Zona núcleo: la soja necesita más agua “urgente”, en pleno período crítico para definir los rindes


El área en situación de “escasez y sequía” avanzó en la última semana del 50% al 60% en la zona núcleo, justo cuando el 90% de la soja de primera entró de lleno en el período crítico y no hay lluvias importantes a la vista para la segunda semana de febrero, según informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Así, según señaló la entidad santafesina, la lluvia de los próximos 15 días “será determinante para soja de primera”. Aunque, por lo pronto, la falta de agua “se ha vuelto a subir al centro del ring y vuelve a bajar la condición de los cuadros de la región”.

Lee también La cadena de la soja rechazó la extensión del fideicomiso para subsidiar el precio de los aceites

En una semana, cayeron un 30% los cuadros “muy buenos” (de 45% bajaron a 15%) y aumentaron un 10% los “regulares” (pasaron de 15% a 25%). Los lotes “malos” continúan siendo el 5%. La mayor parte de los cuadros, un 55%, todavía se califican como “buenos”.

La entidad santafesina graficó que la humedad del suelo se desmejoró en todo el país.
La entidad santafesina graficó que la humedad del suelo se desmejoró en todo el país.

“Después de las lluvias de enero los lotes estaban diferentes, eran otros”, comentaban los técnicos. Pero tras la muy buena recuperación de la soja de primera, ahora manifestaron la preocupación que hay porque “la humedad es muy justa” en el momento clave del cultivo.

Por eso, hay “nerviosismo y preocupación” en el centro sur de Santa Fe, oeste de Córdoba y en algunas zonas menos favorecidas del norte bonaerense, como en San Antonio o en la franja costera.

Lee también Advierten sobre un impacto económico millonario frente a escenarios de sequía

“Todos consultan los pronósticos y las lluvias que podrían dejar las tormentas de los próximos días”, señaló el panorama semanal. En las zonas afectadas, advirtieron: “La humedad está muy justa, falta agua y los milímetros son urgentes: se necesitan ya”.

Soja de segunda: hay áreas con riesgo de pérdidas totales

La BCR indicó que “hay un enorme contraste de situaciones en zona núcleo”. Se incrementaron los cuadros de soja de segunda de “regulares a malos” en la semana: pasaron del 30% al 40%. Pero hay un 40% en “buenas condiciones” y un 20% que se conservan “muy buenos”.

Hay franjas que siguen sosteniendo la recuperación de este cultivo después de las precipitaciones de enero y “podrían tener rindes similares a las de primera: 30 a 40 qq/ha si el clima continúa favorable”, aseguraron desde Venado Tuerto y Carlos Pellegrini.

Lee también Sequía: alertan que muchos productores están al borde de la quiebra por el peso de las retenciones

Sin embargo, a 100 km, hacia el sur, en Cañada de Gómez el escenario es muy diferente. “La situación es crítica para la soja de segunda. Aguantan 5 a 6 días más con estos 10 milímetros que recibimos el jueves. Si comienzan a incrementarse las temperaturas, van a detener el crecimiento. Y los lotes pueden secarse”.

En San Antonio de Areco, el 60% de las sojas de segunda están “regulares”, el 20% en “mal estado” y solo el 20% están “buenas”.

“Los cuadros mejoraron tras las lluvias. El problema es la faltante de plantas que dejó la ola de calor. En algunos lotes es muy importante. Los lotes están muy desparejos”, alertaron los técnicos.

¿Qué está sucediendo con las lluvias y que puede pasar?

La BCR señaló que “la inestabilidad ha comenzado a dejar lluvias desde el jueves 3 de febrero”. Sobre eso, se detalló que hubo algunos acumulados que fueron mucho más importantes que los que señalaban los modelos, como en María Teresa que recibió 68 milímetros (mm) o Chacabuco, con casi 45 mm. “Pero no dejan de ser casos puntuales dentro de la región”, remarcaron.

No obstante, durante este fin de semana habría algunas precipitaciones que podrían oscilar entre los 10 y los 30 mm, aunque no se descartaron eventos puntuales de mayor volumen. “Sectores en condiciones de sequía podrían encontrar algún alivio”, comentó el doctor en Ciencias Atmosféricas, José Luis Aiello.

Lee también Clima: el verano seguirá marcado por una extrema variabilidad y lluvias desiguales

Pero el informe remarcó: “La distribución errática de la lluvia será por las características cambiantes de la circulación del viento, lo que descarta un evento de lluvias importantes y generalizadas. Lo que agrava esto es, que luego, no hay lluvias a la vista para la segunda semana de febrero”.

La BCR reflejó cómo se sucedieron las últimas lluvias en todo el país.
La BCR reflejó cómo se sucedieron las últimas lluvias en todo el país.

Según el modelo de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés) las lluvias no retornarán hasta la segunda quincena, tal como sucedió en enero. En las partes afectadas por la falta de agua los ingenieros aseguraron: “Ante este panorama, hay serios riesgos de que a la soja de primera le suceda lo mismo que le pasó al maíz temprano de la región: que fracase la producción”.

En tanto, el consultor de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, Alfredo Elorriaga, describió: “Quedaron atrás las lluvias que hicieron retroceder la sequía que dominaba gran parte de la región pampeana. Solo la franja sudeste de la región, y más específicamente la costa atlántica bonaerense, fue afectada por la circulación de un frente frío que dejó como saldo acumulados en el orden de los 5 a 25 milímetros”.

“El sudoeste de Buenos Aires, el centro de Córdoba y el centro de Santa Fe quedaron fuera de una recuperación satisfactoria. Alcanzar una recarga plena de los perfiles requiere de un nivel de precipitaciones que será difícil de lograr en el corto plazo”, indicó Aiello, quien agregó que “hay una enorme variabilidad climática en este momento”.

“Los modelos de pronóstico muestran acumulados leves o moderados y concentrados sobre el centro de la región pampeana. Actualmente la variabilidad climática es enorme, tiene el comportamiento de un equilibrista en la cuerda floja. Si se consolidan los pronósticos, aun con registros moderados, algunos sectores que todavía mantienen condiciones de sequía podrían encontrar algún alivio”, finalizaron los especialistas.