arriba de “la fatídica 2017/18″.

Pero, cuando se toma el total industrializado a la fecha sobre el grano obtenido en la campaña, puede notarse que “el crushing de soja ya alcanza al 60% de la producción, la segunda mayor proporción de la última década, sólo por detrás de la atípica 2017/18″.

Esto se debe, principalmente, al “elevado apetito global” por los derivados de la oleaginosa en el último tiempo. Desde el inicio de campaña hasta octubre, se llevan exportadas 18,8 millones de toneladas de harina/pellets de soja, unas 3,5 millones más que en igual lapso de la campaña anterior.

Además, este volumen representa el 95,4% del total de toneladas de harina/pellets obtenidos entre abril y octubre, la mayor proporción de la historia. Esto se ve reflejado también en las existencias de este derivado en las plantas de la industria. Según lo reportado por el ministerio de Agricultura, los stocks de harina en la industria al 1° de noviembre se ubicaban en 978.000 toneladas, el menor volumen para igual mes desde 2015.

Los stocks de aceite al 1 de noviembre eran de 246.790 toneladas, el “segundo menor registro de los últimos 7 años”.(Fuente: BCR)
Los stocks de aceite al 1 de noviembre eran de 246.790 toneladas, el “segundo menor registro de los últimos 7 años”.(Fuente: BCR)

Por el lado del aceite, las exportaciones en lo que va de la campaña ascienden a 3,7 millones de toneladas, “idéntico al volumen despachado en igual período del ciclo previo”.

Sin embargo, comparando con años anteriores, esto es casi 500 mil toneladas más que el promedio de los últimos 5 años y el mayor volumen desde el 2014/15. Al igual que lo ocurrido con la harina, el elevado volumen despachado se ve reflejado en los bajos stocks de aceite en plantas de la industria. Según lo informado por la cartera agropecuaria, las existencias de aceite al 1° de noviembre se ubicaban en 246.790 toneladas, el “segundo menor registro de los últimos 7 años”.

Este “elevado ritmo” en la industrialización del poroto de soja ha llevado a un ajuste en las estimaciones de crushing para la campaña que corre. Se calcula que la industrialización de soja alcanzará 39,5 millones de toneladas, un incremento de 1,5 millones respecto de la proyección previa.

La siembra de soja viene lenta y es la menor de los últimos 17 años en el Gran Rosario

Por último, la BCR informó que la siembra de soja avanza a un ritmo “más aletargado que en años anteriores”. A nivel país ya se ha completado el 41% de la superficie a implantar, por debajo de lo ocurrido en la campaña previa con el 43% y del promedio de las últimas cinco, con 44%.

Desagregando entre regiones, el avance en la región de influencia del Gran Rosario alcanza al 43%, idéntico al registro del 2020, pero por debajo del 46% del promedio del último lustro.

La superficie sojera sembrada en la zona del Gran Rosario es de alrededor de 5,5 millones de toneladas y hay que retrotraerse al 25 de noviembre del 2003 para encontrar una cifra inferior. (Fuente: BCR)
La superficie sojera sembrada en la zona del Gran Rosario es de alrededor de 5,5 millones de toneladas y hay que retrotraerse al 25 de noviembre del 2003 para encontrar una cifra inferior. (Fuente: BCR)

De todas maneras, considerando que el área destinada a la oleaginosa sería la más pequeña en 15 años, el total de hectáreas sembradas con soja en la región de influencia del Gran Rosario a la fecha es la menor superficie en 17 años. Al 25 de noviembre, ya se han implantado 5,5 millones de hectáreas y hay que retrotraerse al 2003 para encontrar una menor superficie sembrada para estos momentos del año, ya que había menos de 5,4 millones en aquel entonces.