Eduardo Domínguez sigue esperando por los refuerzos para Independiente: ¿por qué no llegan?


Eduardo Domínguez ya no disimula. Cada vez que le preguntan por la llegada de refuerzos deja al descubierto su disconformismo por cómo la dirigencia de Independiente está llevando adelante un mercado de pases que por ahora tiene una cara nueva en el equipo: Iván Marcone. Tras clasificar a octavos de la Copa Argentina, el entrenador prefirió no hablar porque, según cuentan, volaba de enojo ante la llegada de Rodrigo Aliendro a River, el volante a quien él mismo había apalabrado para llegar al Rojo. Y después de la dura derrota en Paraná, dio la cara y al ser consultado por los nombres que suenan dijo todo con gestos irónicos y dando por terminada la rueda de prensa. ¿Cómo están las negociaciones?

Este fin de semana Domínguez podría tener a su segundo refuerzo. Hay un principio de acuerdo de palabra con Facundo Ferreyra, quien está en Xolos de Tijuana. El delantero de 31 años no es un expreso pedido del técnico y no estaba entre las prioridades en el puesto de atacante, como sí estaban Martín Cauteruccio y Franco Di Santo. Pero ante la sequía de alternativas, dio su anuencia.

Domínguez considera que es un goleador a recuperar ya que su rendimiento decayó en las últimas temporadas. Chucky salió de Banfield, pasó a Vélez y de ahí recaló al Shakhtar Donetsk, de Ucrania. Su buen nivel le hizo dar el salto al Newcastle de la Premier League. Pero allí no logró mantenerse y volvió al Shakhtar, en donde tuvo su mejor momento. Su nuevo destino fue Benfica de Portugal en 2018, aunque no jugó casi nada y fue cedido al Español. En el fútbol de España se rompió la rodilla y desde ese momento todo se le hizo muy difícil en su carrera.

El Chucky Ferreyra está a un paso de sumarse a Independiente. Foto EFE

El Chucky Ferreyra está a un paso de sumarse a Independiente. Foto EFE

Tuvo un paso por Celta de Vigo y al terminar su contrato iba a sumarse al Colo-Colo de Chile, pero cambió sobre la marcha y fue al Cluj de Rumania. Grave error. No pasó la revisión médica en la primera instancia y después se produjo un confuso malentendido por una supuesta comisión. Ferreyra no sumó minutos allí y debió irse a inicios de este año al Xolos. Viene de jugar 14 partidos y de marcar apenas un tanto.

Ahora, si por estas horas terminan de sellar los detalles, llegaría a préstamo por seis meses (se negocia incluir una posibilidad de extender la cesión en diciembre) con un cargo de 200 mil dólares y una opción de compra de 2.5 millones de dólares, cifra que hoy es imposible de abonar por el club de Avellaneda. Chucky ya tiene pasajes para viajar a la Argentina este viernes, pero está a la espera de la confirmación final.

Otro por el que ultiman detalles es por el uruguayo Edgar Elizalde, defensor central zurdo que se encuentra actualmente en Peñarol aunque su pase pertenece al Pescara de Italia, que quiere vender su ficha. Independiente ofreció 600 mil dólares por el total de su pase y se negocia una plusvalía de una futura venta para la entidad italiana. Cerquita.

Edgar Elizalde, defensor de 22 años, es otro de los que está cerca de llegar al club de Avellaneda. Foto: Instagram

Edgar Elizalde, defensor de 22 años, es otro de los que está cerca de llegar al club de Avellaneda. Foto: Instagram

Elizalde tiene 22 años y mide 1,82 metro. Tiene pasado en las selecciones juveniles uruguayas. Ya dio su visto bueno para sumarse al Diablo y solamente resta que Pescara termine de levantar el pulgar, algo que podría pasar en estas horas.

En tanto, fueron ofrecidos los nombres de Lucas Gamba, Elías Pereyra y Gabriel Hachen. Desde el cuerpo técnico evalúan sus situaciones. Otra exigencia de Domínguez es la de tratar de retener a Gerónimo Poblete, hoy titular en su formación. Poblete tiene un acuerdo con Lanús, pero a contrarreloj desde Avellaneda le hicieron llegar un nuevo ofrecimiento para renovar y aguardan llegar a buen puerto. Su vínculo finaliza este jueves y si no llegan a un acuerdo no podrá jugar el lunes ante Platense.

Los que no renovarán son Domingo Blanco, Andrés Roa y Carlos Benavídez, quienes hace rato quedaron excluidos ya que se sabía que quedarían libres al terminar junio. Así, Independiente se sigue descapitalizando ya que pierde a un valor de la cantera como Blanco y dos futbolistas por los que puso millones de dólares y no los recuperó jamás.



Source link