Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja


El sorpresivo cierre de las exportaciones de aceite y harina de soja, que el Gobierno nacional dispuso el domingo por la noche, sigue generando fuertes cuestionamientos por parte de la oposición y el sector agroindustrial, ya que sería el paso previo para una suba de las retenciones de esos derivados, del 31% al 33%. Esa medida aún no fue oficializada en el Boletín Oficial, pero de concretarse generaría un descuento de US$ 16 por tonelada a los exportadores a los productores, según los primeros evaluaciones de analistas del mercado.

“Para el campo, solo trabas”. Así tituló la Comisión de Enlace un comunicado que difundió en las primeras horas de la tarde de este lunes. “Rechazamos totalmente el cierre del registro de exportaciones de harina y aceite de soja anunciados ayer por el gobierno. Efectivamente, la historia reciente marca que, después de este tipo de medidas, viene un nuevo esquema de retenciones”, indicaron. Y “por estas razones”, desde la mesa de enlace convocaron a “las fuerzas políticas legislativas a poner un orden institucional sobre la legislación en materia de impuestos a la exportación”.

Lee también La oposición rechazó las retenciones y trabaja en un proyecto de ley para suprimirlas

Consideraron además que “este tipo de señales generan falta de confianza y de previsibilidad en todos los actores de la cadena. El gobierno sigue generando incertidumbre en la economía y enviando pésimas señales a los productores. Sin reglas claras, y con mensajes contradictorios constantes, se hace muy difícil seguir trabajando para generar alimentos y sacar adelante a la Argentina”.

En tanto, productores autoconvocados convocaron a una asamblea para este lunes, desde las 18 horas en la intersección de las rutas A012 y 34, cerca de la localidad santafesina de Rosario. Allí, debatirán posibles medidas de fuerza, que podrían ir desde un cese de comercialización hasta la realización de una marcha a la Ciudad de Buenos Aires. Algunas entidades, como la filial rosarina de la Sociedad Rural, ya confirmaron su presencia.

De hecho, el productor Iván Castellaro, uno de los organizadores de la asamblea de Armstrong, de la cual participó la mesa de enlace a principios de enero, manifestó en su cuenta de Twitter: “El Gobierno hoy hizo una declaración de guerra contra el sector productivo! Nos quiere pobres e ignorantes!! No lo vamos a permitir!! A prepara los fierros viejos que llegó el momento de defender el presente y futuro del país!!”.

Un grupo de autoconvocados convocó a una asamblea por medio de las redes sociales, a la que adherirán algunas entidades, como la Sociedad Rural de Rosario.
Un grupo de autoconvocados convocó a una asamblea por medio de las redes sociales, a la que adherirán algunas entidades, como la Sociedad Rural de Rosario.

Por su parte, el vocero del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), José Martins, consideró: “Nos tomó por sorpresa el cierre del registro del complejo industrial sojero. Expresamos nuestro rechazo a cualquier cambio en las reglas de juego y a cualquier intento de incrementar la carga impositiva que ya tiene el sector, máxime en una campaña azotada por una severa sequía que redujo notablemente el volumen de la cosecha”.¿

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

A su vez, en declaraciones a los medios, Martins acotó: “De ser ciertos los rumores que hablan de suba de retenciones estaremos tomando el camino equivocado. Cercenar exportaciones es frenar la dinámica del principal sector que actualmente provee divisas y genera empleo. Es ir a contramano de lo que debemos discutir para logar abastecer a un mundo que requerirá un mayor aporte de nuestro país. El lamentable conflicto bélico nos pone en la obligación de producir más y con mayor valor agregado para abastecer estas demandas”.

En este marco, la consultora Lorena D´Angelo calculó que la capacidad de pago de la industria a los productores se reduciría de US$ 485 a US$ 469 por tonelada de soja, lo que representa una merma del 3,3%. Mientras que para el Estado significaría un incremento de US$ 410,2 millones en la recaudación.

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

Entrevistado por TN, el presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja) y de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Luis Zubizarreta, evaluó: “Tenemos preocupación sobre lo que hay detrás de este cierre. Nuestra visión, y todo el sector está alineado en eso, es que estamos ante una oportunidad (por la suba de los precios internacionales) para que en la Argentina crezca la torta. La soja viene disminuyendo su área y estamos en el piso de los últimos 10 años, cuando es el sector exportador más importante de la Argentina”.

Sobre eso, consideró: “Con las políticas que se vienen tomando, lo único que hemos logrado es que produzcamos menos y disminuyamos la capacidad de generar empleo. Cualquier suba adicional en las retenciones, va a tener el mismo efecto y por eso consideramos que no es conveniente para el país. Creemos que el camino es otro, apuntando a aumentar la producción, para generar más exportaciones, trabajo y recursos fiscales para el Estado”.

Lee también Melconian sobre la suba de los granos y el impacto en los alimentos: “Estamos en un problema”

Zubizarreta reconoció que la medida los tomó de sorpresa y que todavía no se han comunicado con funcionarios sobre este tema. “Realmente nos sorprende, creíamos que el Gobierno había comprendido que el camino era otro. Si bien aún no está definido que vayan a subir las retenciones, cualquier acción para restringir exportaciones y aumentar la carga fiscal va en sentido contrario a lo que necesitamos. Con un aumento de la alícuota van a aumentar la recaudación, pero van a disminuir el incentivo a producir″

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

En ese sentido, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, afirmó: “El gobierno sigue generando incertidumbre en la economía y enviando pésimas señales a los productores”.

