la pelea por el «1», qué piensa del retiro y cómo lo cambió la paternidad


Es el Rafael Nadal más terrenal de todos. Durante años, el mundo del tenis lo posicionó en un planeta en el que convivía con Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray. «El quinto del ranking es el primero de los humanos», se decía. Pero hoy, cuando el español de 36 años y máximo ganador de Grand Slam de la historia (22) se sienta delante de la computadora, rompe la barrera de los 11.000 kilómetros de distancia Buenos Aires-París para compartir una charla exclusiva con Clarín y contar con su habitual entereza cómo transita estas semanas movilizantes, a partir de la llegada de Rafael, su primer hijo.

Es que, como cualquier padre primerizo, nada de lo que haya imaginado durante las 37 semanas de gestación debe haberse comparado con el momento en que su pareja Mery Perelló (34) dio a luz al pequeño Rafa, a quien bautizó de esa forma en honor a su papá. El descanso cambia, las prioridades se alteran y el día a día es un constante subibaja de emociones y descubrimientos en familia.

«Ser padre es diferente a todo. Siempre me costó dejar mi casa, pero es increíble que, a sólo tres semanas de su nacimiento, cuando no puedes ver a tu hijo, lo extrañas muchísimo. Es una nueva experiencia. Un cambio importante en mi vida. Pero actualmente tenemos la suerte con la tecnología de poder hacer videollamadas. Incluso aunque eche de menos al pequeño y estar con él, verlo tantas veces como quiera, aunque sea a través de una pantalla, ayuda», se sincera.

Rafael Nadal, durante la entrevista virtual con Clarín. Foto: Captura de video.


Rafael Nadal, durante la entrevista virtual con Clarín. Foto: Captura de video.

Le cambia, también, el tono de voz con el que comparte estas nuevas sensaciones, con el que describe esos episodios que empieza a guardar en su memoria y en su corazón. Seguramente nada de todo lo que ha conseguido Nadal a nivel deportivo pueda compararse con la llegada del pequeño Rafael.

«Es evidente que cambiar, cambia. Todos los cambios llevan un tiempo de adaptación sin ninguna duda y el hecho de que entras un día al hospital y eres dos y vuelves tres, hace que la vida dé un giro muy grande y que sabes que hay una persona nueva, que quieres mucho, que depende mucho de ti. Eso hace que la prioridad máxima sea esa y ese es un cambio radical«, agrega. 

Y todo se potenciará en un par de semanas. Porque hoy está en París donde debuta este miércoles ante Tommy Paul en el Masters 1000 que puede devolverlo al número 1 del ranking mundial -ese punto se tratará más adelante en la charla-, pero pronto iniciará una gira por Latinoamérica -organizada por Fénix Entertainment– que lo traerá a la Argentina después de seis años. Buenos Aires, el 23 de noviembre, será la primera escala de un camino que incluirá también a Bogotá, Quito, Belo Horizonte y Ciudad de México.

¿Cómo afronta el desembarco en la capital argentina? «Con ilusión porque ya hace años que no voy, en 2016 fue la última vez cuando perdí (NdeR: en semifinales contra Dominic Thiem), ya han pasado seis años y era el momento de volver. Con ilusión de poder ver a compañeros, de poder disfrutar del público argentino que siempre es muy impresionante conmigo«.

«La primera vez fue en 2005, cuando perdí con Gastón Gaudio en cuartos de final del ATP, esa fue la primera vez en mi vida que estuve en Argentina y que viví lo que es calor de la gente. Puede ser que sea diferente ahora, tengo 36 años y medio, no sé si voy a tener la opción de seguir jugando como tenista en activo profesional muchas más veces en el país«, reconoció el español, que siempre tuvo una relación de mucha cercanía con los tenistas de la Legión argentina.

La final del último Roland Garros, que significó el 14° título de Rafa sobre el polvo de ladrillo, se reeditará ese 23 de noviembre cuando enfrente en la exhibición del Arena Parque Roca al noruego Casper Ruud. De yapa, habrá un dobles mixto donde el español combinará con la eterna Gabriela Sabatini y el noruego junto a Gisela Dulko, ex número 1 del ranking de esa especialidad.

«Voy a intentar dar lo mejor de mí, disfrutar al máximo cada momento y ojalá que el público que venga así también los disfrute. Siempre me sentí muy cercano al público latinoamericano y Argentina es un lugar con una tradición muy fuerte en el tenis, por lo cual jugar ahí es único«, destacó Nadal, que lleva ganados 92 títulos en toda su carrera, sólo superado por Jimmy Connors (109), Roger Federer (103) e Ivan Lendl (94).

Cuatro de ellos fueron en esta temporada 2022, incluidos el Abierto de Australia y el mencionado Roland Garros, pero también tuvo momentos muy difíciles, como el retiro en Wimbledon y la seguidilla de lesiones que lo obligaron a poner un freno en su recorrido en el circuito ATP.

-Hace dos meses que no competís en un torneo -solo lo hizo en la Laver Cup-, ¿cómo estás de los dolores y molestias que te afectaron el último tiempo?

-Ha sido un buen año de resultados, pero también difícil a nivel personal y físico. Todo iba muy bien hasta Indian Wells, pero a partir de ahí la verdad que los problemas físicos no pararon nunca, han sido muchos meses de dificultad pero de alguna manera me siento más o menos bien, con la ilusión de terminar el año de la mejor manera posible, al menos que sea dentro de una cancha de tenis».

-¿Podrías describirle a los fanáticos qué es lo que te sucede con las molestias?

