En el Tecnódromo de Expoagro, la innovación deslumbra a productores agropecuarios y estudiantes


Estudiantes, productores y hasta personal de diferentes compañías de maquinaria agrícola animan el Tecnódromo Mario Bragachini durante la 15ª edición de Expoagro, que comenzó el martes 8 y finaliza este viernes 11 en el km 225 de la Ruta Nacional 9, en San Nicolás.

Cada jornada, unas 200 personas colman las tribunas y se interiorizan sobre los últimos desarrollos aplicados a la ganadería y la agricultura. Por allí desfilan en vivo y en directo pulverizadoras, sembradoras, cosechadoras, picadoras, tractores y tolvas.

Lee también Expoagro 2022: gran interés internacional por la tecnología del campo argentino

A su vez, una pantalla gigante plasma todos los datos que previamente son recolectados por imágenes satelitales, que serán usadas por cada máquina para hacer su labor de manera más eficiente.

“La gran mayoría de los productores se sorprende cuando ve esta tecnología, porque el 80% es de origen nacional”, contó Hernán Ferrari del INTA, que es uno de los 4 coordinadores del espacio junto a Edgar Ramírez de Expoagro, y Luis Negruchi y Sergio Marinelli de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

“En agricultura, la adopción es rápida y es uno de los países más adelantados al respecto. En ganadería, es al revés, quizás porque son un poco más conservadores en ese sector. Pero no les va a quedar otra que incorporarla”, evaluó el experto, quien detalló que exhiben innovaciones que hace unos 2 años llegaron a la Argentina, e incluso algunos prototipos que todavía no están disponibles en el mercado local.

En medio de rumores sobre aumento de las retenciones, los productores agropecuarios colmaron las calles y los stands de Expoagro en una huida hacia adelante por más tecnología y productividad.

Un grupo de empleados de una empresa de maquinaria agrícola que asistió a una de las dinámicas, aseguraron que últimamente se redujo notablemente la brecha tecnológica de los productores argentinos con los de otras naciones, como Alemania. “Es cada vez más corta. Antes quizás tardaban 7 u 8 años en llegar las novedades desde Europa, mientras que actualmente es al año siguiente”, aseguraron.

Lee también Melconian sobre la suba de los granos y el impacto en los alimentos: “Estamos en un problema”

“En los últimos años, el productor ha hecho una mayor incorporación por el buen precio de los granos, que invita a la inversión, sobre todo en este momento. Es cierto que la ganadería tiene una brecha muy grande respecto a la agricultura en este tema, pero en los últimos años igualmente se ha avanzado mucho”, agregó otro de los trabajadores de la misma compañía.

“Esto es algo nuevo para mí. A veces cuesta adoptar tecnología, porque requiere de una gran inversión”, reconoció Eduardo Miserez, un productor de la localidad santafesina de Matilde.

Algunos de los 60 estudiantes de una escuela agropecuaria que este viernes visitaron el Tecnódromo. (Foto: TN)
Algunos de los 60 estudiantes de una escuela agropecuaria que este viernes visitaron el Tecnódromo. (Foto: TN)

Pero así como muchos productores se acercan al lugar para interiorizarse, también hay jóvenes que desean aprender lo último sobre estas tecnologías, con la intención del día de mañana de trabajar activamente en la agroindustria.

Es el caso de unos 60 alumnos, de 16 a 18 años, del Instituto de Flora, Horticultura y Jardinería de la ciudad bonaerense de Escobar, quienes este viernes se acercaron a San Nicolás para conocer a la megamuestra.

Un avión no tripulado y otras innovaciones agroindustriales premiadas en la megamuestra del campo. Informe de Marcelo Peláez y Mauricio Bártoli.

“Me parecía súper importante venir, sobre todo después de dos años escolares muy pobres, por la pandemia, en cuanto a poder salir y ver estas cosas. Nunca habíamos podido recorrer Expaogro, porque siempre coincidía con fechas anteriores al inicio de clases. Pero ahora, lo que empezamos esta semana, nos organizamos muy rápido para visitarla”, afirmó la profesora Herminia Vivas en diálogo con TN.

Alta precisión en ganadería

Durante 45 minutos, la primera función diaria del Tecnódromo se enfoca en demostraciones dinámicas, donde se lucen todas las innovaciones enfocadas en la ganadería, como drones, satélites y picadoras que trabajan sobre maíz.

“La secuencia de labor, se inicia con imágenes satelitales que detectan el estado del suelo, el cultivo y la pastura. Por ejemplo, si está creciendo alguna maleza, o faltan nutrientes para después reponerlos con dosis variables, a través de fertilizadoras o drones”, explicó Ferrari. Los drones también pueden contabilizar los vacunos que hay en cada lugar, e identifican su estado sanitario con sensores de temperatura.

Uno de los tractores que se exhiben en las dinámicas. (Foto: TN)
Uno de los tractores que se exhiben en las dinámicas. (Foto: TN)

En cuanto a los nanosatélites, tienen unos 40 centímetros de diámetro y pesan unos 4 kilos. “La información satelital se adquiere aparte de la maquinaria. Algunas empresas la ofrecen gratis, y tiene un costo si se requiere de una mayor resolución de pixel. Pero lo bueno es que ya hay una alternativa gratuita, accesible para que una gran cantidad de productores puedan probar este adelanto”.

Luego de la elaboración de este mapa satelital, el trabajo sigue con la intervención de picadoras de gran capacidad, que pueden ir variando la longitud del triturado de manera automática. Es decir, sin la necesidad de que intervenga el operador. “Gastan menos combustible, hacen el trabajo más rápido y son más cómodas de usar”, explicó Ferrari.