“Es verdad que la historia reciente marca que, después dice un cierre de registro de exportaciones, viene un nuevo esquema de retenciones. Pero hoy, sin facultades delegadas, el Gobierno no puede tocar ninguna alícuota”, explicó el líder de la SRA.

La entidad, que integra la mesa de enlace, realizó días atrás un planteo judicial contra los actuales derechos de exportación (DEX). “Nosotros presentamos un amparo porque hoy se está cobrando un impuesto sin sustento legal”, recordó Pino.

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

Asimismo, la Sociedad Rural de Rosario emitió un duro comunicado, bajo el título “¡El campo dice basta de jugar con el pueblo argentino!”

A su vez, recordaron que, el pasado 5 de marzo, se publicó en el Boletín Oficial la resolución 3/2022 originada entre los Ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo, conformando la creación de un fideicomiso, con el argumento de desacoplar los precios internacionales del trigo y del maíz del mercado interno. “Ocho días después, la misma entidad suspende las exportaciones de los principales productos de exportación, como el aceite y la harina de soja, paso previo a un posible aumento de retenciones”.

“A esta altura, con tanta información pública disponible, afirmar que ¡el precio de los alimentos depende de los productos agropecuarios es falso! El Gobierno solo tiene la necesidad de buscar un culpable, ante la falta de voluntad política de ajuste del gasto público y de frenar la inflación, presionando al agro con más posibles retenciones”, consideraron.

Sobre eso, ejemplificaron: “La incidencia del costo del precio del trigo en el pan es solo del 12%, mientras que el resto del precio lo componen los eslabones de la cadena comercial y el estado a través de impuestos nacionales, provinciales y municipales, que se queda con el 22%. Otro componente importante en el precio de los alimentos es la logística que tiene dentro de sus costos un 40% de impuestos (nacionales, provinciales y municipales). Seamos responsables, para contener el aumento en el precio de los alimentos, hay que disminuir la presión impositiva”.

Lee también Los números de Expoagro 2022: más de 100 mil visitantes y negocios por US$ 1500 millones

“El gobierno argentino aplica retenciones al agro desde el 2002, generando más pobreza, desempleo, estancamiento y desconfianza crónica. Copiemos ejemplos de países productivos, como: Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia, que no aplican retenciones, pagando precio pleno al productor agropecuario y al tipo de cambio libre, generando el desarrollo de la sociedad en su conjunto”, acotaron.

Asimismo, remarcaron que dos de cada tres dólares que ingresan al país provienen de las exportaciones que genera la actividad agropecuaria. “Seguir hundiendo en impuestos al productor es suicida para el país, porque sin rentabilidad no podemos sostener el trabajo y la producción, empujando a la quiebra a la sociedad argentina”.

La SRA rosarina señaló que, si bien los precios internacionales se han incrementado notablemente, los costos para el productor van a la par, a lo que se suma el desdoblamiento cambiario y la quita valor a la producción por las intervenciones oficiales. “Además, la actividad agropecuaria es a cielo abierto, siempre afectada por los designios climáticos, tan graves como la sequía actual y extremas como las quemas”.

Lee también Cinco claves que definirán el resultado productivo del campo en 2022

“La Argentina debe aprovechar esta oportunidad favorable del alza de los precios de los commodities, para sostener y lograr expandir su producción primaria y así contribuir a una economía estable. Servimos a la patria, mejorando su producción”, concluyó el texto.

Rechazo opositor

A su vez, diferentes dirigentes de la oposición, a través de Twitter, siguieron manifestando sus críticas a la determinación del oficialismo.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, manifestó: “Ni impuestos ni cepos, cumplir la palabra. Pésima noticia el cierre de exportaciones de aceite y harina de soja, así como el potencial aumento de retenciones. Solo diez días después de haber prometido que no harían nada de esto (en referencia al ministro de Agricultura, Julián Domínguez), el gobierno demuestra que su palabra no tiene valor y hace exactamente lo mismo que dijo que no iba a hacer”.

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

En un tono más elevado del que suele usar, la ex gobernadora bonaerense y actual legisladora nacional, María Eugenia Vidal, apuntó: “Necesitamos trabajo y divisas. El gobierno: cerremos las exportaciones y aumentemos los impuestos. ¿Qué les pasa? Déjense de joder con los que quieren laburar y sacar el país adelante”.

Lee también Macri visitó Expoagro y dijo que el Gobierno le quiere “poner una pata encima al campo”

El diputado y jefe de bloque del PRO, Cristian Ritondo, aseveró: “¿Se vienen más retenciones? Solo saben subir impuestos. Algún día van a entender que subir impuestos no siempre genera mayor recaudación. Ahogar al que produce no es redistribución, es solo un manotazo de un gobierno sin plan ni ideas”.

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

En tanto, su par de Juntos y economista, Ricardo López Murphy, enfatizó: “Qué caraduras son. Funcionarios del Gobierno Nacional pasearon por @expoagrocom repitiendo mentiras y ahora cierran las exportaciones de harina y aceite de soja. Están en contra del empleo y la producción. Agreden al campo, atentando contra el futuro del país. Son unos incapaces”.

Lee también La oposición reclama “menos fotos” oficialistas en Expoagro y más apoyo real al campo

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja

Por último, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, opinó: “El Ejecutivo exprime al campo con una nueva suba de retenciones. Ahora sí queda claro que la autorización del crédito con el FMI no produce aumento de impuestos, ¡porque aún no existe! Los aumenta #ElPeorGobiernoDeLaHistoria. ¡Vamos a luchar en todos los frentes! ¡No al impuesto!”

Sigue el repudio a la posible suba de retenciones: el productor perdería US$ 16 por tonelada de soja