Técnicos del INTA niegan que la producción forestal sea responsable de los incendios en Corrientes


En Corrientes se registraron 3436 focos de calor durante enero, y llegaron a 3865 en lo que va de febrero, más del doble que en enero del 2002, cuando eran 1356. Esto se da en un contexto donde ya se quemaron casi 800.000 hectáreas de las 9 millones que hay en la provincia. Es decir, casi un 10% del territorio provincial.

Lee también Incendios en Corrientes: eximen de impuestos a los productores con menos de 2000 hectáreas

Los datos fueron aportados por el ingeniero agrónomo Ditmar Kurtz, del INTA de Corrientes, en una conferencia donde se brindaron detalles de la situación que atraviesa la provincia, en medio de un desastre ambiental sin precedentes. “Nos toca atravesar una difícil coyuntura que tiene a nuestra provincia como epicentro de los incendios. En lo que va de febrero ya son 3865 focos de calor. La situación lejos de parar, crece, por eso estamos esperando que llueva para que calme un poco”.

El incremento del área incendiada se aceleró de 20.000 a 30.000 hectáreas diarias en las últimas 9 jornadas. (Foto: Sociedad Rural de Corrientes)
El incremento del área incendiada se aceleró de 20.000 a 30.000 hectáreas diarias en las últimas 9 jornadas. (Foto: Sociedad Rural de Corrientes)

El experto aclaró que los focos de calor no son necesariamente incendios, aunque se relacionan directamente. “Lógicamente, la tendencia del incremento de las áreas quemadas es mayor que la tendencia de los focos de calor, porque los mismos se encienden y se apagan, pero el área quemada se va sumando. En el informe del 7 de febrero, el incremento de la superficie afectada por incendios se aceleró, aproximadamente de 20.000 a 30.000 hectáreas diarias en las últimas 9 jornadas. Para que tomen relevancia, se queman por día en la provincia el equivalente a 30.000 manzanas de una ciudad”.

La superficie de agua abarca a menos del 10% de la provincia

El técnico del INTA indicó que, normalmente, un 40% de la superficie de la provincia está cubierta por un pelo de agua, más o menos profundo, y el resto es tierra firme. Por ejemplo, en 2013, la conformación era un 38,5 % de agua y 61,5% de área seca. Mientras que cuando ocurre un evento “Niño”, que favorece a las mayores lluvias, el 60% es el que queda inundado, como sucedió en 1998 cuando el 58,2% del área era de agua y un 41,8% de tierra.

Los esteros y bañados ya representan un 31% de la superficie afectada. (Foto: Sociedad Rural de Corrientes)
Los esteros y bañados ya representan un 31% de la superficie afectada. (Foto: Sociedad Rural de Corrientes)

Sin embargo, Kurtz afirmó que esa tendencia comenzó a cambiar hace al menos dos años. “Estamos pasando una situación de escasas precipitaciones y que ahora, durante enero, se sumaron las elevadas temperaturas. En enero cayeron menos del 10% de lo que suele precipitar en ese mes. En la actualidad, la superficie cubierta de agua en toda la provincia es de menos del 10%. Es decir, que gran proporción de esos lugares que tienen abundante biomasa verde, hoy están muy secos por esa retracción de agua que ha sufrido”.

Lee también El drama de una apicultora en Corrientes: “En media hora estamos perdiendo años de esfuerzo”

Al respecto, el organismo reportó que los esteros y bañados, principalmente en la Reserva del Iberá, ya representa un 31% de la superficie perjudicada. “Se quemaron más de 460.000 hectáreas de los humedales”.

Desmienten que la producción forestal sea responsable de los incendios

Para intentar detectar si los siniestros se producían con intencionalidad, el INTA realizó un cruce entre los datos de focos de incendio y la ubicación de los caminos rurales o rutas. Así, determinaron que de los 18.554 polígonos de quema, apenas 603 se encontraban a menos de 100 metros de estos caminos.

Lee también Cómo impactarán los incendios en Corrientes sobre la oferta de carne y de yerba

En tanto, otro ingeniero agrónomo del INTA, Francisco Torres Cayman, consideró que no es correcto sindicar a la producción forestal como responsable de la alarmante situación. Sobre eso, detalló que Corrientes tiene más de medio millón de hectáreas plantadas, de las cuales la mitad cuenta con certificación forestal.

“Debería ser una bandera para mostrar que se hacen bien las cosas. No creo que el árbol sea el motivo, no tiene nada que ver, es más un tema climático. Siempre se pone una grieta de ambiente versus producción. Tenemos que dejar de hablar de eso, y empezar a hablar de una producción sostenible. Si bien hay ciertos productores que no hacen bien las cosas, hay muchos otros que hacen un esfuerzo para producir de manera amigable con el ambiente”, concluyó.