Max Verstappen, el talento con cara de bebé que se le anima a todo y quiere robarle la corona a Hamilton


Tenía solo 17 años cuando en 2015 se subió a un Toro Rosso para debutar en la Fórmula 1 e irrumpió para romper récords. Rápidamente, se convirtió en el piloto más joven en conseguir puntos y también en el más chico en ganar un Gran Premio, a los 18 años y 228 días, cuando ya era piloto de Red Bull. Max Verstappen estaba llamado a ser el campeón más precoz pero los años pasaron sin que pudiera conseguirlo.

Hoy, con 24 años, dos meses y 10 días es un año mayor que Sebastian Vettel en su primer título, pero poco le importa. Este 2021 es el año de su consolidación y, tras liderar el campeonato (durante buena parte) hasta la penúltima fecha, puede coronar la temporada con el trofeo que más anhela y devolvérselo a las vitrinas de Red Bull luego de siete años de dominio de Mercedes.

Ganó 9 de las 21 carreras disputadas y luchó por la punta de un Mundial que cambió seis veces de manos y que no perdió desde el Gran Premio de Turquía, ni siquiera luego de que Hamilton ganara las últimas tres pruebas. Aunque llegan a Abu Dabi con los mismos puntos (369.5), una victoria más que el inglés le permite tener la ventaja en el match point.

Formula 1 - Max

“Los dos estamos aquí para ganar y haremos todo lo posible para ganar el campeonato. Creo que hemos corrido muy bien juntos todo el año, hicimos un gran espectáculo para todos al final del día, así que con suerte, por supuesto, podemos hacer lo mismo aquí. En mi caso, creo que llegué aquí tratando de hacerlo lo mejor, de estar mejor preparado y, por supuesto, tratando de ganar este fin de semana«, destacó el neerlandés, que lideró por primera vez tras reinar en Mónaco, en la quinta fecha.

Es que en el inicio Hamilton y Mercedes mantuvieron el reinado sin mayores inconvenientes, aunque conscientes de ese poderío de Red Bull materializado en el callejero. La lucha recrudeció y aparecieron los choques: en Silverstone, que terminó con Verstappen en el hospital y el inglés festejando un triunfo que en la siguiente carrera lo llevaría de nuevo a la punta- y en Monza, donde los dos quedaron afuera pero que le permitió al de Red Bull mantener el liderazgo una fecha más.

v1.7 0421

El mano a mano entre Verstappen y Hamilton en la Fórmula 1



Fuente: STATSF1
Infografía: Clarín

Ese neerlandés con cara de bebé que se le animaba a cualquier piloto y a cualquier circuito y que, por sus maniobras, se ganó el apodo de Mad Max estuvo más presente que nunca; incluso ganándose la especulación de que iba a ser el responsable de un choque en las últimas fechas. «Los medios empiezan a decir estas cosas, así que no tengo mucho más que comentar al respecto. Sé lo que hay en el código deportivo. Nadie necesita que se lo recuerden«, dijo tajante en la previa del GP de Abu Dabi.

Un año atrás, se despegó también de aquel seudónimo. «Nunca fui ‘Mad Max’. Simplemente soy Max, un piloto que trata de obtener el mejor resultado para su equipo«, remarcó cuando afrontaba su quinta temporada en la F1, una aventura que comenzó inesperadamente cuando tenía 16 años y una experiencia reducida al karting.

Pero la velocidad corría por sus venas. Hijo de un piloto de F1, Jos Verstappen, y de una madre (Sophie Kumpen) que también se destacó por su velocidad en el karting, Verstappen acumula ya 59 podios y 19 victorias en 140 presentaciones en el Gran Circo, al que llegó directamente y sin escalas desde el Europeo de F3.

La guía de Jos Verstappen y sus métodos violentos de enseñanza

Nacido el 30 de septiembre de 1997 en Hasselt, Bélgica, a 40 minutos del famoso circuito de Spa Francorchamps, pero nacionalizado neerlandés, Max recibió su primer karting a los 4 años y comenzó a competir a los 7, siempre guiado por su padre, que corrió 106 Grandes Premios en la Fórmula 1 entre 1994 y 2003, y sus métodos violentos.

«Abandonó su carrera para ayudarme. ¿Cuántos padres hacen esto? Puedes ver a muchos padres que disfrutan tanto de sus carreras que no tienen demasiado tiempo para sus hijos y estar involucrados. Pero mi padre hizo eso, y le estoy muy agradecido porque sin él yo no estaría aquí, eso seguro», destacó el actual líder de la F1 en una entrevista reciente.

Sus métodos no fueron pedagógicos. Según reveló en CarNext, Max tendría 8 o 9 años cuando un miércoles de invierno lo retiró de la escuela, lo llevó al circuito local y lo hizo probar pese al dolor que le causaba el frío. «Estaba helado. Entonces, prendí la calefacción en la camioneta para que él pudiera calentarse. Dimos diez vueltas y él se quejaba del frío y le dije ‘ok, ve a calentarte’. Pasaron tres minutos y no volvía. ‘Todavía tengo frío’, me dijo. ‘No me importa, maneja’, le respondí. Él no podía mover sus dedos pero no me importaba, yo quería testear cosas porque estaba construyendo motores, haciendo cambios en el chasis y cosas así, y quería ver los resultados, porque quería avanzar», contó.

