Novak Djokovic dio su versión sobre las fotos que se sacó en público cuando tenía coronavirus


Mientras espera la resolución definitiva sobre su permanencia en Australia, que es exclusiva responsabilidad del ministro de Inmigración, Alex Hawke, el serbio Novak Djokovic volvió a manifestarse públicamente en relación a la polémica generada alrededor de su ingreso al país oceánico con una exención médica y sin dar precisiones sobre su vacunación contra el coronavirus.

El número uno del tenis mundial justificó su presencia en un evento en Belgrado, donde se tomaron fotos que se publicaron en redes sociales, y admitió haberse reunido con un periodista cuando sabía que estaba contagiado de coronavirus.

En paralelo, reconoció que le brindó una declaración falsa al gobierno australiano sobre su historial de viajes antes de volar a Melbourne, aunque culpó a su representante.

Pese a estas confesiones, Djokovic no ocultó su malestar por la «desinformación» que a su entender se propagó a través de las distintas versiones que circularon sobre sus apariciones públicas, después de la prueba de Covid-19.

Sus comentarios están incluidos en una declaración subida a su perfil de Instagram, en la que abordó las polémicas en torno a sus intentos de disputar el Abierto de Australia, certamen que ganó en nueve ocasiones, sin estar vacunado.

Djokovic aseguró que se sometió el 16 de diciembre, el día en que el servicio postal serbio lanzó una serie de estampillas en su honor, a una prueba para detectar el Covid-19.

El resultado se conoció un día más tarde, cuando participó de un evento para jugadores jóvenes en la capital de su país, en el que fue fotografiado. La entrevista, en tanto, fue el 18.

«Era asintomático y me sentía bien, y no recibí la notificación de mi test PCR positivo hasta después de ese evento (con jóvenes)», precisó la raqueta número uno del mundo, quien apuntó también que se sometió previamente a pruebas de antígenos por precaución, los cuales dieron negativo.

Mientras aguarda una definición sobre su situación en Australia, el serbio se entrena. Foto Loren Elliott/Reuters

Mientras aguarda una definición sobre su situación en Australia, el serbio se entrena. Foto Loren Elliott/Reuters

Luego, explicó las razones por las cuales decidió conceder una nota a un prestigioso medio francés, pese a conocer el resultado positivo de su testeo.

«Me sentí obligado a acudir a la entrevista con L’Equipe para no dejar tirado al periodista, pero mantuve distancia social y mascarilla todo el tiempo, excepto durante las fotografías. Al regresar a casa me aislé y reflexioné. Cometí un error de juicio y admito que tuve que posponer la cita», apuntó el deportista.

El serbio, de 34 años, instó a los medios a que se corrija la información errónea publicada respecto a sus actividades, «en particular en lo que se refiere a la preocupación generalizada de la comunidad por mi presencia en Australia, y para abordar asuntos que son muy hirientes y preocupantes para mi familia«.

Djokovic, quien espera poder defender su título en el Abierto de Australia a partir del día 17, también aseguró que su agente cometió un «error humano» al rellenar el casillero sobre los viajes que realizó el deportista en los 14 días previos a su llegada al país oceánico.

El tenista ingresó la semana pasada a Australia con una exención médica por no estar vacunado. Sin embargo, por decisión de las autoridades de ese país, en el marco de la lucha que lleva adelante para impedir la propagación del coronavirus, permaneció cuatro días recluido en un hotel de esa ciudad, hasta que un juez ordenó su liberación y la devolución de su visado.

"Me sentí obligado a acudir a la entrevista", dijo sobre su cita con un medio francés. Foto James Ross/EFE

«Me sentí obligado a acudir a la entrevista», dijo sobre su cita con un medio francés. Foto James Ross/EFE

Tras conocer esa resolución judicial, Djokovic llevó a cabo dos sesiones de entrenamiento en Melbourne Park, lo que demuestra que tiene decidido continuar trabajando, con la cabeza puesta en alcanzar el 21º Grand Slam de su carrera, y superar así a Rafael Nadal y Roger Federer.

La última palabra la tiene Alex Hawke

Sin embargo, hasta este martes, el ministro australiano de Inmigración, Alex Hawke, consideraba «a fondo» la situación del tenista. En un escueto comunicado de la oficina de Hawke, se subrayó que el ministro «está considerando si cancelar el visado de Djokovic» mediante el uso que le concede el artículo 133C(3) de la Ley de Inmigración australiana.

Las autoridades de inmigración investigan -según medios australianos- si el tenista mintió a su entrada a ese país oceánico cuando aseguró que no había visitado ningún tercer país las dos semanas previas, lo que podría conllevar que su visado fuera cancelado de nuevo.

El número uno del mundo estuvo entrenando en unas instalaciones en Sotogrande (Cádiz), según sus redes sociales, y viajó desde Málaga hacia Australia, según el presidente del Comité Olímpico serbio, Borizadr Maljkovic.

El tenista, que voló el día 4 de enero haciendo escala en Dubái, pudo haber pasado la Navidad en Belgrado, según algunas fotos en las redes sociales.

Las leyes australianas consideran como una «ofensa seria» una declaración falsa y que puede acarrear una pena máxima de hasta doce meses de cárcel.

Con información de EFE y AFP

DB​



Source link