Le ganó a Federer en Wimbledon y se alistó para defender a Ucrania del ataque de Rusia


A principios de enero, Sergiy Stakhovsky llegó a Melbourne para disputar la clasificación del Abierto de Australia. Apenas jugó un partido en tierras oceánicas: se despidió en su debut en la qualy ante el estadounidense J.J. Wolf y tras esa derrota, anunció su retiro de las canchas. Seguramente planeaba disfrutar los primeros meses como ex jugador junto a su familia. Pero el estallido de la guerra entre Rusia y su país lo hizo cambiar los planes. Se enlistó en el ejército y actualmente está en Kiev para defender la ciudad de la invasión del ejército de Vladimir Putin.

¿Quién es Stakhovsky? Tal vez poco conocido para el público argentino, es uno de los mejores jugadores de la historia de su país, detrás de Andriy Medvedev, ex número cuatro del mundo, y Aleksandr Dolgopolov, 13°. Nacido en la ciudad capital hace 36 años, llegó a ocupar el 31° lugar del ranking mundial a mediados de 2010, conquistó cuatro títulos ATP (Zagreb 2008, St. Petersburgo 2009 y ‘s-Hertogenbosch y New Haven 2010) y se anotó su victoria más resonante sobre el césped de Wimbledon. En la segunda ronda de la edición 2013 del Grand Slam británico, venció en cuatro sets a Roger Federer, por entonces tercero del ranking, y le cortó al suizo una racha de diez temporadas consecutivas llegando, al menos, a cuartos de final en el All England.

En los últimos años, lejos de su mejor nivel, alternó entre el circuito ATP y el Challenger Tour, sin grandes resultados. Y este año, finalmente, decidió bajarle el telón a su carrera. Una resolución fácil comparada a la que tomó hace unos días.

Stakhovsky consiguió su triunfo más resonante en Wimbledon 2013 ante Federer. Foto EFE/TOM HEVEZI

Stakhovsky consiguió su triunfo más resonante en Wimbledon 2013 ante Federer. Foto EFE/TOM HEVEZI

«Fue difícil, todavía no estoy seguro cómo llegué a tomar esta decisión. Creo que nadie debería tener que pensar en la opción de dejar a tu familia para ir a hacer lo que estoy haciendo. Me siento horrible por eso. Sé que es extremadamente difícil para mi esposa. Pero no podía hacer otra cosa. Es difícil explicar qué me motivó a venir, me resulta difícil hasta explicármelo a mí mismo», afirmó Stakhovsky en una entrevista con la radio británica BBC desde Kiev.

«Mi esposa no lo tomó muy bien, estuvo sin hablarme casi un día. No sé si algún día va a perdonarme. Mis hijos no saben que estoy acá. No entienden que hay una guerra, son muy pequeños para entender lo que está pasando. Lo más duro fue cuando el más pequeño, de tres años, me preguntó adónde iba. Solo pude decirle que volvería pronto. No sé qué les dijo después mi mujer. Quizás piensan que estoy en otro torneo de tenis», relató.

En charla con la emisora australiana RSN, el ex tenista contó que había estado en Ucrania días antes del comienzo de la invasión.

«Había un clima de tensión, pero nadie nunca pensó que esto iba a pasar. No se me pasaba por la cabeza que un país iba a invadir de manera tan violenta otro país soberano para ‘liberarnos de un régimen fascista, como dicen ellos. Es una locura que esto pase en el siglo XXI. Para mí, el razonamiento fue ‘O ayudo a mi país a sobrevivir, o ya no voy a tener un país para vivir», comentó.

Stakhovsky con su mujer y sus hijos, en una foto de hace dos semanas. "Mis hijos no saben que estoy acá", contó. Foto Instagram @stako_s

Stakhovsky con su mujer y sus hijos, en una foto de hace dos semanas. «Mis hijos no saben que estoy acá», contó. Foto Instagram @stako_s

El ex jugador contó que está en una «base» en Kiev y que, por ahora, no estuvo cerca de los bombardeos.

«No vi tanques, pero los escuché. También escuché aviones y explosiones, no muy lejos. Llegué hace poco a Kiev, así que no estoy seguro cuál va a ser nuestro objetivo aquí. Creo que trataremos de ayudar a la gente que necesita irse de la ciudad a un lugar más seguro. Hoy destruyeron 67 edificios en dos minutos, no sé cuántas víctimas dejó eso. Es una locura lo que está pasando», relató.

Y como había hecho cuando anunció que se uniría a la lucha, recalcó: «No soy soldado ni tengo entrenamiento militar. Sé cómo usar un arma. Realmente espero no tener que usarla. Pero si es necesario, la usaré».

Stakhovsky reveló que recibió muchos mensajes de apoyo de jugadores de tenis de todo el mundo, tanto del circuito ATP como de la WTA. Una de las que le envío fuerzas fue su compatriota Elina Svitolina, que se bajó de Monterrey y avisó que no volvería a jugar ante una rival rusa o bielorrusa hasta que las federaciones obliguen a los atletas de esas nacionalidades competir como «neutrales», una decisión que la ITF, la ATP y la WTA tomaron el martes

«¡¡¡Mucho respeto por Sergiy!!! Rezamos por vos», escribió la número 15 del ranking femenino en su cuenta de Twitter.

«Ver a un colega como Sergiy unirse al ejército para defender a su país golpea fuerte… el pueblo ucraniano es increíble», reflexionó en sus redes el australiano John Millman.

«Muchos dicen que es muy valiente lo que decidí hacer. Pero no sé si es valiente o no, porque dejar atrás todo lo que dejé, no sé si es coraje o es algo anormal. Pero el mundo del tenis me ha apoyado mucho. Recibí cientos de mensajes, ni siquiera pude responderlos todos. Muchos no lo hicieron públicamente, pero sí por privado. Muchas jugadoras del WTA Tour también», sostuvo.

El ex top 40 contó que ve a sus compatriotas muy motivados, mucho más que a los rusos.

«Solo los idiotas no tendrían miedo en esta situación. Pero el nivel de temor creo que llega al máximo cuando estás cruzando la frontera, porque entendés que no va a ser fácil volver hasta que la guerra finalice, casi imposible. Después te acostumbrás. Hoy veo a la gente, veo la energía, veo cómo tratan de ayudarse mutuamente, crear obstáculos para que los rusos no puedan pasar. Trabajan sin parar para derrotar el miedo. Creo que es lo mejor que se puede hacer», comentó Stakhovsky. 

Mirá también





Source link