Inquietudes en el sector ganadero sobre el compromiso de reducir un 30% las emisiones de metano


La Argentina adhirió al compromiso de 105 países para reducir en un 30% las emisiones de metano (CH4) de cara al 2030, según lo confirmó este martes el presidente Alberto Fernández, en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se desarrolla en la ciudad escocesa de Glasgow.

Lo cierto es que esta adhesión genera intrigas sobre de qué manera se llevará a la práctica dicho objetivo, ya que la mayor parte de la emisión de estos gases proviene de los bovinos. Sobre todo, porque el Gobierno acordó un documento conjunto con varias entidades del sector, en el cual se defiende el modelo sustentable de la ganadería nacional, sin plantear una reducción del plantel vacuno.

En diálogo con TN, el vicepresidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Marcelo Torres, aseguró: “Tenemos que analizar primero cómo vamos a hacer para lograr las cosas, antes de fijar metas sin discutir la ruta. De ninguna manera ese objetivo tiene por qué basarse en bajar la cantidad de cabezas de ganado. Es importante la innovación colaborativa, con el protagonismo del productor, y reconociendo a la ciencia como base para tomar este tipo de decisiones. Estas cosas se resuelven teniendo en cuenta cómo evolucionan el sistema productivo y el conocimiento humano”.

Inquietudes en el sector ganadero sobre el compromiso de reducir un 30% las emisiones de metano

En tanto, el investigador del Conicet y ex técnico del INTA, Ernesto Viglizzo, aseguró a TN: “No entiendo el mecanismo que la Argentina va a usar para bajar ese 30% las emisiones de metano. Porque también se puede declamar que se quiere gastar un 50% el presupuesto, pero si no se dice cómo, quedamos todos en el aire, y acá pasa lo mismo. Porque el procedimiento más expeditivo sería bajar en un 30% el stock bovino, pero ya sabemos los problemas que eso puede traer y dijeron que no quieren hacerlo. Por otro lado, hay tecnologías que hoy están ayudando a bajar las emisiones de metano en la actividad, pero todavía no están en el país a nivel comercial, más allá de algunos pequeños ensayos”.

A su vez, Torres recordó que el documento en conjunto, que Aapresid y otras entidades firmaron con el Gobierno, hace mención “a la colaboración público-privada, un modelo sostenible que tenga en cuenta el bienestar animal, y un sistema pastoril. No se fijan metas de reducción de emisión de metano, sino de innovación con protagonismo del productor”.

Asimismo, Viglizzo puso el foco en las posturas oscilantes del Ejecutivo nacional sobre estos temas: “El Gobierno dijo que no iba a adherir al protocolo de deforestación, y sin embargo más tarde el propio presidente confirmó que lo harían. O sea, que no tenemos un mensaje claro e inequívoco de lo que van a hacer”.

Por su lado, Torres apuntó: “No estamos de acuerdo con fundar nuevos tipos de agricultura y ganadería, sino en seguir evolucionando en la línea que estamos. Nuestro país podría liderar a nivel mundial este proceso, porque es uno de los que más tiene involucrado a los productores en los cambios, a diferencia de otros modelos que son retóricos y no salen del ámbito académico”.

Inquietudes en el sector ganadero sobre el compromiso de reducir un 30% las emisiones de metano

La incidencia de la ganadería en el metano

Vale resaltar que Viglizzo participó recientemente de una investigación del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) sobre la baja incidencia del sector ganadero en el total de los Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Al respecto, dijo que la ganadería nacional solo representa el 0,10% de los GEI en el mundo. Pero que en lo que hace específicamente al metano, precisó que algunos estudios estiman que la actividad, en la sumatoria a nivel global, emite entre el 14% y 18%. “Otras estimaciones dicen que es bastante menos, y depende del método que se use para hacer esos cálculos. Pero si el foco se va a poner en el metano, la reducción claramente va a pasar por el lado de la ganadería, porque las otras fuentes son menos importantes, y dentro del sector agropecuario esta actividad aporta el 60% de las emisiones de todos los gases”.

A su vez, el vicepresidente de Aapresid consideró: “Tenemos que ir hacia sistemas más verdes con el uso de cultivos de servicio y pasturas, la mayor cantidad de tiempo vivas en el lote, y evitando los barbechos largos, para capturar carbono sin bajar el stock. Pero es claro que los productores no pueden quedar afuera de estos temas, porque son los que están protagonizando lo que ocurre. De lo contrario, se corre el riesgo de que suceda como en otras partes del mundo, donde son modelos retóricos y desacoplados”

Además, explicó que lo adecuado sería hablar de balance de carbono, y no solo de emisiones. “En términos de sistema productivo, ese es el concepto correcto, porque al mismo tiempo que se emite, también se captura carbono en base a la fotosíntesis o los recursos forrajeros en el caso de la ganadería. Entonces, cuando tenés que evaluar cada sistema productivo, debe considerarse ese balance. No es correcto hablar solamente de emisiones en valor absoluto, sin tener en cuenta la huella de carbono por tonelada de carne producida”.

Viglizzo resaltó que “el metano se produce por el metabolismo digestivo de los rumiantes, y es un potente GEI, pero que tiene la característica de durar menos tiempo en la atmósfera que los otros gases, ya que la molécula se desarma luego de 10 años”.

El discurso del oficialismo durante la cumbre

El analista ganadero Andrés Costamagna sostuvo que el Gobierno esconde una estrategia económica detrás de su “discurso ambientalista”.

Inquietudes en el sector ganadero sobre el compromiso de reducir un 30% las emisiones de metano

Según un comunicado que publicó el profesional y su equipo, advirtieron que el oficialismo busca que el FMI emita derechos especiales a nuestro país. “El mensaje del Presidente fue colocar a la Argentina como un sostén a los medios de vida de todo el planeta y como uno de los que colaboran con la seguridad alimentaria global, dando jerarquía a nuestro país como parte de la solución para el hambre en el mundo y el calentamiento global”, afirmaron.

Costamagna también se refirió a la frase que utilizó Domínguez en su red social Twitter donde afirmó que defenderá al campo argentino en la Conferencia de Naciones Unidas pero que el Cambio Climático debe combatirse “asumiendo las responsabilidades diferenciadas”.

El tweet del ministro Domínguez.
El tweet del ministro Domínguez.

“Esta terminología que surge del documento consensuado con el Consejo Federal Agropecuario, el Consejo Agroindustrial Argentino, la Comisión de Enlace y Aapresid, marca la posición argentina con respecto a este tema: somos todos responsables pero no en la misma proporción, por lo que los esfuerzos deben ser mayores de aquellos que se han beneficiado con el abuso en el uso de los recursos naturales”, precisó Costamagna.