Las cinco historias de la Copa que nos cambió la vida


Este domingo se cumple un año de la conquista de la Copa América, de la noche que los sueños se hicieron realidad para Messi, Dibu, Di María, De Paul, Scaloni y para todos los argentinos. Reviví aquel Maracanazo eterno que cortó la racha de 28 años sin títulos de la Selección y encaminó a la Scaloneta.

A un año de la conquista de América.

A un año de la conquista de América.

Mirá también

MESSI:
Felicidad plena para Leo

La imagen fue/es/será la del pitazo final en el Maracaná. Lionel Messi cayó de rodillas y todos sus compañeros fueron a abrazarlo a él. Argentina salió campeón de la Copa América y se terminó la maldición, la frustración de finales perdidas se cortó contra el clásico y en su histórica casa. Lo que antes era una mochila se transformó en un disfrute, la Selección pasó a ser el lugar donde el mejor jugador del mundo más disfruta.

Leo y el título que tanto buscó con la Selección. Se le dio aquella noche en el Maracaná (REUTERS).

Leo y el título que tanto buscó con la Selección. Se le dio aquella noche en el Maracaná (REUTERS).

Messi lo consiguió. Ningún jugador en la historia de las selecciones necesitó de tantos partidos para ganar un título con su país como los 151 con los que Leo levantó la Copa. Un ejemplo de superación, de no dejar de insistir y esas ganas de ganar que siempre estuvieron y tuvieron, de una vez por todas, su merecido premio.

Y a ese Lionel al que se le apuntaba, pasó a ser al que se le agradeció. Máximo goleador y asistidor del torneo, desbloqueó lo que le faltaba que era un título en la Mayor con su país. “Muchas veces soñé con este momento. Va a ser un partido que quedará en la historia, no solo por ser campeones de América sino por ganarle a Brasil en su casa”, decía Leo tras la vuelta olímpica. Vaya si cambió su vida: fue una alegría máxima que ni siquiera tener que irse del Barsa contra su voluntad cambió. Ya siendo jugador del PSG disfrutó del recibimiento en el país y se volvió a llenar de lágrimas de desahogo en la celebración con Bolivia. El líder de un equipo que empezó a disfrutar y a hacer disfrutar.

El momento en el que Leo fue campeón. Una sensación inolvidable (AFP).

El momento en el que Leo fue campeón. Una sensación inolvidable (AFP).

Mientras en su primer año en el PSG las cosas no le terminaban de salir y hasta lo silbaron por la eliminación de Champions, cada convocatoria a la Selección fue volver a eso que lo hizo tan feliz. Un cambio de paradigma para el líder de la celeste y blanca, el dueño de todos los récords que ahora se ilusiona con Qatar. Sin mochila y con ganas de seguir cumpliendo sueños.

DI MARÍA:
45 millones de gracias, Fideo

Hasta la consagración en el Maracaná, pocos futbolistas de la Selección eran tan señalados como Ángel Di María. El Fideo era aquel que se desgarró en el Mundial de Brasil, el que se lesionó en la primera final con Chile y el que tampoco pudo estar en la segunda. “La Copa América me cambió todo. Me cambió la puteada de 45 millones. Y ahora son 45 millones que me quieren”, expresó Ángel, en una charla con Olé. Es que su extraordinaria definición ante Ederson los transformó en el héroe favorito, dejando atrás una década de profundo dolor para darle paso a la veneración absoluta.

La Copa tan ansiada en las manos del Fideo (AFP).

La Copa tan ansiada en las manos del Fideo (AFP).

Resultaba injusto que uno de los grandes exponentes argentinos en el mundo, con paso por grandes como el Benfica, Real Madrid, Manchester United y PSG, no tuviera, también, su momento de gloria con la camiseta de la Selección. “Me dicen ‘Quedate en París, tomando un café en frente de la Torre Eiffel’. Pero prefiero ir a Argentina y que me puteen millones, pero defender la camiseta”, había declarado el Fideo en un momento en el cual no era parte de las convocatorias de Lionel Scaloni.

“Fideeeeo. Fideeeeo”, cantó la Bombonera en la despedida de las Eliminatorias Sudamericanas. Ángel miró a la tribuna y, aguantando el llanto, le tiró un beso. “Fue el momento que deseaba hace años. No por la ovación, sino también por lo que logramos, porque la gente nos fue a ver con la ilusión y la alegría que tenemos nosotros mismos”, agregó el rosarino.

El momento de la definición top y el golazo para el 1-0 ante Brasil (EFE).

El momento de la definición top y el golazo para el 1-0 ante Brasil (EFE).

El Mundial será la última función de Di María con la Albiceleste y, aunque el trabajo todavía no terminó, Fideo puede mirar hacia el pasado con la alegría de sentir que todo valió la pena. El venir. El insistir. El intentar. El persistir. Hoy, independientemente de lo que pase en Qatar, Ángel tiene la recompensa que se merece: 45 millones de gracias.

