Las lluvias aliviaron el cultivo de maíz y se espera más agua para la próxima semana


Las lluvias de la última semana fueron más que oportunas para la floración de los maíces tempranos en el este de la región núcleo, que recibió más de 15 milímetros y quebró el patrón seco. Sin embargo, en una franja del sur santafesino la tormenta de granizo del martes 14 dejó daños del 50% al 100% en una gran cantidad de lotes de maíz y soja, según informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En tanto, a partir del lunes 20 de diciembre, el avance de un frente frío provocará “lluvias y tormentas de moderada intensidad con eventos puntuales que podrían ser fuertes”, indicó la entidad santafesina.

Lee también Noviembre le ganó a “La Niña” y la siembra de soja de segunda llega al 40% en la zona núcleo agrícola

“Las lluvias de los primeros 15 días de diciembre han nivelado el aporte de agua prácticamente sobre todas las regiones productivas del país”, comentó José Luis Aiello, Doctor en Ciencias Atmosféricas.

Mejoraron las precipitaciones acumuladas en la zona núcleo. (Fuente: BCR)
Mejoraron las precipitaciones acumuladas en la zona núcleo. (Fuente: BCR)

Se quiebra el patrón seco en el este de la región

El martes 14 de diciembre se generó un evento muy importante que dejó acumulados de más de 20 milímetros (mm) sobre dos sectores de la región núcleo. Uno, en la zona que abarca la intersección de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, y el otro al este; específicamente, sureste de Santa Fe y noreste bonaerense. Allí, hacía 20 días que la zona no recibía más de 15 milímetros, según detalló la Bolsa.

La Bolsa de Rosario también graficó los niveles de humedad en todo el país.
La Bolsa de Rosario también graficó los niveles de humedad en todo el país.

Las lluvias de la primera quincena de diciembre “nivelaron el aporte de agua en la región”. En este último evento, Rufino marcó el mayor milimetraje, con 40. Pergamino recibió 33 mm, Santa Teresa 30 mm y Pujato 24 mm.

Lee también El trigo rompe todos los récords en la zona núcleo: con rindes promedio de 45,8 quintales por hectárea

Si bien la franja oeste de la región recibió menos agua en el evento del martes, fue la que estuvo acumulando milimetrajes durante los primeros días de este mes. “En el sudeste cordobés comienza a haber interrupciones en las tareas de cosecha de trigo y siembra de soja de segunda por la falta de piso”, puntualizó la Bolsa.

El granizo provocó serios daños

Sobre el sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires, el cambio de las condiciones atmosféricas de la última tormenta fue “tan repentino y abrupto que provocó consecuencias muy poco deseadas”. En la franja que abarca desde María Teresa, Villa Cañas, Teodelina hasta Colón, la tormenta dejó algo más que agua. Pero un viento muy fuerte y una importante granizada devastaron una gran cantidad de lotes de maíz y de soja.

El fin de semana pasado, la localidad de San Jorge, en el centro santafesino, fue el epicentro de una tormenta de viento muy fuerte en combinación con granizo que provocó daños sobre los cultivos en sectores muy localizados.

Cómo fueron las precipitaciones diarias en todo el país desde el lunes 13 hasta el miércoles 15 de diciembre. (Fuente: BCR)
Cómo fueron las precipitaciones diarias en todo el país desde el lunes 13 hasta el miércoles 15 de diciembre. (Fuente: BCR)

El martes 14 por la tarde la provincia volvió a sentir los embates de la severidad climática. Una tormenta de viento y granizo afectó severamente la franja que se extiende desde María Teresa, pasando por Villa Cañas, San Marcelo y Teodelina hasta Colón.

“Al momento, no hay una estimación de la superficie afectada, pero los cultivos con mayor daño son los maíces tempranos y la soja de primera. Los porcentajes de pérdida oscilan entre un 50 a 100%, según el lote”, remarcó la BCR.

Lee también Alerta en el BCRA: el ingreso de dólares del campo bajaría más de US$1000 millones en 2022

Al respecto, describió: “En gran parte de los lotes de maíz temprano han quedado solo los tocones visibles. En otros lotes, donde ha quedado algo en pie, se evalúa si continuar con el cultivo, apostando a rindes de 40 a 50 quintales por hectárea, o resembrar”.

Con relación a la soja de primera, el panorama es similar. En algunos lotes, resiembran a contrarreloj para evitar que se pase la fecha límite, indicó la Bolsa. “En el caso de la soja de segunda no sería necesario volver a sembrar, ya que el cultivo recién está emergiendo o en los primeros estadios de su crecimiento, por lo que los daños sobre estos cuadros fueron menores”, aclaró el informe.

Mejoraron las reservas de agua para los cultivos, pero aún falta

Asimismo, la BCR recordó que los primeros maíces sembrados a mediados de septiembre ya se encuentran transitando su ventana crítica, porque están en plena floración masculina. “Cualquier estrés en esta etapa adquiere mayor relevancia, y el hídrico es uno de los principales. El agotamiento de las reservas de agua en el este de la región comenzaba a manifestarse en el cereal”.

Si bien las últimas precipitaciones aliviaron a los cultivos, en algunas franjas las reservas hídricas siguen siendo escasas. (Fuente: BCR)
Si bien las últimas precipitaciones aliviaron a los cultivos, en algunas franjas las reservas hídricas siguen siendo escasas. (Fuente: BCR)

En Cañada de Gómez se necesitaban 50 mm para pasar este mes sin bajar el potencial de rinde. Si bien las últimas lluvias son un aliciente para el cultivo, las reservas de agua continúan escasas en el centro sur de Santa Fe y el centro norte de Buenos Aires, zonas donde “los registros fueron muy bajos por estos días”.

En San Pedro, el lunes, los asesores expresaban la necesidad de una lluvia inminente para mantener la potencialidad de los cuadros, y recibieron entre 35 a 55 mm, “Nos pusimos en carrera”, comentaban los técnicos luego de la lluvia.

En el sudeste cordobés, los cuadros que no tuvieron problemas a la siembra están excelentes: “Con 20 a 25 mm más de agua los maíces van a estar muy bien”, señalaron.

En cuanto a soja de primera, los cuadros sembrados más temprano están cerrando el entresurco y comenzando a florecer. El cultivo aún no se encuentra en su periodo crítico para determinación de rendimiento, pero presenta “muy buenas condiciones de base”.

Si bien los acumulados caídos el martes acentuaron la buena condición general de los cultivos, en algunas localidades fueron menores a lo esperado. “El mantenimiento de la potencialidad, en particular en los maíces, dependerá de cómo se sucedan las lluvias el resto del mes”, puntualizó la BCR.