Campazzo jugó uno de sus mejores partidos de la temporada y Denver logró un triunfo agónico



Denver Nuggets venció de forma agónica a Houston Rockets en una nueva jornada de la NBA. En condición de local, el equipo de Facundo Campazzo se impuso contra uno de los conjuntos más débiles de la liga por un trabajado 95 a 94 que se definió en los últimos minutos.

El cordobés aportó 8 puntos (igualó su mejor marca de la temporada), con dos triples, y acumuló también 2 asistencias con su sello que despertaron la admiración del público, junto con 2 rebotes y 1 robo en 18 minutos en cancha.

Los Nuggets, que ya vienen jugando sin su base titular, Jamal Murray, desde que este sufriera una lesión ligamentaria en la temporada pasada que lo tiene con chances de perderse toda la actual campaña, perdieron tras solo 7 minutos de partido a otro de sus hombres clave, el alero Michael Porter Jr.

Todo parecía complicarse ante un equipo que marcha en el fondo de las posiciones de la conferencia Oeste (1 triunfo en 8 partidos) y no debería haber presentado tantos sobresaltos para un conjunto como el de Colorado que pretende meterse entre los aspirantes al título.

El aporte de Campazzo fue significativo más allá de las estadísticas: contagió su habitual energía desde el sacrificio defensivo y, en ataque, dejó un par de perlas a la hora de encontrar a sus compañeros y se animó al triple, sin dejarse amedrentar por el flaco porcentaje con que llegaba a este partido.

Por eso, pese a haber anotado solo 3 de sus 14 intentos en el actual certamen, lanzó hasta cinco veces y anotó dos de ellos, uno con una férrea marca encima que fue clave para sacar tres puntos de luz sobre el final del penúltimo cuarto.

Nikola Jokic, como es habitual, fue figura de los Nuggets: anotó 28 puntos, tomó 14 rebotes y metió la tapa de la victoria cuando los Rockets intentaron la canasta ganadora sobre la chicharra.



Source link