la voz de los protagonistas, cómo seguirla y por dónde verla


Este miércoles comienza la temporada 2022/2023 de la Liga Nacional de Básquet con un duelo de cordobeses. Instituto de Córdoba, flamante campeón del certamen doméstico, recibe a Independiente de Oliva, recientemente ascendido, en la primera fecha del torneo en el estadio Ángel Sandrín desde las 19:30.

La máxima categoría del básquetbol argentino tendrá 20 equipos y un calendario largo y demandante que finalizará probablemente en mayo. El 22 de diciembre habrá un parate para que se juegue la Copa Súper 20 de la Liga que se disputará entre el 10 y 12 de febrero con aquellos equipos que ocupen los primeros cuatro lugares de la tabla hasta el momento de la interrupción.

Además, también deberá desarrollarse el 22 de diciembre la Súper Copa de La Liga entre Instituto y Quimsa, actual campeón y finalista de la temporada pasada, respectivamente, en el estadio 4 de Junio de Puerto San Martín, Santa Fe.

Instituto, vigente campeón, recibe a Independiente de Oliva en el Ángel Sandrín. Crédito: Prensa Instituto


Instituto, vigente campeón, recibe a Independiente de Oliva en el Ángel Sandrín. Crédito: Prensa Instituto

Naturalmente el torneo continuará con la segunda rueda hasta fines de marzo para luego arrancar con los Play-Offs donde los primeros 12 de la tabla de posiciones jugarán intercaladamente. En mayo se estima que concluya el torneo con un nuevo campeón. 

La voz de los protagonistas

Durante la pretemporada todos los equipos trataron de armarse lo mejor posible. Boca Juniors fue uno de ellos. Marcos Mata, experimentado alero de 36 años y dueño de un gran recorrido en el básquet argentino, se sumó recientemente al Xeneize para encarar la nueva temporada de la Liga Nacional

El ex Peñarol de Mar del Plata y San Lorenzo de Almagro, entre otros, viene de jugar en Aguada de Uruguay, pero desde el país oriental estuvo muy atento al torneo doméstico y sabe que para competir al máximo en la Liga “no hay que relajarse”.

Marcos Mata, refuerzo de experiencia para Boca Juniors. Foto: Liga Nacional.


Marcos Mata, refuerzo de experiencia para Boca Juniors. Foto: Liga Nacional.

“Hay que jugar partido a partido con el deseo de llegar lo más lejos posible en la Liga Nacional y en la Liga Sudamericana de Básquetbol (Boca accedió a esta plaza luego de hacerse del tercer puesto de la Liga Nacional)”, afirma el ex hombre de la Selección Argentina en diálogo con Clarín.

-¿Qué esperás de esta nueva Liga Nacional?

-Esta nueva temporada creo que va a ser una liga muy dura y muy física. Por lo que me decían mis compañeros cuando yo estaba afuera, en la anterior temporada pasaba que cualquier equipo le puede ganar a cualquiera. A veces los equipos que iban arriba perdían contra equipos que estaban abajo de la tabla, fuera por relajación o lo que sea. Eso quiere decir que no porque tengas el mejor plantel o el mejor equipo vas a llegar lejos, entrar en Play-Offs o salir campeón. Esto es así, cuando comienza el partido todo lo demás pasa a segundo plano.

-¿Qué le podés aportar a este Boca?

-Yo creo que lo que más le puedo aportar al equipo es en la faceta defensiva, más allá de mi experiencia. El entrenador Gonzalo García sabe que voy a hacer el trabajo que él necesite. Pero mi punto fuerte siempre fue lo defensivo, para que después en ataque los compañeros jueguen sueltos. Después considero que tengo buen tiro y buen juego en la zona pintada cuando me toca hacerlo. Voy a aportar lo que el plantel necesite.

-Tu paso por Peñarol fue muy productivo y estuviste al lado de grandes figuras como Facundo Campazzo, Leonardo Gutiérrez y Sergio Oveja Hernández…

-Con Leo Gutiérrez compartimos plantel cuando él jugaba y ganaba todo con la Selección Argentina y uno aprende mucho de eso, en el día a día, en los partidos. A Facu (Campazzo) lo vi crecer desde muy chico y me pone muy contento ver todo lo que fue creciendo. Él hizo todos los pasos que hay que hacer para llegar a donde llegó. Muy feliz por él y también por toda la gente que acompañó ese proceso porque fueron muchos entrenadores, nutricionistas y compañeros los que también lo ayudaron a crecer y que por ahí no se los nombra.

-Si tenés una buena temporada en Boca quizás vuelvas a vestir la camiseta de la Selección.

