el público quebró al joven Alcaraz, que terminó rompiendo en llanto


Mucho se habla del factor mental en el deporte. En estos tiempos, tal vez como nunca. En el tenis, además, siempre fue una cuestión muy ponderada. Dicen incluso quienes han estado o están adentro del circuito que lo que diferencia a las leyendas de los buenos no es tanto el talento como sus cabezas. En ese sentido, hay jóvenes que van moldeando esa coraza. Y vaya si recordará esta noche el español Carlos Alcaraz, que fue quebrantado por el público en el Masters 1000 de París y perdió de forma catastrófica ante Hugo Gaston para terminar bañado en lágrimas.

El ibérico, de apenas 18 años, señalado por muchos como un gran candidato a heredero de Rafael Nadal y la Armada Española, venía de semanas espectaculares en las que hilvanó, por caso, sus primeros tres éxitos ante rivales ubicados entre los mejores 10 del mundo.

En los últimos tres meses y medio, Alcaraz había mostrado todo su potencial: ganó su primer título ATP en Umag, llegó a semifinales en Winston-Salem, hizo nada menos que cuartos de final en el US Open y allí, sobre el cemento estadounidense, logró su victoria más resonante, al eliminar al griego Stefanos Tsitsipas, número 3 del mundo.

No se quedó ahí: en Viena la semana pasada, llegó a la semifinal y logró su segundo éxito contra un top 10: se sacó de encima al italiano Matteo Berrettini.

Y en este Masters 1000 de París venía de vencer a otro crack italiano, el joven Jannik Sinner, también ubicado entre los 10 primeros del planeta.

Por eso el número 35 del mundo partía como favorito ante Gaston, también joven de gran futuro (21 años) pero ubicado en el 103° puesto y surgido de la qualy en el certamen francés.

Sin embargo, el prometedor tenista galo se llevó el primer set y en el segundo logró una remontada increíble: estaba 0-5 abajo, pero ganó 20 de 22 puntos y siete games al hilo para quedarse con el segundo parcial 7-5 y definir así el pleito de tercera ronda.

Claro que, además de la merma en su juego y el buen nivel de su rival, Alcaraz debió enfrentarse a la reprobación constante del público parisino, que lo vivió casi como esos viejos partidos del formato anterior de Copa Davis y se volcó en masa para apoyar a su joven talento, como era de esperarse, pero para muchos cruzando la raya de lo moralmente correcto.

Tal fue el malestar del español y esa mezcla de sensaciones dolorosas que, al finalizar el partido, terminó por quebrarse definitivamente y rompió en llanto en su silla, mientras el público gozaba del crédito local.

Para muchos, lo de los fanáticos fue totalmente comprensible, mientras que otros opinaron que se cruzaron de la raya. Entre estos últimos estuvieron personalidades españolas como el jugador de la Roma de Italia Gonzalo Villar o el streamer Code Soking y múltiples periodistas de aquel país, pero también usuarios -no pocos, propios franceses- que se volcaron a las redes a decir que la actitud de los asistentes fue «de mal gusto» o que «en el tenis no debería haber hooligans».

El resto de la jornada

El número 1 del mundo, Novak Djokovic, ya está en cuartos de final del Masters 1000 de París después de que su rival en octavos, el francés Gaël Monfils, fuese declarado baja por lesión este jueves.

Djokovic no tuvo ningún desgaste físico y pasó ronda sin jugar. Antes del partido, Monfils renunció a jugar por su lesión en los aductores.

El serbio se medirá en cuartos con el estadounidense Taylor Fritz (26º), verdugo del británico Cameron Norrie (13º) 6-3, 7-6 (3). Este último aún puede clasificarse para el Masters de fin de año, pero no depende de sí mismo.

Taylor Fritz, cuartofinalista. Foto REUTERS/Christian Hartmann

Taylor Fritz, cuartofinalista. Foto REUTERS/Christian Hartmann

También pasó a cuartos el polaco Hubert Hurkacz, 10º del mundo y asimismo en busca de una plaza en el Masters de fin de año.

Su rival por un puesto en semifinales será el australiano James Duckworth (55º), quien disputará sus primeros cuartos de final de un Masters 1000.

Hurkacz, verdugo de Roger Federer en cuartos de final de Wimbledon este año, infligiéndole un 6-0 en el tercer set, derrotó en París al alemán Dominik Koepfer (58º) 4-6, 7-5, 6-2.

El vigente campeón del torneo y número 2 mundial, el ruso Daniil Medvedev, tuvo que remontar para terminar ganando 4-6, 6-1 y 6-3 ante el estadounidense Sebastian Korda (39º).

El número 4 mundial, Alexander Zverev, resistió por su parte en una gran batalla (2 horas, 46 minutos) y ganó 7-6 (4), 6-7 (3) y 6-3 al búlgaro Grigor Dimitrov (30º).

Alex Zverev sigue en carrera. Foto REUTERS/Christian Hartmann

Alex Zverev sigue en carrera. Foto REUTERS/Christian Hartmann

Zverev, finalista en Bercy el año pasado, se enfrentará en cuartos al noruego Casper Ruud (8º), que ganó 6-2 y 6-1 al estadounidense Marcos Giron (57º).

El Masters 1000 de la capital francesa se disputa sobre superficie dura y bajo techo, y otorga 336.030 euros al ganador del cuadro individual (390.000 dólares).

Con información de AFP.





Source link