-El público me ha visto sufrir en la pista muchas veces en mi vida, sabe que me he retirado de Wimbledon, que no pude estar en la temporada de tierra… Al final no es un dolor continuo lo que tengo, pero es evidente que el cuerpo va mandando señales, he tenido dos roturas de abdominal, una rotura por estrés en la costilla, el dolor crónico en el pie que en un momento dado estuvo muy complicado… pero se han ido avanzando y solucionando las cosas para sentirme más o menos bien ahora y espero que de aquí hasta el final sea de esa forma».

Rafael Nadal y Carlos Alcaraz, duelo de españoles por el número 1 del ranking. Foto: AP / Mark J. Terrill.


Rafael Nadal y Carlos Alcaraz, duelo de españoles por el número 1 del ranking. Foto: AP / Mark J. Terrill.

Este paso por el Masters 1000 de París, un lugar donde no ha podido consagrarse en toda su carrera, también representa una posibilidad matemática de dar batalla por volver al número 1 del ranking, ese sitio que ha ocupado durante 209 semanas (56 consecutivas) y que hoy tiene a su compatriota Carlos Alcaraz, a quienes muchos le ven similitudes con Rafa. Pero Nadal admite estar lejos de ese objetivo deportivo en este momento de su vida.

«Hace años que no lucho por el número 1, estoy viendo otros objetivos dentro de mi carrera deportiva. Si después los resultados dicen que llegó a ese puesto, pues bienvenido sea. Pero la realidad es que este año competí en diez torneos, de los cuales en Wimbledon no sumé puntos y en Indian Wells terminé con las costillas rotas, y en varios de ellos no pude competir en óptimas condiciones, por eso estar número 2 actualmente es una posición más que privilegiada, pero veremos qué pasa de aquí al final si me mantengo o subo o me superen. No va a ser un cambio muy grande en mi temporada y tampoco en mi carrera«, explicó.

Todo este combo de respuestas que dio durante la charla junto a Clarín también desemboca en un momento que sus fanáticos no quieren que llegue, pero que inevitablemente aparecerá. Su emoción y sus lágrimas, tan espontánea, cuando el suizo Roger Federer decidió guardar la raqueta en el bolso por última vez en forma profesional, pudo haber desbloqueado un casillero que, hasta el momento, no había aparecido.

Pero Nadal tiene bien en claro, como en cada punto que defiende y contragolpea dentro del court, que su bandera a cuadros todavía está lejos de su vista, ni siquiera quiere tener pensamientos al respecto, porque eso denotaría que se acerca el momento. 

«Cuando uno empieza a pensar en ese momento es porque ya está en esa fase y yo no estoy ahí, no tengo esos pensamientos dentro, estoy lejos de tenerlos, cuando llegue, llegará y no hay despedida perfecta para nadie. Para Roger fue muy emocionante y, dentro del contexto suyo, le hubiera gustado que sea jugando y compitiendo, pero su rodilla no le ha permitido. Las cosas vienen como vienen y hay que convivir con ellas. La despedida de Roger fue emocionante, fue uno de los deportistas más grandes de la historia, un muy buen compañero y fue un momento triste», cerró.

Los tenistas Rafa Nadal y Roger Federer lloran luego de la despedida del suizo como tenista profesional. Foto: EFE/ Andy Rain.


Los tenistas Rafa Nadal y Roger Federer lloran luego de la despedida del suizo como tenista profesional. Foto: EFE/ Andy Rain.

Pocos lugares disponibles

Con preventas agotadas y ya muy pocos lugares disponibles, la empresa a cargo de la organización anunció en las últimas horas los paquetes exclusivos para aquellos que quieran vivir la visita de Rafael Nadal de una forma única: Meet and Greet, Cena de Lujo y más.

La primera experiencia es la denominada VIP FULL, la más completa de todas. Incluye cubierto en la cena de Gala, la cual se hará la noche previa a la exhibición en el Salón Ocre de La Rural con menú de Faena Catering y contará con la presencia de Nadal, Ruud, Sabatini y Dulko, entre otros invitados especiales. Cada mesa tendrá su foto con Rafa y Casper, y cada persona recibirá merchandising de regalo, accederá a la carpa de hospitalidad el día del partido, y tendrá ubicación en la platea preferencial para poder ver el partido desde una posición privilegiada. El estacionamiento está incluido para la cena y el partido. El precio total es de 360.000 pesos por persona.

Para aquellos que solamente quieran ir a la cena y no al partido, se diseñó el Ticket Gala, que consiste en poder participar de esa noche exclusiva con los tenistas y disfrutar de todos los componentes, incluyendo la foto con Nadal y Ruud. El precio de este paquete es 200.000 pesos + service charge por persona.

En tercer lugar se creó el Ticket Meet and Greet, la opción perfecta para las personas que quieran conocer a sus ídolos el día del partido garantizando una foto individual con Nadal y Ruud, además de una platea alta para poder disfrutar de la jornada. Los precios de estas entradas también son de 200.000 pesos + service charge.

Finalmente está el Ticket VIP, el cual cuenta con una platea intermedia para poder ver el partido y el acceso a la carpa de hospitalidad en el Arena Parque Roca junto con el estacionamiento incluido. Este último pack tiene un precio de 190.000 pesos + service charge.

Las entradas para ver la exhibición están a la venta mediante una dirección exclusiva generada para el evento: www.nadalenargentina.com.

Allí podrán ver un plano del estadio y las ubicaciones disponibles junto con sus precios. Una entrada para el sector de plateas altas, en los codos, cuesta 30.000 pesos, como la más accesibles. Las más caras, las plateas bajas al costado de la cancha cotizan 80.000.

Mirá también



Source link