-Mirá… Tanto el Che García antes, como Pablo Prigioni ahora, saben que yo voy a estar a disposición siempre. En las anteriores convocatorias por la ventana de Eliminatorias me llamaron y me presenté. Ojalá se pueda dar, pero para eso hay que hacer un buen año en Boca.

Franco Baralle viene de tener una gran temporada en Quimsa, llegó a las Finales con el conjunto santiagueño y tuvo una destacada actuación. Incluso, el base nacido en Atenas y con pasado en Rocamora, llegó a cautivar al mismísimo Facu Campazzo con su performance.

El talentoso Franco Baralle brilló desde el banco, pero es hora de asumir un nuevo rol. Foto: Liga Nacional.


El talentoso Franco Baralle brilló desde el banco, pero es hora de asumir un nuevo rol. Foto: Liga Nacional.

El cordobés de 23 años logró darle mucho aire al equipo partiendo desde el banco de suplentes la temporada pasada. Pero ahora, La Fusión necesita que su nueva estrella asuma otro rol. Se preparó entrenando en su provincia y, en diálogo con Clarín, afirma estar a la altura del desafío. Convicción y talento no le falta, de hecho, le sobra…

-¿Cómo fue la preparación para la nueva temporada?

-Tuve tiempo para prepararme en Córdoba, donde me gusta mucho entrenarme en los recesos. Disfruté mucho entrenar ahí porque considero que es uno de los mejores momentos para mejorar en lo personal e individualmente. Así que nada… Me preparé mucho y también lo disfruté. Ahora cuando arranque la temporada hay que meterse de nuevo en el equipo y en la idea del nuevo entrenador (Manuel Córdoba).

-¿Cómo están desde lo grupal?

-Se armó un gran grupo, no solo hablando del básquetbol, sino también desde lo humano que es muy importante. Ahora falta que se sumen algunos compañeros más y con estos amistosos que tenemos estamos moldeando la idea para arrancar bien el lunes 10 que es nuestro primer partido (ante Ferro de local).

-Cambiaron de entrenador, mantuvieron piezas importantes y también sumaron refuerzos. Pero ahora hay que ensamblar todas esas piezas…

-Si… Siempre cuando hay una idea nueva hay que adaptarse, no es todo tan rápido. Hay que saber que eso va a llevar tiempo y hay que tener paciencia. Cada uno va a ir buscando su lugar en el equipo y eso creo que se va a ir dando con el correr de las fechas. Tenemos también un montón de partidos, la Liga es muy larga. Y a eso hay que sumarle que nosotros también tenemos la Champions, la Supercopa y aspiramos a jugar el torneo de la Copa Súper 20 que se va a jugar en febrero en Mar del Plata. Así que tenemos muchas cosas para pelear el año porque es así como Quimsa lo demanda. Un equipo competitivo que los últimos años se acostumbró a estar ahí arriba peleando por títulos. Hay que tener paciencia y al llegar a los momentos de definición hay que tener todo aceitado.

El cordobés se entrenó con su amigo Mateo Chiarini (recientemente campeón con Instituto de Córdoba), José Vildoza (quien hace pocos días se colgó el oro de la Copa de las Américas con la Selección Argentina), Santiago Vaulet (hoy en Mosir Krosno de Polonia) y su hermano Juan Pablo (otro campeón de la FIBA AmeriCup 2022).

Baralle controla el balón ante la marca de Gallizzi. Foto: Liga Nacional.


Baralle controla el balón ante la marca de Gallizzi. Foto: Liga Nacional.

“Fue todo un mes que estuve allá en Córdoba y traté de entrenar lo máximo posible. Arrancamos a la mañana y entrenamos todo el día. Ya el año pasado lo habíamos hecho con Mateo y la verdad que me gustó”, le confiesa telefónicamente a este cronista. El cordobés es muy autocrítico y no se le escapa ningún detalle.

-¿Qué crees que te falta mejorar desde lo personal?

-Creo que unos de los desafíos personales que me pongo es poder ser más líder dentro del equipo. Siempre me cuesta comunicarme. No es que sea tímido, todo lo contrario. Pero por ahí la voz de mando dentro del equipo no me sale desde adentro y por ahí prefiero liderar desde otros aspectos. Quiero mejorar eso. Yo sentía que antes le tenía que dar frescura al equipo y ser el líder de la segunda unidad, viniendo desde atrás. Y este año va a ser diferente porque me tengo que hacer cargo estos meses del equipo, de liderar, y es un cambio de paradigma. Me siento capacitado la verdad porque me sale y viene de familia también. Me apoyo mucho en mi viejo, en su experiencia como base de Atenas.

