Julián Domínguez impulsa la certificación de alimentos y fue cuestionado por el cepo a la carne


El ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, pidió este domingo ir hacia “la certificación de todos los alimentos que producimos” durante una visita a Tandil. En tanto, en una recorrida que el viernes hizo a las principales plantas de bioetanol en Córdoba, negó la existencia del cepo a la carne.

Por ese tema recibió una respuesta del ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, quien utilizó su cuenta de Twitter para cuestionarlo. “Hay funcionaros que vienen a Córdoba para decir que no hay cepo a la exportación de carne. Habrá que intentar dilucidar qué entienden por cepo, porque mientras haya restricciones, cepo hay”, dijo Busso, en referencia a las limitaciones del 50% de los envíos de cortes vacunos al exterior, pese a las últimas flexibilizaciones para algunas categorías de hacienda que se comercializan con China.

“Evidentemente, o no conocés el tema o hablás sin fundamento. Se exportaron 50 mil toneladas. Estás hablando desconociendo el tema, no es serio. Por tu prestigio periodístico, te sugiero que consultes información, antes de formular esa afirmación”, le había dicho Domínguez al periodista Germán Tinari, quien le preguntó por el cerrojo exportador, durante una recorrida que el viernes hizo junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, por la planta de bioetanol Bio4, en Río Cuarto. La descalificación de Domínguez a Tinari motivó el repudio del Círculo de Periodistas Agropecuarios de la provincia de Córdoba (CIPAG).

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el empresario Roberto Urquía, titular de Aceitera General Deheza (AGD), y el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, durante la visita a una planta de bioetanol de maíz en el sur cordobés. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura).
El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el empresario Roberto Urquía, titular de Aceitera General Deheza (AGD), y el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, durante la visita a una planta de bioetanol de maíz en el sur cordobés. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura).

Busso respaldó el derecho a preguntar y cruzó a Domínguez por la respuesta. En ese sentido, manifestó: “Las flexibilizaciones parciales son un placebo, no debe haber ningún tipo de freno a la venta externa. Una medida desacertada que comenzó en mayo y que a partir de allí sufrió todo tipo de variaciones es un cepo; lo pueden negar o ponerle el nombre que quieran”.

Busso, quien también es candidato a diputado nacional del partido oficialista a nivel provincial, Hacemos por Córdoba, remarcó que “no hay que olvidar que el Gobierno Nacional prorrogó hasta fin de año estos frenos para el comercio internacional, con siete cortes vedados y una habilitación parcial para el mercado chino”.

“Insisto: los dirigentes nacionales deberían repensar lo que entienden por cepo, limitaciones o incentivos para el sector productivo. La ganadería necesita certezas a largo y mediano plazo, no manotazos de ahogado”, apuntó.

El eje en la certificación de alimentos

Luego de su paso por Córdoba, Domínguez realizó varias actividades durante el fin de semana, y puso el foco en la certificación de alimentos. En el 10° aniversario de la Denominación de Origen “Salame de Tandil” (DOT), celebrada el domingo, planteó la decisión del oficialismo de profundizar esta política que ya cuenta con 8 productos regionales que recibieron la certificación de origen.

Concretamente, el funcionario planteó: “Debemos acelerar e ir hacia un proceso de certificación de la trazabilidad de todos los alimentos que producimos, si no queremos que se conviertan en barreras paraarancelarias a nuestra producción”.

El DOT fue una iniciativa que se aprobó en 2011 durante la anterior gestión de Domínguez al frente de la cartera, tras un trabajo en conjunto con los productores locales para remarcar “la calidad y la identidad territorial” de ese alimento.

Domínguez junto a Pablo Cagnoli, al entregarle una plaqueta recordatoria en conmemoración a los 10 años de haber obtenido la certificación nacional del salame tandilense. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)
Domínguez junto a Pablo Cagnoli, al entregarle una plaqueta recordatoria en conmemoración a los 10 años de haber obtenido la certificación nacional del salame tandilense. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)

En ese marco, Domínguez entregó al miembro del Consejo de la Denominación de Origen del Salame de Tandil, Pablo Cagnoli, una plaqueta recordatoria en conmemoración a los 10 años de haber obtenido la certificación nacional. Además, recibió de manos de Cagnoli una distinción por haber otorgado la denominación.