Hernán Ferrari, técnico del INTA y uno de los 4 coordinadores del Tecnódromo, muestra una de las pantallas gigantes donde se transmite al público la información que recolectan los satélites. (Foto: TN)
Hernán Ferrari, técnico del INTA y uno de los 4 coordinadores del Tecnódromo, muestra una de las pantallas gigantes donde se transmite al público la información que recolectan los satélites. (Foto: TN)

En la cigüeña, como se llama a la zona de descarga de la picadora, un sistema de sensores detecta los niveles nutricionales que tiene el forraje, lo guarda en una computadora y lo envía por telemetría a la oficina.

Las picadoras que se exhiben también poseen un mecanismo de alta flotación en los neumáticos, que se desinflan cuando la máquina entra en el lote a trabajar. “Mientras que cuando pasan a situación de gran porte, que son trasladadas por la ruta, automáticamente se inflan solos. En tanto, tienen un sistema de recirculación de gases de escape para no contaminar. Esos gases además se combustionan nuevamente para aumentar la potencia”.

Por último, la picadora entrega el material a un acoplado compactador de forraje, fabricado íntegramente en el país. “La picadora va leyendo el rectángulo que tiene la parte superior del acoplado y logra descargar la totalidad del forraje ahí adentro. Sin esta tecnología, la cigüeña de las picadoras suelen errar al volcar el material y se pierde alrededor de un 30%. Además, estos acoplados tienen en el piso un rodillo con una cinta que se desplaza, evitando desperdicios”.

“A su vez, ese acoplado tiene un esquema de compactación que incrementa casi un 5% su capacidad, evitando que deba constantemente tener que estar yendo y viniendo hacia el camión. Así, se ahorra combustible y no se compacta el lote, un aspecto que impacta mucho en el cultivo siguiente”, agregó Ferrari.

Lee también El vicejefe de Gabinete recorrió Expoagro y afirmó: “Macri le puso un pie arriba a la Argentina”

El forraje, ya almacenado, se tritura en mixers, que disponen de un sinfín con cuchillas, y desmenuzan la fibra, permitiendo que todo se mezcle perfectamente, para que los animales coman ese bocado con la proporción justa de fibra, hidratos de carbono y proteína, logrando más kilos por hectárea.

Asimismo, tienen un mecanismo de control automático, que en los feedlots posibilita cargar desde un smartphone la cantidad exacta que tienen que comer los vacunos de determinado corral. “El mezclador, a medida que se acerca, va variando de manera automática la ración en función de las indicaciones que previamente se cargaron”.

Agricultura inteligente

Cada jornada de la expo, por la tarde, se realizaron las demostraciones agrícolas, sobre soja, con y sin malezas. Allí, pudierpn observarse las últimas innovaciones para la detección de malezas con sensores de NDVI y cámaras ópticas, que permiten diferenciarlas de los cultivos, haciendo más eficiente la aplicación del herbicida desde las pulverizadoras. “Esto posibilita reducir entre un 80% y 90% el uso de los agroquímicos, impactando menos sobre el ambiente y generando un beneficio económico para los productores”.

También se ven en acción a bovinas magnéticas que registran la humedad, la temperatura, la compactación y la textura de la superficie. “Eso se hace con una camioneta, que se pasa antes de la aplicación de la pulverizadora”, aseveró Ferrari.

Las tribunas del Tecnódromo fueron visitadas por unas 200 personas por día. (Foto: TN)
Las tribunas del Tecnódromo fueron visitadas por unas 200 personas por día. (Foto: TN)

Siendo la vedette argentina en el mundo, la siembra directa no podía faltar. En el Tecnódromo se mostraron sembradoras capaces de bajar al mínimo los coeficientes de variación en la distribución de semillas, gracias a los nuevos sistemas de dosificación, con motores eléctricos de variación continua, capaces de modificar la dosis de semillas y fertilizantes en cada surco, en función de lo que indique su mapa de prescripción.

Lee también Novedades financieras presentadas en Expoagro 2022

Traccionando las máquinas, circulan tractores de conducción autónoma, con transmisiones de última generación que permiten disminuir hasta un 30% el consumo de combustibles, con pilotos automáticos que, entre otras cosas, permiten perpetuar las trayectorias reduciendo notablemente la compactación del suelo y maximizando el rendimiento de los cultivos.

Por el Tecnódromo además se desplazan las cosechadoras más grandes del mundo, con tecnología importada desde Alemania, y mecanismos de autorregulación del sistema de trillas, separación y limpieza. “Aparte, identifican si hay suciedad o granos partidos en la tolva”.

Lee también Macri visitó Expoagro y dijo que el Gobierno le quiere “poner una pata encima al campo”

Ferrari aseguró que estas cosechadoras pueden servir para instruir a operadores novatos sobre cómo tienen que utilizarlas. “Cuentan con plataformas de Draper, que entregan mucho mejor el material y dan más capacidad a las máquinas, que así requieren de menos combustible y reducen la emisión de dióxido de carbono. Trabajan muy bien para cultivos más complejos, como la colza”.

El cultivo cosechado posteriormente se vuelca adentro de tolvas de hasta 45 mil kilos, más que un camión, que lleva 30 mil. “Todo eso, está sustentado por grandes orugas, que incrementan mucho la superficie de pisada y evitan compactar demasiado el suelo. En este proceso también se utilizan drones, que permiten detectar las mismas variables que en la ganadería”, finalizó Ferrari.