Murió un boxeador tras sufrir un brutal nocaut y todas las críticas apuntan al árbitro que no detuvo la pelea



La muerte del boxeador zimbabuense Taurai Zimunya (24) a causa de las lesiones que sufrió durante un combate celebrado este domingo en la ciudad Harare volvió a poner a la deporte de los puños en el ojo de la tormenta. En especial al árbitro de la pelea, quien no detuvo la contienda a tiempo para evitar un castigo totalmente innecesario y que terminó siendo fatal.

¿Qué pasó? Transcurría el tercer round de la pelea de la categoría súper gallo pactada a seis asaltos contra Tinashe Majoni (22), cuando Zimunya cayó desplomado luego de una seguidilla de golpes que le propinó su rival.

El joven ya venía pasándola mal durante el combate. Pero fue en esa vuelta cuando recibió varios golpes consecutivos en la cabeza y quedo indefenso, con la guardia baja y tirando guantazos al aire mientras Majoni no paraba de acertar plenos en su cabeza. La situación pasó inadvertida para el juez que no frenó el combate hasta que Zimunya, tambaleante, perdió la vertical.

Pese a ser trasladado al centro médico de la capital en forma inmediata, nada pudieron hacer los médicos para evitar el trágico final. El malogrado boxeador, que nunca recuperó la consciencia, sufrió una hemorragia cerebral que días más tarde le causó la muerte.

La pelea, que fue fiscalizada por la Junta Nacional de Control de Boxeo y Lucha de Zimbabue (ZNBWCB), formó  parte de un festival organizado por el Otto Boxing Club que se promocionó bajo el nombre de “Rise of Champions”. Hubo otros nueve combates.

El secretario general de la ZNBWCB, Lawrence Zimbudzana, advirtió que tiene previsto iniciar una investigación para determinar si, tal como muestran las imágenes que recorren el mundo, hubo mala praxis del árbitro de la contienda.

«Por ahora nos centraremos en el entierro, y luego nos sentaremos a estudiar los problemas», dijo Zimbudzana durante el funeral en declaraciones difundidas por BBC Sport África.

La ZNBWCB aseguró, no obstante, que «se siguieron todos los procedimientos médicos necesarios y se prestó asistencia médica de urgencia en el lugar de los hechos antes de trasladarlo al hospital».

Se trata de la primera muerte en el país africano de un boxeador a partir de los golpes sufridos en un combate. El deseo es que sea también la última.





Source link