En ese contexto, agregó: “Aquello que hoy está en discusión tiene que ver con las demandas de los consumidores más exigentes del planeta, con demandas en los países de mayor poder adquisitivo de Europa, que nos están exigiendo una máxima calidad en lo que se consumen y esto es una oportunidad para la Argentina”.

Domínguez además mantuvo una charla con referentes locales nucleados en la Asociación Civil de Productores Porcinos de Tandil donde se acordó trabajar en conjunto para mejorar la infraestructura y contribuir con el acceso a nuevo equipamiento y a nuevas tecnologías que permitan mejorar su eficiencia productiva y económica, y una mejor disposición de los residuos generados en las granjas. Contó con la participación de los productores Claudio Candia y Federico Juana, representantes de la Asociación.

En tanto, durante la visita que junto a Manzur hizo a las 3 principales plantas de bioetanol de maíz en Córdoba, el ministro convocó también a “anticiparse a esta agenda ambiental, a certificar nuestra producción y a ponerla en valor para que Argentina se consolide en los primeros planos mundiales no sólo como un país productor, sino por exportar productos de acuerdo a lo que están reclamando los consumidores más exigentes a nivel internacional”.

Allí, reiteró que el país “tiene una ventaja competitiva por la calidad de los alimentos que ofrecemos al mundo” y llamó a seguir trabajando en forma conjunta entre el Gobierno nacional y el campo para “liberar nuestras fuerzas de la producción primaria y generar mucho más valor agregado”.

Domínguez recorrió 3 plantas de biocombustibles ubicadas en las localidades cordobesas de Río Cuarto, Alejandro Roca y Villa María (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)
Domínguez recorrió 3 plantas de biocombustibles ubicadas en las localidades cordobesas de Río Cuarto, Alejandro Roca y Villa María (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)

A su turno, Manzur indicó que la nueva Ley de Biocombustibles (27.640), que fue reglamentada en las últimas semanas y generó resistencias en gran parte del sector, tiene que ver con “dar sustentabilidad y dar previsibilidad”. Además, precisó que desde el Ejecutivo se están “redoblando los esfuerzos” y que “se sigue trabajando en el marco de esta Argentina profundamente federal”.

Cabe recordar que Domínguez y Manzur visitaron las localidades cordobesas de Río Cuarto, Alejandro Roca y Villa María junto al secretario de Energía, Darío Martínez, el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill, el senador nacional Carlos Caserio, y el subsecretario de Relaciones municipales de la Nación, Pablo Giles, en una jornada donde dialogaron con empresarios, productores y trabajadores que integran esa cadena de valor.

En Córdoba, el funcionario llamó a "anticiparse a esta agenda ambiental", y certificar la producción. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)
En Córdoba, el funcionario llamó a «anticiparse a esta agenda ambiental», y certificar la producción. (Foto: Prensa del Ministerio de Agricultura)

Estuvieron, en primer lugar, en la planta de bioetanol Bio 4 en Río Cuarto. Allí mantuvieron un encuentro con el vicepresidente de la compañía, Marcelo Otero, el gerente general Tomás Beamonte y el director Leandro Narvaja Luque. Luego, se dirigieron a Alejandro Roca, donde recorrieron las instalaciones de la empresa ProMaíz junto a la intendenta Ariana Viola. Allí fueron de la partida Roberto Urquía, titular de Aceitera General Deheza (AGD) y Juan Cano, gerente General de Promaíz. Finalmente, por la tarde, arribaron a Villa María para recorrer el predio de ACABIO Bioetanol. Allí estuvieron acompañados por el intendente interino Pablo Rosso, donde cerraron la jornada tras una reunión con el gerente de la firma, Santiago Acquaroli.