Alcaraz dio otro paso en su objetivo de seguir en lo más alto


Carlos Alcaraz llegó al Masters 1.000 de París con un doble objetivo: ganar el título y retener el número uno del mundo. Con el segundo ya asegurado, el murciano dio este jueves otro paso seguro en su camino hacia el trofeo. Porque pasó por arriba al búlgaro Grigor Dimitrov, 28° del ranking, a quien venció por un contundente 6-1 y 6-3 y se metió en los cuartos de final del torneo francés, el último del calendario antes de las ATP Finals.

«Creo que jugué mucho mejor que en mi primer partido. Poco a poco voy acostumbrándome a estas condiciones y significa mucho para mí llegar a cuartos en este certamen», comentó el pupilo de Juan Carlos Ferrero.

Su próximo rival será Holger Dune, otro representante de esa nueva generación que se está ganando cada vez más terreno. El danés, 19 años y 18° de la clasificación, fue responsable de una de las grandes sorpresas de la jornada, al derrotar por 6-4 y 7-5 al ruso Andrey Rublev, séptimo preclasificado.

Alcaraz busca en París el sexto título de una temporada consagratoria. Nadie ganó, al menos hasta ahora, tantos títulos de singles como él. Se coronó en Río de Janeiro, el Masters 1.000 de Miami, Barcelona, el Masters 1.000 de Madrid y el US Open. Su consagración en Nueva York, la primera para él en un Grand Slam, lo convirtió en el jugador más joven de la historia en llegar al número 1. Ese «1» que será suyo, al menos por dos semanas más, gracias a la derrota de su compatriota Rafael Nadal.

El mallorquín era el único que podía destronar a Carlitos en París. Necesitaba levantar el trofeo del único Masters 1.000 que aún no pudo ganar y que Alcaraz no llegara a cuartos.

El miércoles, el murciano debutó con un triunfo ante el japonés Yoshihito Nishioka por un doble 6-4. Y más tarde, Rafa perdió por 3-6, 7-6 (7-4) y 6-1 ante el estadounidense Tommy Paul, en un duelo en el que estuvo más errático que de costumbre y mostró un juego de saque bastante flojo.

«No me merecía la victoria», aseguró Nadal, quien venía de una larga inactividad. Había disputado su último torneo oficial en el US Open (cayó en octavos de final ante Frances Tiafoe) y luego se tomó un descanso para acompañar a su mujer Mery Perelló en las últimas semanas de su embarazo (el pequeño Rafa, primer hijo de la pareja, nació a principios de octubre). Desde su paso por Nueva York, solo jugó un partido en la Laver Cup, el dobles que marcó el retiro de su eterno rival y amigo Roger Federer.

Alcaraz enfrentará en cuartos al dandés Rune. Foto EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON


Alcaraz enfrentará en cuartos al dandés Rune. Foto EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

«Sin duda han pasado muchas cosas estos últimos meses. Siempre estamos listos para encontrar excusas, pero al final siempre es lo mismo. Si juegas bien, ganas. Si no lo haces, pierdes. Hoy, en el momento en el que debía, no he hecho bien las cosas», reconoció.

Tras la caída de Nadal, Alcaraz se irá de la capital francesa como líder del ranking, ya que, con su pase a cuartos, se aseguró 6.820 puntos y la cuenta del mallorquín quedó en 5.820. Aunque el murciano aún no tiene garantizado el «1» hasta fin de año.

Porque el último torneo del calendario, las ATP Finals de Turín -que se jugará del 13 al 20 de noviembre, con los dos españoles en el cuadro- pondrán en juego 1.500 unidades (las que se llevaría el campeón invicto). Y dependiendo de qué tan lejos llegue Alcaraz en París, podría volver a poner en juego el primer lugar del ranking en el Masters.

¿Qué tiene que hacer Carlitos para asegurar la cima esta semana? Ganar el título. Si lo hace, llegará a 7.640 puntos y le sacará 1.720 a Nadal. Si cae en cuartos, semis (quedaría con 7.000) o la final (7.240), Rafa tendrá otra vez la posibilidad de robarle el trono en Turín.

Alcaraz podría asegurarse el N° 1 hasta el final de la temporada si gana en París. Foto EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON


Alcaraz podría asegurarse el N° 1 hasta el final de la temporada si gana en París. Foto EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

«Es una sensación muy bonita saber que estás en lo más alto, sentir que sos el mejor tenista del mundo. Sin embargo, tengo claro que es solo un número. Puedo perder contra cualquiera y estar en la cima del ranking no hace que vaya a ganar todos los partidos y torneos que disputo. Para mí, lo más importante es asumir que si no juego al máximo nivel voy a perder contra cualquiera; eso es lo que me ayuda en estos momentos a seguir trabajando», analizó el murciano.

