La soja argentina vale US$ 9 más que en EEUU y es la mejor paga del mundo


La soja argentina vale US$ 9 más por tonelada, a precio FOB (valor que se paga en el puerto), que la de EEUU y US$ 13 más que la de Brasil, lo que la convierte en la mejor paga del mundo, según indicó el analista de mercados de la consultora Az Group, Diego Pasi.

Esto se debe, principalmente, a la sequía que afecta a Sudamérica. “Es la más cara de todas. La de Brasil está más abajo, porque se inició la cosecha en algunas zonas, como la de Mato Grosso, y ya empieza a entrar al mercado. Mientras que acá todavía no comenzó la cosecha”, explicó.

Lee también El precio de la soja subió más de US$10 y quedó en niveles máximos en casi 9 meses

Asimismo, el especialista resaltó que también influye el liderazgo que nuestro país tiene en los productos industrializados de este cultivo. “Si bien estamos detrás de Brasil y EEUU en la exportación del poroto, somos el principal de harina y aceite de soja, que son los subproductos. Por eso, los mismos también subieron bastante en el mercado internacional. Eso le da otro plus a la soja nacional”.

Tomando como referencia los valores de cierre del lunes 7 de febrero en el mercado de Chicago, con una tonelada de soja a US$ 581,19, en Argentina actualmente se pagan unos US$ 640 a precio FOB, en EEUU llega a US$ 631 y en Brasil cotiza a US$ 627.

La soja argentina aventaja a las de EEUU y Brasil en la prima que se paga en los puertos. (Foto: International Grains Council)
La soja argentina aventaja a las de EEUU y Brasil en la prima que se paga en los puertos. (Foto: International Grains Council)

Los productores argentinos reciben apenas un 35% del precio internacional de la soja

Aunque vale aclarar que al productor argentino le termina de quedando de bolsillo un 35% de ese valor (US$ 204), ya que se le descuenta primero el 33% por derechos de exportaciones (retenciones) y luego pierde otro tanto por brecha cambiaria entre el dólar oficial y el MEP, superior al 100%.

Lee también Corrientes declaró la “Emergencia Agropecuaria”: se duplicaron las hectáreas incendiadas

Esa diferencia negativa entre el valor al cual se comercializa la soja a nivel global y lo que terminan percibiendo los productores “no ocurre en ningún lugar del mundo”, indicó Pasi. Por eso, la rentabilidad sigue siendo muy inferior a la que obtienen los agricultores de EEUU y Brasil.

El impacto de la sequía es determinante

Al referirse al escenario de sequía que afecta al cultivo en la región, Pasi señaló: “Los rendimientos en Sudamérica no van a ser los que se esperaban y eso hace que los exportadores tengan la necesidad de salir a pagar más. Por ejemplo, una empresa de Paraguay, a la que asesoramos, tenía proyectada una soja de 3000 kilos por hectárea, pero ahora están viendo si pueden cosechar apenas 1000.

Pasi estima que “Paraguay va a terminar perdiendo un 50% de lo que proyectaban, o más. Porque allá no llovió nunca y lo mismo pasó en el sur brasileño. Mientras que en Argentina, afortunadamente, en muchos lugares llovió y ahí algo se va a recuperar”.

Sin embargo, indicó que el maíz temprano atraviesa por una situación mucho más compleja en nuestro país. “En ese caso, las lluvias llegaron tarde”, resaltó.

Expectativa por el informe del USDA

También se refirió al informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), que se dará a conocer este miércoles 9 de febrero y genera una gran expectativa en el mercado por el recorte que haría de las cosechas sudamericanas, lo que empuja al alza las cotizaciones de los commodities. “Muchas veces los operadores se adelantan, con los datos de las consultoras privadas de los distintos países. Incluso, es probable que el USDA no ajuste lo que se espere, porque generalmente corrige muy de a poco al tratarse de un organismo oficial”.

Lee también El presidente de Coninagro cruzó a Feletti: “Es propio de gobiernos totalitarios y de izquierda”

Por último, aseveró que, más allá de lo que diga el informe del USDA, “el mercado sabe que va a haber menos soja”. Sobre eso, ejemplificó: “En Argentina, habrá unas 40 millones de toneladas y los productores van a vender de a poco, porque esta brecha cambiaria del 100% es insostenible”.