Tayavek Gallizzi es un bastión del equipo que se consolidó campeón de la Liga Nacional en junio justamente ante Quimsa. El pivote fue fundamental en aquel Instituto de Córdoba, junto a jugadores como Nico Romano, Gastón Whelan y Martín Loku Cuello, entre otros. Además, viene de ser campeón con la Selección Argentina de la AmeriCup 2022 en una agónica final ganada ante Brasil el 11 de septiembre.

Tayavek Gallizi, clave en el título de Instituto y campeón de la AmeriCup con Argentina. Foto: Liga Nacional.


Tayavek Gallizi, clave en el título de Instituto y campeón de la AmeriCup con Argentina. Foto: Liga Nacional.

Taya es consciente de que ahora el desafío será defender el título, aunque sabe que no será fácil: “Arrancamos con ilusiones, pero sabemos que es muy difícil porque todos los equipos se refuerzan, se potencian y se arman de la mejor manera para ir por ese objetivo. Es un gran desafío”, le dice a este medio.

-¿Cómo se están preparando para este ansiado debut ante Independiente de Oliva?

-Estamos tratando de reconstruir el equipo, una gran base se mantuvo. Falta sumarse Martín Fernández y Leandro Vildoza, yo me sume un poco tarde también, pero bueno es importante haber mantenido la base. A la vez vamos a tener que reacomodar el equipo y ensamblar las nuevas piezas. Creo que las incorporaciones nos van a sumar mucho. Quizás habernos sumado más tarde dificulta un poco las cosas, pero tantos los chicos nuevos como los que estamos ya tenemos la filosofía incorporada. Ahora hay que arrancar con este partido ante Independiente de Oliva para romper el hielo y luego hay que rápidamente encontrar ese juego que terminamos encontrando la temporada pasada justo para los Play-offs que nos hizo tanto bien.

-¿Qué se le puede mejorar a este Instituto que viene de ganar dos títulos (Torneo Súper 20 de 2021 y Liga Nacional 2022)?

-Creo que se vivió una final de película ante Quimsa, tanto el primer juego como el último, con esa definición sobre el cierre, le dio un condimento especial y estamos muy contentos. Si tenemos que mejorar en algo creo que es tratar de encontrar una regularidad, porque la temporada pasada de cierta manera nos mostramos muy fuertes en ciertos partidos y en otros muy débiles. Hay que encontrar esa regularidad que nos lleve a jugar los partidos de mejor manera y después que gane el mejor, pero sin una montaña rusa de altibajos. Y después, obviamente que esa regularidad nos lleve otra vez a las Finales. Pero me entusiasma mucho el equipo que se armó. Y conociendo a los jugadores creo que podemos lograr esa regularidad muy rápido y ser un equipo mucho más competitivo que la temporada pasada.

-Tuviste un gran año donde fuiste campeón con Instituto y después con la Selección Argentina…

-Si. Habría que ir más atrás en el tiempo, porque yo estaba muy cómodo en Regatas de Corrientes. Y la verdad que pasaron muchas cosas para que se arme ese plantel de Instituto con Lucas Victoriano a la cabeza. Primero se logró el Super 20 en 2021, que fue un grito de desahogo para el equipo. Después se siguió compitiendo y superamos muchas situaciones de covid y lesionados. Parecía que salíamos de una y nos metíamos en otra. Y coronar todas esas situaciones con el campeonato de la Liga Nacional en junio fue sensacional. Después se dio lo de la Selección Argentina. Las convocatorias empezaron con las ventanas clasificatorias en las que no tuve mucha participación. Pero luego llegó la AmeriCup donde comencé a sumar mi granito de arena y jugué mucho más. El grupo estaba muy bien al comienzo de la copa. Después atravesamos el cambio de entrenador, y la verdad es que eso afecta, pero con el grupo pudimos sobrellevarlo de la mejor manera. La verdad que Facu Campazzo como capitán hacía que el grupo salga adelante a pesar de esas cuestiones que normalmente afectarían.

-El liderazgo de Facu fue fundamental para calmar las aguas después de la repentina salida del Che García en medio del torneo…

-Claro que sí… También ayudó mucho que es un grupo que prácticamente es el mismo desde 2015, entonces nos conocemos mucho, y bueno ahora con Facu a la cabeza de la batuta pero también acompañado por Tortu Deck, Pato Garino, Lancha Delfino, Nico Laprovittola… Todos apoyándolo para que no se desarme lo que se venía construyendo. Pablo puso lo suyo pero continuó el proyecto con el mismo cuerpo técnico, Leo Gutíerrez y Gonzalo García. Entonces se pudo contener la situación y fue más fácil porque Facu lideró pero estuvo muy apoyado. Cuando bajó el mensaje fuimos todos en la misma dirección. También pasa algo más, hay una amistad, hay compañerismo, es una especie de hermandad.

