«Jamás imaginé que estaría en Kiev con una pistola en las manos»


Aproximadamente un mes y medio después de disputar su último partido como tenista profesional, Sergiy Stakhovsky (36) dejó a su esposa y a sus tres hijos en Hungría. El ucraniano se marchó a su país natal para ayudar como pudiera durante la invasión rusa.

«No tengo palabras para describirlo. Jamás en mi vida me habría imaginado que pasaría esto, que estaría en mi ciudad natal con una pistola en las manos», se confesó Stakhovsky el sábado, mientras se frotaba la mejilla izquierda con una mano, durante una entrevista con la agencia The Associated Press.

Stakhovsky habló desde un lugar que identificó como un edificio residencial en Kiev, la capital de Ucrania.

Stakhovsky y el golpe de su vida: eliminar a Roger Federer en Wimbledon 2013, . Foto: AP

Stakhovsky y el golpe de su vida: eliminar a Roger Federer en Wimbledon 2013, . Foto: AP

«Mucha gente está diciendo, ‘ellos despiertan con la esperanza de que… todo haya sido una pesadilla’. Pero, ¿saben?, en el 16° día eso no funciona más», dijo.

Y agregó «En el primer par de días es algo surrealista, no crees qué esté sucediendo en realidad. Y lo siguiente que sabes es que te acostumbras, y simplemente buscas una forma de ayudar a que tu país sobreviva».

A los 12 años, frente a la posibilidad de vivir del tenis, Stakhovsky comenzó a pasar mucho tiempo en República Checa, para mejorar su nivel. Se convirtió en profesional en 2003, ganó cuatro títulos de individuales y el mismo número en dobles, y juntó más de 5 millones de dólares en premios.

Entre los mejores momentos de su carrera figura el ascenso a la 31ra posición del ranking en 2010, su mejor ubicación.

Avanzó seis veces a la tercera ronda de torneos del Grand Slam y dio una de las mayores sorpresas en la historia de este deporte, cuando cortó la racha de 36 apariciones consecutivas de Roger Federer en cuartos de final de majors, al derrotarlo por 6-7 (5), 7-6 (5), 7-5, 7-6 (5) en la segunda ronda de Wimbledon en 2013.

En enero, abandonó el tenis tras caer ante el estadounidense J.J. Wolf por 6-3 y 6-4 en la primera ronda de la fase clasificatoria para el Abierto de Australia que consagró a Rafael Nadal como el máximo ganador de torneos de Grand Slam. Pero el retiro no resultó como estaba previsto: el 24 de febrero, Rusia comenzó a atacar a Ucrania. En las primeras horas del 28 de febrero, Stakhovsky llegó a Kiev. «Estás seguro un segundo. Al siguiente, pasa algo y nadie está seguro», comentó.

Stakhovsky en el Abierto de Dubai de 2016. Foto: AP

Stakhovsky en el Abierto de Dubai de 2016. Foto: AP

Dijo que ha recibido cientos de mensajes de apoyo por parte del mundo del tenis; jugadores, entrenadores, jueces y dirigentes. Dio algunos nombres: Richard Gasquet, Lucas Pouille, Aljaz Bedene y Novak Djokovic, ganador de 20 torneos de Grand Slam, cuyos mensajes fueron compartidos por Stakhovsky en las redes sociales.

Stakhovsky dijo que trabaja con lo que describió como una rama de las fuerzas armadas ucranianas que sólo puede ser empleada dentro de instalaciones de la ciudad. Explicó que esa unidad se creó «hace un par de años para apoyar en realidad la infraestructura de la ciudad en caso de guerra, algo en lo que nadie creía pero que desafortunadamente ocurrió».

El exdeportista dijo que sus días se dividen en turnos de dos horas, seguidos por descansos de seis. Suele pasar ese tiempo libre’ realizando esfuerzos humanitarios. «Simplemente tratamos de hacer lo que podamos todos los días, a toda hora. Y es que de otro modo te vuelves loco», explica.

El ex tenista retirado dijo que todavía tiene familia que reside y permanece en Kiev, incluyendo su abuela, su padre y un hermano.

Y desconoce cuánto tiempo se quedará en Ucrania: «Espero que no mucho. Espero que esto se resuelva más bien pronto, que sea algo corto».

El ex tenista ucraniano Sergiy Stakhovsky y su familia. Foto Instagram @stako_s

El ex tenista ucraniano Sergiy Stakhovsky y su familia. Foto Instagram @stako_s

A finales de este mes, su hija cumplirá 8 años y su hijo 4. Su otro hijo tiene 6 años y medio.

No les dijo adónde iba ni a qué antes de marcharse.

«Son demasiado pequeños, yo creo que entenderían nada de esto. Mi esposa lo sabe… pero nunca me hizo la pregunta directa ni se lo dije directamente. Cuando… le dije: ‘Me voy’, ella comenzó a llorar. Así que no hubo realmente una conversación», relató.

Y aclaró que comunicarse con sus hijos ahora no es fácil.

«Es duro hablar con ellos, porque cada vez que llamo preguntan, ‘¿cuándo venís?, ¿qué estás haciendo?’ Yo sólo digo, ‘no lo sé, sinceramente’. Para mí no es correcta la decisión de estar acá, pero tampoco era correcta la decisión de quedarme en casa. Nada de esto es correcto'», se confesó Stakhovsky.

«Sin embargo, estoy aquí porque creo que el futuro de mi país, de mis hijos y de Europa como la conocemos corre gran peligro. Y si hay algo que yo puedo hacer para cambiar el resultado, lo haré».

Por Howard Fendrich // The Associated Press



Source link