“Tenemos que salir tranqueras afuera”, dice la primera presidenta de la Rural de Rosario en 126 años


La Sociedad Rural de Rosario transita un momento histórico. Por primera vez luego de más de 126 años de historia, es presidida por una mujer. María Soledad Aramendi, productora del sur de Santa Fe es quien asumió el desafío desde el 29 de noviembre. Tiene por delante dos años de ardua tarea en un contexto para el sector difícil, pero mantiene la mirada positiva pensando en el futuro.

En una entrevista con TN Campo describió lo que siente y proyecta, con “un enorme compromiso y responsabilidad por estar al frente de una institución con 126 años de trayectoria. La Sociedad Rural de Rosario es parte de una sociedad que está en cambio continuo y en la que las mujeres vamos asumiendo nuevos roles en espacios de decisión.

-¿Cuáles van a ser los principales lineamientos en los cuales llevará adelante la conducción de la misma y objetivos a cumplir?

Entiendo que es muy importante abrir la Rural, necesitamos mayor participación de todos los sectores de la sociedad para defender tanto al productor como a la producción. Tenemos que vincularnos con las distintas instituciones de nuestra ciudad para trabajar por el bien común. Asimismo, necesitamos una mejor comunicación a fin de acercar el campo a la ciudad, y de ese modo sumar gente y fortalecernos. En síntesis, abrirnos más aún a la sociedad, acercar el campo a la ciudad, mejorar nuestra comunicación y de ese modo cumplir con el lema de nuestra institución, “Servimos a la patria mejorando su producción”.

¿Cómo definiría su experiencia como mujer rural?

-Soy productora agropecuaria por propia elección. Tuve la posibilidad de estudiar carreras universitarias alejadas de esta actividad -primero medicina y luego arquitectura- pero cuando se me planteó la oportunidad de hacerme cargo de la actividad económica familiar decidí hacerlo por propia convicción. Y hoy me alegro de haber elegido este camino que me llena de desafíos permanentes y en el cual encontré un rol de servicio a la comunidad, a través del servicio a nuestro propio sector.

-¿En qué localidad lleva adelante su actividad y que rubro?

-Produzco en el sur de la provincia de Santa Fe y actualmente soy productora agrícola: de trigo, maíz y soja.

“Tenemos que salir tranqueras afuera”, dice la primera presidenta de la Rural de Rosario en 126 años

-¿Cuál es su visión del sector agropecuario en general?

-Entiendo que es necesario realizar un gran cambio de actitud como productores. Ya no alcanza con ser el mejor productor agropecuario y contar con todas las herramientas de innovación tecnológica. Tenemos que trabajar tranqueras afuera para fomentar el trabajo, la producción y el comercio. Es necesario que participemos en la defensa gremial y política y que ocupemos espacios de decisión política, en todos los ámbitos, tanto local, como provincial y nacional. Los productores tenemos que hacer un cambio de mentalidad, comprendiendo que debemos acompañar e incidir en el entorno de cada uno. Necesitamos apoyo económico para tener representantes idóneos y profesionales de nuestra actividad.

-¿Ha crecido el rol de la mujer dentro del ámbito productivo o aún es una asignatura pendiente?

-En cuanto al rol de la mujer en el ámbito productivo, la mujer está desde siempre en la actividad agropecuaria, desde el comienzo de la historia, sólo que hoy el rol es más visible y cada día logramos mayor espacio en lugares de decisión”.

-¿Qué le falta al campo para que sus reclamos sean escuchados, no sólo por las autoridades sino también por la sociedad?

-Para que nuestros reclamos sean escuchados, es necesario tener una participación activa en las instituciones y en los espacios de decisión locales, provinciales y nacionales y mejorar la comunicación con la sociedad para que la misma comprenda que somos el primer eslabón de la producción. Debemos vincularnos y accionar con la cadena productiva para lograr las políticas económico, productivas y comerciales acordes a las necesidades y demandas nacionales y mundiales, para poder producir libremente, prosperar y cubrir esa demanda nacional y mundial en crecimiento exponencial.

-¿Qué tipo de políticas públicas propondría para ese desarrollo?

-Necesitamos promover políticas públicas que fomenten el trabajo privado y la educación, para que haya una conversión creciente del trabajo público al trabajo privado, para un progreso continuo de nuestra sociedad.

“Tenemos que salir tranqueras afuera”, dice la primera presidenta de la Rural de Rosario en 126 años

Podemos ser la fuente educativa del mundo en materia de producción de alimentos. Lograr un desarrollo de infraestructuras necesarias para que cada rincón de la Argentina pueda producir alimentos para muchos más que 400 millones de seres humanos.

Es prioritario que el gobierno forje expectativas sólidas de crecimiento económico, a través de políticas, como la reducción de impuestos en los sectores productivos y en los alimentos, tan básicas y necesarias de implementar de forma inmediata para el desahogo de la sociedad; establecer políticas monetarias razonables para bajar la inflación, mantener las reglas de juego del mercado internacional y generar las condiciones macroeconómicas para atraer inversiones privadas a la Argentina. Además de políticas de inversión pública en infraestructura: imprescindible para el desarrollo energético, económico, productivo y comercial en el país y con el mundo.