-¿Qué recordás de aquella final que le ganaron a Brasil sobre la hora por 75-73?

-Pasó algo puntual en ese partido… En los últimos dos minutos cuando pasó Brasil a ganarnos yo sentí como que nos agarró un bajón, como diciendo ‘lo perdimos’. Y de pronto aparece Facundo corriendo a Yago (Mateus) por todos lados, haciendo una defensa espectacular, y al mirarlo fue como decir ‘¡No perdimos nada, esto sigue!’. Fueron momentos en donde todo el equipo se vio muy afectado y de pronto teníamos un animal en la cancha que no se entrega a nada. Cambió la energía en ese momento tan delicado. Yo creo que si en ese momento hubiera otro jugador en vez de Facu la historia hubiese sido distinta. Se le veía en la cara, en la energía, cómo quería más. Lo hizo increíble.

El pivote santafesino fue el único representante de la Liga Nacional entre los doce jugadores argentinos que salieron campeones de la AmeriCup ante Brasil el 11 de septiembre. Una lesión en su rodilla casi lo deja afuera de la competencia, pero finalmente pudo recuperarse rápido y ser parte del plantel.

Este hombre de 2,05 metros con pasado en Quilmes, Quimsa, La Unión de Formosa y Regatas de Corrientes, todos de Liga Nacional, también fue parte del plantel que obtuvo el oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y la plata en el Mundial de China del mismo año. Pero más allá de su largo recorrido sabe reconocer a quienes lo ayudaron en el camino

-¿Qué pensás de Lucas Victoriano?

-Me gusta mucho como maneja los grupos, su manera de dirigir, su filosofía. Imaginate que esta va a ser mi quinta temporada con él, algo me tiene que gustar de él sino no seguiríamos trabajando juntos.

Lucas Victoriano fue fundamental en la vida de Taya. El miembro fundador de la Generación Dorada le tendió una mano al pivote cuando el santafesino más lo necesitó. En 2018, el ahora campeón de América no conseguía una oferta que lo convenciera para seguir su carrera deportiva. Había solo dos clubes interesados en su ficha y él sentía la necesidad de permanecer cerca de Chaco porque estaba por nacer su hijo.

En ese mismo año, rodeado de incertidumbre, asume Lucas como nuevo DT de Regatas de Corrientes y se interesa en Gallizzi. “No me importa por cuánto, quiero jugar en Regatas”, dijo cuando se enteró de la oferta.

Su hijo debió ser internado luego de nacer por cuestiones de salud. El basquetbolista tenía la cabeza en otro lado y era entendible. El apoyo de su entrenador fue fundamental para pasar esa dura etapa. “Iba de Chaco a Corrientes muy seguido, lo único que me despejaba era entrenar y jugar”, cuenta Gallizzi. Y se repone: “Un día estaba entrenando y Lucas me dice ‘¿Qué esperás para volver a la Selección?’”.

Esas palabras lo llenaron de confianza. El pivote recuperó el ritmo y comenzó a ganar minutos en Regatas. Volvió a vestirse de celeste y blanco y fue parte del equipo subcampeón del mundo al año siguiente. En 2021 llegó a La Gloria de la mano de Victoriano. El resto es historia, Gallizzi fue parte de la estructura fundamental de aquel equipo que logró el Súper 20 y al año siguiente la Liga Nacional.

Este miércoles por la noche el Instituto de Tayavek y Victoriano, dos hombres que saben lo que es caminar juntos desde hace cinco años, recibirá a Independiente de Oliva en el Ángel Sandrín en la primera fecha de la temporada 2022/2023 de la Liga Nacional de Básquet. El salto inicial será desde las 19:30 horas y en ese parquet una nueva historia comenzará a escribirse.

Dónde ver la Liga Nacional

TyC Sports televisará dos partidos semanales de la Liga Nacional de Básquet, mientras que otro irá por la pantalla de DIRECTV Sports. Por su parte, BasquetPass.tv, la plataforma OTT del básquet argentino, transmitirá el resto de los encuentros de la competencia vía streaming y on-demand.

La plataforma, creada en febrero del 20221, transmitirá al menos seis partidos semanales de La Liga Nacional además de la Liga Argentina, la Liga de Desarrollo, la Liga Femenina, la Liga Federal, la Liga Metropolitana y la Liga Federal Formativa, entre otros contenidos disponibles del ámbito local. Es posible acceder a la misma desde dispositivos móviles, computadoras, tablets y TV. 

El partido inaugural entre Instituto de Córdoba e Independiente de Oliva será televisado por la pantalla de TyC Sports este miércoles desde las 19:30.

Mirá también



Source link