Aunque aclaró: «Está siendo un gran año para mí y me encantaría finalizar en lo más alto».

Si lo logra, será el primer jugador afuera de los Cuatro Fantásticos -grupo que integran Federer, Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray– en finalizar el año en lo más alto del ranking desde Andy Roddick en 2003.

La despedida de Simon

El Masters 1.000 de París vivió una noche de mucha emoción. Porque Gilles Simon, uno de los abanderados de una generación de jugadores franceses que dejaron su marca en el circuito en los últimos años, le puso fin a su carrera al caer en los octavos de final ante Felix Auger-Aliassime. El canadiense, octavo favorito, se impuso por 6-1 y 6-3 y sentenció el retiro de uno de los grandes ídolos locales de los últimos años.

Simon colgó la raqueta a los 37 años, tras una gran carrera. Ganó 14 títulos (el último, en Metz 2018) y jugó otras ocho finales, incluidas las de los Masters 1.000 de Madrid 2008 -con una victoria ante Nadal, por entonces número 1, en semis- y Shanghai 2014. En 2008, además, se anotó una gran victoria ante Federer, segundo del ranking, en el round robin del Masters de Shanghai. Unos meses después, en enero de 2009, llegó a ocupar el sexto escalón de la clasificación mundial.

En 2017, fue parte del equipo francés que se coronó campeón de la Copa Davis y cortó una sequía de 16 años sin consagraciones en ese tradicional torneo.

Simon había anunciado que París sería su último torneo. Ubicado en el 188° lugar del ranking, recibió una wild card para disputarlo. Y contra todos los pronósticos, alcanzó los octavos de final con dos grandes victorias. En el debut, venció al escocés Andy Murray por 4-6, 7-5 y 6-3 y en la segunda ronda, al estadounidense Taylor Fritz, 11° de la ATP, por 7-5, 5-7 y 6-4. Su sueño se terminó al cruzarse con Auger-Aliassime, el jugador del momento, que viene de conquistar tres títulos en tres semanas consecutivas, y lo doblegó sin grandes problemas.

«Mi objetivo era disfrutar con vosotros una última vez, ha sido muy emocionante, alargarlo uno, dos, tres partidos. He vivido, gracias a vosotros, emociones increíbles», comentó, emocionado, el francés, quien disfrutó de un merecido homenaje por parte de la Federación Francesa de Tenis, con la presencia de varios de sus amigos y compatriotas, como Nicolas Mahut y Lucas Pouille, y mensajes en vídeo de otros grandes jugadores, como Jo-Wilfred Tsonga, Djokovic y Nadal, entre otros.

Djokovic, sí; Ruud, no

La jornada del jueves dejó un par de resultados inesperados en París. Además de la caída de Rublev (7°) ante Rune, los octavos de final dejaron la eliminación de Casper Ruud, tercer favorito, ante otro joven talento de la Next Gen. El noruego no pudo con el italiano Lorenzo Musetti, 20 años y 23 del mundo, quien le ganó 4-6, 6-4 y 6-4.

Musetti enfrentará ahora a Djokovic, sexto preclasificado, que no dio lugar a sorpresas ante el ruso Karen Khachanov. El serbio, defensor del título, se impuso por 6-4 y 6-1 en apenas una hora y 27 minutos.

Nole quiere cerrar con una sonrisa un año complicado, en el que se perdió buena parte del calendario por su negativa a vacunarse contra el Covid-19 (muchos países aún tenían exigían a los visitantes extranjeros que estén inoculados). El ex número uno solo pudo jugar diez torneos (contando París) y se perdió, entre otros, el Australian Open (podría quedarse afuera también en 2023, porque podrían no darle la visa tras ser deportado este año) y el US Open.

Djokovic igual aprovechó al máximo su poca actividad, ya que conquistó cuatro títulos, el Masters 1.000 de Roma, Wimbledon, Tel Aviv y Astana; y fue además finalista en Belgrado. Aunque la ausencia en las grandes citas y el hecho de que Wimbledon no repartió puntos, le costó un descenso en el ranking, del primero al séptimo lugar, que podría acentuarse si no hace un buen papel en París y en las ATP Finals, donde defiende las semis. 

En otro de los partidos del día, el estadounidense Frances Tiafoe, 16° cabeza de serie, le ganó 6-3 y 7-6 (7-5) al australiano Alex De Miñaur, 25° de la ATP y quien venía de bajar a Daniil Medvedev. El norteamericano irá ahora ante Auger-Aliassime. 

Mirá también



Source link