Gritó campeón de Guapo y con un golazo


Barracas Central no quiere estar de paso por la élite del fútbol argentino y, mientras se prepara para su estreno en la Copa de la Liga Profesional (el 10 de febrero ante Central Córdoba en Santiago del Estero), pisó fuerte en un torneo de verano disputado en Uruguay: primero había conseguido su primera victoria internacional en la historia al superar 2-1 a Nacional y ahora, después de vencer 1-0 a Danubio, este lunes gritó campeón de la Copa Cayetano Saporiti.

El Guapo, que le hizo honor a su mote por cómo se plantó de visitante y peleó cada pelota como si el partido fuera por los puntos, atravesó un encuentro repleto de adversidades en Maldonado, pero se sobrepuso a todo y regresa a Buenos Aires con un trofeo bajo el brazo. Roce de exportación adquirido y un envión anímico clave para lo que será el difícil objetivo de engrosar el promedio. 

Mirá también

Aunque de entrada Danubio quiso manejar los hilos del compromiso, los dirigidos por Rodolfo De Paoli fueron los que se pusieron rápidamente en ventaja y todo por una joya de Fernando Valenzuela. El extremo de 24 años encontró la pelota tras un mal despeje de la defensa rival y, al encarar de izquierda hacia el medio, le entró con su pierna zurda con tres dedos, para que su remate tomara una comba perfecta y se alejara de la resistencia de Esteban Conde. Golazo.

Ante el desgaste habitual que brinda la pretemporada, las piernas pesadas se hicieron sentir y Barracas de a poco se replegó para mantener la ventaja. De tanto ir, el cuadro charrúa se encontró con un penal (mano de Thomás Gutiérrez) que de manera eficaz Rodrigo Saracho, flamante incorporación desde Quilmes (sí, el equipo al que los de De Paoli vencieron en la final por el ascenso), le adivinó a Maicol Cabrera. Justamente el delantero uruguayo protagonizó un papelón minutos más tarde.

Mirá también

Es que pese a ser un juego de carácter amistoso, ambas entidades demostraron su valía y las ganas de quedarse con el trofeo. En un córner a 15′ del cierre, Cabrera se agarró con Jonathan Blanco, que le propinó un fuerte golpe en la cara. Mientras los jugadores se separaban, en el altercado se metió Pablo Mouche, ex Boca que ya había sido reemplazado pero igualmente vio la roja directa. Poco después las acciones se reanudaron con normalidad y el Camionero pudo festejar.

Mirá también

Mirá también



Source link