La sequía impacta al maíz: estiman pérdidas de rinde de hasta el 25%


Las altas temperaturas y la falta de lluvias produjeron un “punto de giro en la campaña agrícola” y se está “ante las puertas de un gran golpe productivo” en la zona núcleo, según advirtió la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En casi una semana se pasó a tener un 25% de los lotes de maíz de “regulares a malos”. Ya hay 330.000 hectáreas que pasaron a “estado regular” y otras 50.000 se encuentran en “malas condiciones”. Lo que llama la atención, indicó la BCR, es que el cambio de condición se produjo de “una manera drástica, ya que hace dos semanas todos los cuadros de maíz estaban entre buenas a muy buenas condiciones”.

Lee también Por temor a más retenciones, se aceleran las exportaciones de trigo y maíz: qué hizo el Gobierno

“El cultivo que más preocupa ahora es el maíz. El 75% de los suelos de la región núcleo ya está en condiciones de escasez de agua y sequía y el cultivo atraviesa su período crítico”, comunicó la entidad santafesina, que a su vez detalló que en algunas áreas ya se proyectan importantes mermas en el rendimiento y “lotes perdidos por el calor extremo”.

Altas temperaturas, sin lluvias a la vista y reservas hídricas agotándose; el combo letal

“En el este, diciembre dejó menos agua y en la localidad santafesina de Cañada Rosquín ya estiman pérdidas de un 20% a 25% interanual. Los sembrados entre fin de agosto y el 15 de septiembre, que están en mejores condiciones, pueden llegar a rendir de 80 a 90 qq/ha, alguno más, pero el año pasado rindieron 130 qq/ha. Los sembrados en octubre están muy complicados. Ya estiman rindes de 60 a 80 qq/ha”, detalló el reporte.

“El único sector de la región que presenta condiciones de humedad adecuadas para atravesar el período crítico sin mayores inconvenientes es el suroeste, en la intersección de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires”, agregó el informe.

Las condiciones de humedad del suelo cambiaron drásticamente tras las altas temperaturas que hubo durante la última semana. (Fuente: BCR)
Las condiciones de humedad del suelo cambiaron drásticamente tras las altas temperaturas que hubo durante la última semana. (Fuente: BCR)

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) reportó que, del total del área nacional, un 78,5% muestra una “condición hídrica adecuada/óptima”, 14,2% por debajo a lo relevado la semana anterior, cuando había un 92,7 %.

“Los cuadros tempranos están atravesando una situación complicada, sobre todo en los núcleos, donde los maíces ya se encuentran en período crítico y la falta de lluvias junto con las altas temperaturas están afectando negativamente su condición”, detalló la BCBA.

En tanto, la entidad porteña registró un avance de siembra del 70,5 % del total nacional y una demora de 4,1% en las labores en comparación a la campaña pasada. “La siembra de cuadros tardíos y de segunda avanzó 18,8% esta semana, pasando de un 55,8% a 74,6% de la superficie”.

“Da miedo el estado actual de los lotes”

En la última recorrida semanal, los ingenieros de la región coinciden en que “da miedo ver el estado actual de los lotes”. Al respecto, alertaron sobre “altísimas temperaturas, sin lluvias a la vista y reservas hídricas agotándose; el efecto de este combo letal saltó a la vista en los últimos días”, según consignó la Bolsa de Rosario.

Lee también “El Estado me robó más de $16 millones”: el cálculo de un productor rural que se hizo viral

“Los asesores están muy preocupados, sin el efecto de la napa de años anteriores el agua de los suelos se agota: los maíces se están manteniendo con las últimas precipitaciones importantes, las de noviembre, ya que en la mitad este de la región las lluvias mensuales de diciembre no llegan a los 50 mm”, describió la BCR.

En Cañada de Gómez, el panorama "es muy feo". Espigas de un lote de buen ambiente: hace una semana estaba para más de 100 qq/ha y ahora esperan 60. (Fuente: BCR)
En Cañada de Gómez, el panorama «es muy feo». Espigas de un lote de buen ambiente: hace una semana estaba para más de 100 qq/ha y ahora esperan 60. (Fuente: BCR)

En Cañada Rosquín explicaron que cuando se dan temperaturas tan altas, la removilización (del nitrógeno de hojas basales) no se produce y se empiezan a quemar las hojas debajo de la espiga. “Por lo tanto, termina el ciclo del cultivo”, señalaron, y agregaron: “En muchos lotes de establecimientos mixtos ya hay algunos que por esta causa se van a picar para tambo”.

En Bigand, “los maíces han granado muy bien, hubo buen cuajado, por lo tanto, los más adelantados solo perderían peso de grano (medido cada mil), pero los más atrasados, tendrían fallas en la formación de granos”. En Teodelina “los maíces están sufriendo. El stress es muy grande. Comienzan a perderse las hojas inferiores”, dijeron los ingenieros.

Lee también “La Niña” podría debilitarse en el verano, pero el pronóstico “no es alentador” para la próxima quincena

En tanto, indicaron que en Cañada de Gómez el “panorama es muy feo, en espigas de un lote de buen ambiente hace una semana estaba para más de 100 qq/ha. Ahora esperan 60″.

Maíz de primera: siembras tardías, las de menos chances

Es sabido que el cultivo tiene diferentes estrategias para sortear el efecto de las temperaturas extremas y la falta de agua: acartuchamiento de hojas y removilización del nitrógeno de las hojas inferiores (amarillamiento y secado foliar), priorizando la formación del grano.

Sin embargo, ya se evidencian síntomas como reabsorción de granos y fallas en el cuajado. Es por eso que ya hay pérdidas de rindes. Los asesores diferencian entre las siembras de septiembre y octubre.

La BCR dejó plasmado cómo se desenvolvieron las lluvias diarias a nivel nacional.
La BCR dejó plasmado cómo se desenvolvieron las lluvias diarias a nivel nacional.

“Los cuadros de septiembre están aguantando. Se están manteniendo con lo que queda de las lluvias de noviembre. La seca los agarra con el periodo crítico avanzado. Sí van a resentir el peso de los granos”, señalaron.

Los más problemáticos son los de octubre: “Comienzan el periodo crítico muy estresados y se afectaría el cuajado, es decir el número de granos”, explicaron en Corral de Bustos.