Chiqui Tapia le torció el brazo a Marcelo Tinelli y arde la rosca por la sucesión en la Liga: los tres escenarios posibles


La fecha de las elecciones en la Liga, anunciada para el 23 de marzo a las 14, agregó más leña al fuego amigo. La comunicación fue emitida por la AFA y entre algunos de los hombres que conducen los destinos de la estructura profesional de Puerto Madero no cayó bien. Y como sucede desde aquel disparatado y tristemente célebre 38 a 38 de 2015, los dirigentes están divididos entre Claudio Tapia, que aglutinó mayor poder, y Marcelo Tinelli, cuya figura quedó minimizada tras lo que su entorno denominó un “golpe de Estado”.

Hay tres posibles escenarios para el futuro de la Liga.

1) Que haya un candidato de consenso, que podría salir de tres nombres: Sergio Rapisarda (Vélez), Cristian Malaspina (Argentinos) y Víctor Blanco (Racing). En el caso del presidente de la Academia, deberían dar la bendición los otros “grandes”.

2) Que se retroceda a una Superliga que tenga mayor autonomía en las decisiones. Algunos dirigentes creen que hay que hacerse respetar. “Tapia se tiene que ocupar de la elección del técnico de la Selección, del fútbol femenino o de conseguir un sponsor para Messi, no de meterse en la Liga”, deslizan por lo bajo.

3) Que todo el fútbol sea absorbido por la AFA, como en los tiempos de Julio Grondona. Y que la responsabilidad, las buenas y las malas decisiones pasen por Tapia.

El presidente de Argentinos, Cristian Malaspina, con Claudio Tapia.

El presidente de Argentinos, Cristian Malaspina, con Claudio Tapia.

Bajo esta coyuntura, los dirigentes ya empezaron con la rosca por fuera de la AFA y hoy habrá una reunión de Comité Ejecutivo -vía Zoom- en la que se hablará de varios temas. ¿Se tocará el tema político?

Independientemente del bando que ocupe cada uno, hay una situación: todos coinciden que el tiempo de Tinelli en la conducción del fútbol está acabado. Por más que se haya presentado la semana pasada en la Liga, no tiene apoyo.

Cerca del conductor de TV deslizan que hubo un golpe artero. Que le pidieron la renuncia públicamente. Que se dejaron “comer la cabeza por Tapia”. La mesa chica de la Liga quedó partida:por un lado, Rapisarda, Mario Leito (Atlético Tucumán)y Eduardo Spinosa (Banfield);por el otro, Malaspina, Gabriel Pellegrino (Gimnasia)y Hernán Arboleya (Lanús).

Tinelli está enfrentado con Tapia y considera que su principal error fue no haberlo expuesto públicamente. Chiqui le ganó la pulseada territorial. Como en el TEG, el presidente de la AFA sobrevivió al cambio de Gobierno y a los embates del kirchnerismo. No hay que olvidarse de que Chiqui llegó al sillón de Viamonte ungido por Daniel Angelici, ex mandamás de Boca y hombre de Mauricio Macri. A pesar de hacer los deberes durante la pandemia, recién tomó fuerza con la Copa América. Y en tiempos de crisis económica y política, los funcionarios nacionales terminaron por mirar hacia el costado. En definitiva, tienen cosas más graves de las que ocuparse.

Boca y River no están inquietos por la elección. Quieren saber quién es el candidato, pero más los ocupa volver a un campeonato de 20 equipos. También, otras situaciones que están vinculadas a la política:el decreto 1212 de seguridad social; la implementación del “dólar fútbol” para que los clubes puedan liquidar transferencias a un cambio más beneficioso que el oficial;la eliminación del 15% que les corresponde a los jugadores en cada pase; yla negociación con la televisión, entre otras cuestiones urgentes.

Hay gran parte de la dirigencia que responsabiliza a Tinelli por estos puntos en blanco. Ahora todo quedará en manos de Tapia.

El 22 habrá que presentar las listas. ¿Habrá una sola?La pelota, en tanto, parece en segundo plano.



Source link