Felipe Peña se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha y estará más de 6 meses sin jugar en River



No se había disputado ni un minuto cuando Felipe Peña saltó a cabecear, cayó y giró mal. Enseguida, sus gestos de dolor conmovieron. El dolor marcaba que era algo grave. Y minutos después de que finalizara el partido en el que River goleó a Patronato por 5 a 0, desde el cuerpo médico del club de Núñez le confirmaron a Clarín que el juvenil de 20 años sufrió la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

Cómo le pasó con Talleres, Peña tuvo que dejar rápidamente la cancha. Aquella vez por una roja. Esta vez por algo más grave. Una lesión que lo dejará afuera de las canchas mucho tiempo. Justo cuando asomaba en la Primera de River, con apenas 9 partidos y afianzándose como marcador central. Fue reemplazado por el experimentado Jonatan Maidana.

“Estamos tristes por Peña, porque es un chico muy profesional y nos pone mal esta lesión que sufrió”, comentó Marcelo Gallardo en conferencia de prensa. Y agregó: “Le deseo lo mejor para lo que viene, es una recuperación que requerirá tiempo y paciencia”.

Para Peña, lamentablemente, esta lesión no es nueva. Ya la había sufrido dos veces en Inferiores. Pero en la otra rodilla, en la izquierda, la cual le operaron dos veces. La primera fue en 2016 cuando estaba en la Octava División. Tuvo una recuperación muy larga y, cuando volvió, ya al año siguiente, en la Séptima, volvió a sufrir otra vez la rotura de ligamentos cruzados en la misma rodilla. Justo en el partido de su regreso y también al minuto de juego como este domingo contra Patronato.

Tras la segunda lesión, Peña fue operado por el doctor Batista, histórico médico de Boca y una eminencia en rodillas. Según pudo averiguar este diario, le hizo una operación global de ligamentos y le sacó pedazos de tobillo y de la otra rodilla (la derecha) para reforzarle los ligamentos de la izquierda, la lastimada.

“Cuando sufrí esas lesiones me preguntaba por qué me había pasado a mí. Pero rápidamente entendí que debía cambiar el chip y pensar en positivo. Nunca pensé en dejar de jugar al fútbol. Y le metí todos los días para recuperarme”, había dicho Peña cuando todavía estaba en Inferiores luego de padecer esas dos lesiones.

Ahora, volverá a estar inactivo entre 6 y 8 meses. Y no le quedará otra que seguir adelante para superar este nuevo obstáculo más allá del dolor que sentirá en este momento.



Source link