El mercado global asumió la sequía sudamericana y la soja subió 5 dólares en Chicago


El primer informe del año del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su siglas en inglés) resultó en primera instancia neutral para las cotizaciones de mercado, porque la sequía sudamericana no se reflejó en los recortes de producción esperados. Pero con el correr de las horas las pérdidas sudamericanas terminaron pesando en los valores de cierre de este miércoles, en la Bolsa de Chicago: terminó US$ 4,6 arriba para la posición Mayo22.

Al contrario, una mayor producción esperada de maíz, y de siembra de trigo invernal, en ambos casos en EE.UU. redundaron en recortes de precios internacionales para esos cereales.

Cierre Mercado de Chicago del 12 de enero de 2022, tras el informe mensual del USDA. (Fuente: Zeni)
Cierre Mercado de Chicago del 12 de enero de 2022, tras el informe mensual del USDA. (Fuente: Zeni)

“Inicialmente, los datos del USDA no generaron demasiadas sorpresas, con resultados bastante acordes a las expectativas, tras la actualización de los balances globales de oferta y demanda, los stocks trimestrales estadounidenses y la superficie de trigo de invierno, también en EE.UU”, reflejó Eugenio Irazuegui, analista de mercado de la corredora Zeni.

En cuanto a soja, Irazuegui precisó que “las existencias finales de la presente campaña se ubicaron en 9,52 millones de toneladas, mientras que los sondeos privados anticipaban un monto cercano a 9,47 millones de toneladas. En lo que respecta al bloque sudamericano, conociendo de antemano que los cambios iban a ser acotados, los números para Brasil y Argentina se recortaron a de 144 a 139 y de 49 a 46,50 millones de toneladas, respectivamente.

Respecto del maíz, el USDA “prevé que los stocks terminen la campaña en 39,11 millones de toneladas, frente a las 37,39 millones de toneladas que arroja el promedio de las expectativas privadas. En simultáneo, la producción brasileña queda proyectada en 115,00 millones de toneladas y en nuestro país se estiman 54 millones de toneladas”.

Estimaciones de oferta y demanda de granos del USDA en enero 2022. (Fuente Zeni)
Estimaciones de oferta y demanda de granos del USDA en enero 2022. (Fuente Zeni)

Por su parte, el consultor en agronegocios Pablo Adreani destacó que “el USDA redujo la producción de soja de Brasil en 5 millones de toneladas, y la de Argentina en 3 millones, una diferencia poco significativa teniendo en cuenta que los informes desde Brasil dan cuenta de que solamente los estados del sur (Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul) han perdido 11 millones de toneladas”. Por eso, consideró que “el informe del USDA es cosmético y no realista con lo que está pasando en el campo. Por más que digan que los reportes los hicieron hace una semana, hay que tener en cuenta que en Brasil hace 60 días que no llueve… Entonces el USDA no puede no tenerlo en cuenta”.

Respecto del maíz, Adreani consignó que el USDA bajó 3 millones de toneladas la producción de maíz, de 118 a 115 millones de toneladas y en el caso de Argentina ajustó el volumen a 54 millones de toneladas (500 mil menos), levantó la producción ucraniana en 2 millones más, para llegar a estimar 42 millones de toneladas. El resto está en niveles similares al mes pasado”.

En los primeros minutos posteriores al informe del USDA, la soja se mantuvo estable, y hubo pérdidas en las cotizaciones de trigo, especilmente, y también de maíz. (fuente : Zeni)
En los primeros minutos posteriores al informe del USDA, la soja se mantuvo estable, y hubo pérdidas en las cotizaciones de trigo, especilmente, y también de maíz. (fuente : Zeni)

El especialista ponderó que “China sigue importando 26 millones de toneladas, Brasil conserva su saldo exportable en 43 millones de toneladas, Argentina en 39 millones de toneladas y, como dato destacado, Estados Unidos, si bien aumentó a casi 384 millones de toneladas, hubo un incremento del consumo doméstico que obligó a ajustar las exportaciones americanas, que provocó un aumento de las existencias de 38 a 39 millones de toneladas, con el consecuente impacto bajista”.