También por su influencia, Max Verstappen aprendió de niño aquel análisis de datos que juega un rol clave en la F1 actual. «Eso es lo que mi padre me enseñó -explicó-. A veces cambiaba algo en el kart pero no me decía qué y luego yo tenía que sentir lo que estaba haciendo. Y así es como logramos una buena comprensión de las piezas nuevas que se incorporan al automóvil. Fue él quien también me dijo: ‘Si no sientes nada, no digas nada; no mientas’. Para ser honesto, si colocan un nuevo alerón delantero, no necesito mirar los datos. Salgo y lo pruebo. Entonces, los datos son solo para que los ingenieros los vean y confirmen lo que dije. No necesito abrir mi notebook para decirlo».

«Mira a sus compañeros de equipo. Gasly, Albon y ahora Pérez no son cualquiera. Pero de alguna manera Max está haciendo algo excepcional. En Red Bull también ven lo bueno que es. Quizá no debería decirlo, pero Max hace que el coche parezca mejor de lo que realmente es. Si pones a Max y a Lewis en el mismo coche, no hay duda en mi cabeza de quién sería mejor. Pero esperamos que Red Bull le dé el material para demostrarlo de verdad», dijo cuando se habían corrido cuatro carreras esta temporada. Dos después, su hijo era el líder del campeonato.

f1 formula uno verstappen 1

Llegar a la F1 sin ser «el hijo de»

Sin embargo, Max Verstappen no entró a la Fórmula 1 por ser el hijo de Jos Verstappen. En su meteórico ascenso, tras el título mundial de karting de 2013 y solo una temporada en la F3 Europea en 2014, fueron clave el entusiasmo mostrado por Dieter Mateschitz, máximo accionista de la marca de bebidas energizantes Red Bull, y los elogios de Helmut Marko, el director del Programa de Desarrollo de Pilotos Jóvenes en el que estaba desde 2013, que lo consideró “un piloto de los que aparecen uno cada diez años”.

Así fue como a sus 16, en agosto de 2014, Verstappen fue confirmado para reemplazar a Eric Vergne en Toro Rosso la temporada siguiente y un día antes de cumplir los 17 recibió de regalo la superlicencia para correr en Fórmula 1. Unos días después, se subió por primera vez a un monoplaza para los entrenamientos iniciales del Gran Premio de Japón. “Mi papá ya me anticipó que Suzuka es un circuito muy difícil y por eso no voy con la idea de romper récords sino con la intención de experimentar nuevas sensaciones», contaba entonces.

f1 formula uno verstappen 2

El 15 de marzo de 2015, con 17 años, 5 meses y 15 días el neerlandés quebró la marca que desde 2009 atesoraba el español Jaime Alguersuari con 19 años, 4 meses y 3 días y se transformó en el debutante más joven de la F1. En el siguiente Gran premio, en Malasia, consiguió ser el más chico en puntuar, al quedar séptimo con 17 años, 5 meses y 27 días.

Lejos del rendimiento de un rookie promedio, Verstappen cerró su primera temporada con 49 puntos y estuvo dos veces al borde del podio (4° en Hungría y Estados Unidos). Al año siguiente, después de cuatro carreras, Red Bull lo promovió al primer equipo -relegando a Toro Rosso al ruso Daniil Kvyat- y él respondió con su primer triunfo y un nuevo récord histórico.

El 15 de mayo de 2016, en un GP de España marcado por el choque entre Hamilton y Nico Rosberg que dejó a los dos Mercedes fuera de competencia, el neerlandés inscribió su nombre como el piloto más joven en ganar una carrera de F1, con 18 años, 7 meses y 15 días, sólo 24 carreras después del debut.

f1 formula uno verstappen 3

“¿Se dan cuenta de que corrí contra su padre?”, bromeaba Kimi Raikkonen, quien lo escoltó con su Ferrari entonces y en Abu Dabi se retirará. El podio lo completó Sebastian Vettel, quien había ganado el Gran Premio de Italia de 2008 con 21 años, 2 meses y 11 días, y en ese entonces había superado al español Fernando Alonso, que en el Gran Premio de Hungría de 2003 venció con 22 años y 26 días.

“Se siente increíble. No puedo creerlo, fue una súper carrera. Debo dar las gracias al equipo por darme un coche tan bueno y a mi padre, quien me ayudó desde muy chico para conseguir esto”, dijo aquel joven Verstappen, que rompía entonces con la hegemonía que Mercedes había impuesto con Rosberg, ganador de las primeras cuatro carreras de la temporada y las tres últimas de la anterior. ¿Podrá ahora también con Hamilton?

Sin dudas, es la temporada en la que más cerca está de conseguirlo. En la de 2017 muchos especulaban con que también sería el campeón más joven de la historia pero, sin Rosberg, la pelea a Hamilton se la dio Vettel con la Ferrari, al igual que en 2018, cuando el inglés logró sacar una ventaja mucho antes para igualar a Fangio en la conquista de su quinto título.



Source link