Mirá también

SCALONI:
Subió a la Scaloneta

En la previa de la Copa América, el DT no terminaba de convencer en la opinión popular. A Brasil llegó tras un 1-1 vs. Chile y un 2-2 vs. Colombia en el que ambos iba ganando y se lo empataron. Ocampos y Foyth tuvieron minutos y luego no integraron la lista de 28 del torneo. Por eso, Lionel Scaloni era cuestionado pero él nunca cambió su discurso. Siguió firme y apostó por la base que desde el comienzo se afirmó y se coronó en el Maracaná. Y el DT decidió fuerte. Para esa gran final sacó a Nico González, que venía siendo titular todo el torneo, para dejarle el lugar nada menos que a Di María en el 11, que pagó con gol y título.

El abrazo de los Lioneles. Argentina volvía a ser campeón tras 28 años (AFP).

El abrazo de los Lioneles. Argentina volvía a ser campeón tras 28 años (AFP).

Con la final ganada y la racha de 28 años sin títulos en el olvido, llegó ese abrazo junto a Lionel Messi, que desató la alegría contenida por tanto tiempo en la Selección y lo que todo el país quería: ver a Messi feliz. Paralelo a lo que su equipo construyó en Brasil, el DT también escaló hasta convertirse en otro de los intocables. La famosa ‘Scaloneta’ terminó de tomar forma, el equipo sale de memoria, y ya liberado mejoró el funcionamiento. Consiguió la clasificación a Qatar cinco fechas antes, obtuvo la Finalissima con baile a Italia y llegó el invicto top de 33 PJ. Scaloni se consagró aunque su mensaje sigue siendo el mismo.

RODRIGO DE PAUL:
De Paul para todos

Si el Maracanazo marcó un antes y un después, Rodrigo De Paul es otro de los que está al tope de esa nueva vida. Jugador que debutó en la Selección en el inicio de la era Scaloni, estaba en los planes de pocos y prácticamente en la imaginación de nadie que rindiera lo que rindió. Siempre de buena performance en el equipo, en la Copa América terminó de explotar. Le puso el pase bárbaro a Di María en el gol y fue la otra gran figura de esa final por su muestra de fútbol pero también de carácter y de estar en todos lados a la hora de jugar pero también de darle una mano al equipo en el esfuerzo.

Rodri, feliz con el trofeo. La rompió toda en Brasil (Foto: Tato Pagano /Prensa AFA).

Rodri, feliz con el trofeo. La rompió toda en Brasil (Foto: Tato Pagano /Prensa AFA).

Y, desde que tuvo la Copa en sus brazos, todo cambió. En su carrera dio un salto del Udinese al Atlético Madrid y en lo personal se fue ganando el cariño de la gente. Su amistad con Messi, las fotos con los looks en cada convocatoria y su estilo bromista en cada oportunidad lo volvieron tendencia en redes al mismo tiempo que se convirtió en el jugador que suma más partidos sin perder en la historia con la celeste y blanca: 31 (superó los 30 de Ruggeri).

Hoy en boca de todos por su relación con la cantante Tini, cada vez que la gente lo ve en la calle se vuelve loca por el volante, el corazón del campeón.

Mirá también

DIBU MARTÍNEZ:
El Dibu de la gente

Emiliano Damián Martínez durante nueve años peleó para poder atajar. Siempre alternativa en el Arsenal y a préstamo en seis clubes diferentes, cuando le llegó la chance la rompió y el Aston Villa lo compró para hacerlo el arquero argentino más caro de la historia (21,5 millones de euros). Y si había alguna duda con el marplatense, la Copa América no sólo hizo que lo conocieran absolutamente todos, sino que también pasó a ser uno de los ídolos. De gran torneo, los penales en la semi ante Colombia y la frase “mirá que te como” se volvió lo más viral posible.

Manos clave en los penales y durante el torneo y que luego levantaron la Copa (AFP).

Manos clave en los penales y durante el torneo y que luego levantaron la Copa (AFP).

Toda Argentina habló de Dibu, más aún cuando respondió en la final y terminó dándole cariño al trofeo a su estilo… Con sólo ocho partidos en ese momento logró ser campeón con la Selección y siendo importantísimo. Una muestra de la preparación y confianza de un arquero que llegó en silencio y se volvió referente por su perfil alto, fue parte de publicidades y también capaz de decirle a su club que venía igual a jugar con Argentina cuando las restricciones de la pandemia se lo prohibían y surgió el conflicto vs. Brasil y Anvisa.

Como sea, Martínez consiguió que su arco no se discuta. Con 17 presencias, sin derrotas y sólo ¡cinco goles recibidos!, a Dibu le cambió la vida y se metió a la gente en el bolsillo.

Mirá también



Source link