Defensa y Justicia, el orgullo nacional


Mientras River y Colón se preparan con entusiasmo para levantar la última copa de Primera, jugando el partido final del año de la categoría, hay un equipo que llega a diciembre mirando con mucho orgullo lo construido y conseguido. Es Defensa y Justicia, con una particularidad excluyente en este 2021: el único equipo argentino en conseguir torneos internacionales. Con una epopeya en Brasil por Recopa, bajando nada menos que al Palmeiras de Abel Ferreira.

Y esto no es quedarse solo con un resultado. No es poner la lupa en la noche del 14 de abril, en el milagro de dar vuelta el 1-2 de local, arrancar 0-1, igualar la serie a los 94’ y ganarlo en los penales. Es revalorizar, mirando hacia atrás, que Defensa le ganó una final al actual bicampeón de América. Por algo, unos meses después, llegó a ser el orgulloso subcampeón nacional.

Mirá también

Esto no es casualidad. Defensa es la construcción de una marca, un estilo, hoy liderado por Beccacece como antes por Crespo, quien en enero le dio la Sudamericana 2020. Hay un contexto, un club que crece, que invierte en campos de entrenamiento, en Inferiores. Que busca refuerzos para potenciarlos (caso Merentiel) y que les saca el jugo a los ‘veteranos’, como antes hizo con Braian Romero y ahora con Walter Bou. Se busca la impronta de jugar por abajo cuando se puede, de ser ofensivo, de no perder por carácter; no cualquiera le gana a River en el Monumental, más allá de que ya estuviera consagrado, con un golazo a pura técnica, velocidad y precisión para darlo vuelta. Ya con Crespo, el año pasado, le complicó la vida con un 1-1 y en la última fecha dejó sin vuelta al team de Gallardo.

Mirá también

Después de Racing, el regreso de Baccacece pudo parecer un retroceso, pero los resultados le dieron la razón. Defensa ya se ganó un respeto a nivel local y también, internacional. Y tiene bases como para seguir haciendo ruido.

Mirá también



Source link