Oruga bolillera: cómo controlar al “tanque de guerra” que ataca a la soja


Las plagas de la soja tienen comportamientos diferentes cada año. Y algunas que no figuraban hasta hace poco entre las principales amenazas para los productores, han ganado relevancia. Es el caso de la oruga bolillera, una especie con aspecto de “tanque de guerra” que “en esta campaña se presenta con mayor frecuencia, nuevamente asociadas a altos picos poblacionales, especialmente en algunas zonas”, afirmó la ingeniera agrónoma Evangelina Perotti, especialista del INTA Oliveros.

Perotti reflejó que “la oruga bolillera era una plaga esporádica que, según la estadística del ingeniero Juan Carlos Gamundi, aparecía aproximadamente cada 10 años y asociada a condiciones de estrés hídrico. Sin embargo, desde 2008 a la fecha ha presentado ataques con diferentes intensidades, y superando los umbrales de daño, lo cual exige rápida acción”.

En la región pampeana, la “oruga bolillera” era considerada una plaga secundaria del cultivo de soja, con incidencia económica en forma esporádica. Pero en la última década ha incrementado su incidencia, el área de dispersión y la frecuencia de ataque, provocando daños en períodos vegetativos y reproductivos del cultivo de soja.

-¿Cómo se presenta este año la “oruga bolillera”?

-En esta campaña se presenta con mayor frecuencia, nuevamente asociadas a altos picos poblacionales, especialmente en algunas zonas. No tiene una presencia uniforme en toda la región, pero por caso, en lo que se refiere al área de cobertura de la experimental de Oliveros, en el sudeste santafesino, hemos recibido numerosas consultas, principalmente por ataques dañaron sojas de primera en estado vegetativo, y luego en soja de segunda ya con más firmeza sobre vainas.

-¿Qué recomendaciones de manejo ayudan a atenuar los daños?

-En el manejo de las orugas bolilleras en soja es fundamental conocer el ciclo de vida de esta especie, monitorearla y verificar los umbrales de daño para tomar la decisión de aplicar un fitosanitario.

Los pasos a tener en cuenta son los siguientes:

  1. Conocer su ciclo.
  2. El tamaño de la oruga.
  3. ¿Dónde se encuentra ubicada?.
  4. El estado de desarrollo del cultivo.
  5. La cobertura con la cual cuenta dicho cultivo.

Etapas evolutivas de la oruga bolillera

Perotti explicó que la oruga bolillera es una plaga que, al igual que otros lepidópteros pasa por los estados de huevos, larva, pupa y adulto. El huevo madura a los tres días dando origen a una larvita que por lo general permanece oculta del brote o bajo una tela que ella misma teje durante aproximadamente cinco días.

Posteriormente, cuando esa larva alcanza un centímetro o poco más sale al exterior y ahí comienza, de acuerdo al estado de desarrollo de la soja, a cortar brotes apicales o axiliares (laterales), a desfoliar, consume vainas y grano. En esta etapa, la acción puede durar 9 días.

-¿Qué factores inciden para la aparición e incidencia de la paga?

-Se encuentra asociada al pico de vuelo en primavera como así también a condiciones climáticas que generalmente se dan cuando existe estrés hídrico pero sin descartar otras variables.

-¿Cómo conviene realizar el monitoreo a los fines de tomar decisiones oportunas?

-El monitoreo es una condición fundamental. Hay que visitar los lotes en búsqueda de huevos, larvas y determinar el tamaño de las orugas. Otro punto importante es poder llevar registro del número que se tiene en las plantas. La ecuación se realiza una vez que se obtiene el número de larvas medianas o grandes promedio. Ese dato se divide por la distancia de línea de siembra y es así que se obtiene el número de orugas por metro cuadrado. Ese es el valor que se compara con el umbral de daño económico, que depende mucho del desarrollo de la planta de soja, su madurez, etcétera.

-¿Qué otras tareas de investigación realizan en el INTA sobre oruga boillera?.

-Desde el INTA se continúa evaluando la susceptibilidad de cultivares transgénicos BT con resultados de control óptimo para el caso de bolillera. En la estación experimental Oliveros se realizan un trabajo fundamental con el objetivo de poder brindarles a los productores las herramientas necesarias para que tengan en cuenta al momento de la detección, la manera de proceder y realizar las aplicaciones correspondientes en los momentos adecuados.