por qué en 2022 Verstappen no tuvo rival y qué necesita para ser campeón en Singapur


Cinco triunfos en las últimas cinco carreras (el último, el domingo, en Monza), once festejos en las 16 que se llevan disputadas y una diferencia de 116 puntos sobre su máximo rival en la lucha por el título, cuando quedan 164 en juego en las últimas seis fechas. El dominio de Max Verstappen en la temporada 2022 de la Fórmula 1 es arrollador. El neerlandés manda con un ventaja tan grande que podría asegurarse el bicampeonato en la próxima cita, en Singapur, dentro de tres semanas. Un escenario casi inmejorable para el piloto de Red Bull, que nadie se hubiera animado a pronosticar a finales del año pasado o, incluso, tras los primeros Grandes Premios del presente campeonato. Pero que hoy parece el más lógico. 

Verstappen conquistó su primer título en la categoría reina en la última carrera del pasado campeonato, con una agónica victoria tras superar a Lewis Hamilton en la última vuelta de Abu Dhabi. Ese final épico y polémico hacía imaginar un mundial 2022 con el neerlandés y el británico, de Mercedes, como grandes protagonistas. A principios de este año se presentaron los renovados monoplazas, adaptados a un nuevo reglamento técnico. Ferrari deslumbró con su F1-75 en los entrenamientos de pretemporada y parecía que el campeonato tendría, entonces, tres equipos fuertes. Pero mucho cambió desde entonces.

f1 campeonato pilotos tabla posiciones 2022

Charles Leclerc confirmó en el arranque del calendario que el nuevo coche de la Scuderia estaba para dar pelea: se anotó un 1-2-1 en las primeras tres carreras en Bahréin, Arabia Saudita y Australia y le sacó 46 puntos a Verstappen, que ganó en suelo árabe pero abandonó en las otras dos. El neerlandés sufría por entonces con la fiabilidad de su coche, que parecía tener problemas en la unidad de potencia.

Pero justo antes de la cuarta cita, el GP de Emilia Romagna, Red Bull identificó el problema: una falla en el sistema de combustible, provocado por el porpoising, ese rebote consecuencia del efecto suelo que le dio dolores de cabeza a más de un equipo. Solucionado el inconveniente, el RB18 empezó a rendir cada vez mejor en la pista y Verstappen se cansó de subirse al podio.

Ganó esa fecha en Imola, repitió en Miami y en Catalunya, sumó un tercer lugar en Mónaco y luego hilvanó dos triunfos en Azerbaiján y Canadá. Y así transformó esa desventaja de casi 50 puntos que le había sacado Leclerc en una de 49 a su favor sobre el monegasco, que había caído incluso al tercer lugar, detrás de Sergio Pérez, compañero de Mad Max.

Es que el de Ferrari recorrió el camino inverso al del neerlandés. Su coche pasó de ser el mejor de la parrilla a uno de los que más problemas de fiabilidad presenta. Y los desperfectos mecánicos y en la unidad de potencia le costaron a él y a su compañero Carlos Sainz algunos abandonos. Además, algunos errores  y decisiones cuestionables de su equipo terminaron saliéndole caros al monegasco, quien en las última doce fechas solo ganó una carrera  (Austria, el 10 de julio) y sumó otros tres podios (segundo en Miami y el domingo, en Italia, y tercero en Países Bajos, siempre detrás de Verstappen).

Leclerc arrancó fuerte el campeonato, pero los problemas de su auto y los errores de su equipo le costaron caro. Foto REUTERS/Jennifer Lorenzini

Leclerc arrancó fuerte el campeonato, pero los problemas de su auto y los errores de su equipo le costaron caro. Foto REUTERS/Jennifer Lorenzini

En Monza largó desde la pole, pero no pudo sostener la posición frente a un imparable Verstappen, que partió séptimo tras ser penalizado con cinco posiciones por haber cambiado su motor más veces que lo permitido, e igual lo superó en pista. Fue clave la estrategia de Red Bull, que hizo una sola parada en boxes, contra dos de Ferrari. Pero también fue clara la superioridad del auto del neerlandés. 

«Teníamos un coche más rápido. Creo que habríamos ganado la carrera de todos modos, aún si ellos no paraban la segunda vez», comentó Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull. 

¿Qué pasó con Hamilton? Mercedes fue el que más sufrió por el porpoising en el inicio del campeonato y eso condicionó mucho las actuaciones del británico, que hasta padeció fuertes dolores en la espalda por el rebote. El heptacampeón llegó a decir que el W13 era «el peor auto que había manejado en la F1». Toto Wolff, director del equipo, afirmó que no se merecían a un piloto como Lewis y hasta le pidió disculpas en más de una ocasión por el coche que le habían construido.

Hamilton sufrió demasiado con los problemas de porpoising de su coche. Foto CHRISTIAN BRUNA / POOL / AFP

Hamilton sufrió demasiado con los problemas de porpoising de su coche. Foto CHRISTIAN BRUNA / POOL / AFP

A la escudería alemana le costó encontrarle la vuelta al nuevo diseño de su monoplaza y Hamilton se subió a un solo podio en las primeras ocho fechas (fue tercero en la primera, en Bahréin). Recién en la novena, en Montreal, el británico volvió a ser competitivo en pista: terminó tercero detrás de Verstappen y Sainz y aseguró que sentía que se «estaban acercando». Pero a esa altura del campeonato, el neerlandés ya tenía 150 puntos y él, apenas 62.

Después sumó dos segundos puestos y otros dos terceros, pero tras el parate de verano, no volvió al top 3 (abandonó en Bélgica, fue cuarto en Países Bajos y quinto en Monza). Sin regularidad -y todavía sin ninguna victoria- nunca pudo ser el rival que se esperaba para el de Red Bull.

Los problemas de Ferrari y de Hamilton le allanaron el camino a Verstappen. Y el neerlandés, con un coche superior, que vuela en todas las pistas, un talento extraordinario y el respaldo de un equipo que viene acertando todas las estrategias, se fue afianzando cada vez como el gran dominador del campeonato. Al punto que, a seis fechas del final, parece imposible que se le escape el título. 

¿Qué tiene que hacer Verstappen para gritar campeón en Singapur?

Tras el triunfo en Monza, en la casa de Ferrari, Verstappen manda en el campeonato con 335 puntos. Leclerc marcha segundo con 219 y más atrás aparecen el Checo Pérez (compañero de Mad Max), con 210; George Russell, con el otro Mercedes y 203; Sainz, con 187; y Hamilton, con 168. Quedan 164 unidades en juego y el de Red Bull tiene al alcance de la mano el bicampeonato, que podría asegurarse en la próxima fecha, en Singapur el 2 de octubre.

«Max está en una posición fantástica. Pero es mucho pedir que gane todas las carreras que quedan. Singapur tiene el trazado con más curvas del calendario, está lleno de baches y es un circuito urbano. Debe ser una de las carreras más difíciles», anticipó Horner, aunque también reconoció que su coche «está rindiendo muy bien en diferentes circuitos».

Más allá de la cautela del jefe de Red Bull, a nadie le sorprendería que Verstappen se subiera a lo más alto del podio en el circuito callejero de Marina Bay, con lo que llegaría a los 360 puntos. En ese caso Leclerc debería terminar octavo, como peor resultado, para seguir con chances (quedaría a 137, con 138 aún por repartir).

Verstappen y Leclerc podrían definir el campeonato en Singapur. Foto REUTERS/Jennifer Lorenzini

Verstappen y Leclerc podrían definir el campeonato en Singapur. Foto REUTERS/Jennifer Lorenzini

Si el de Red Bull gana en Singapur y se lleva además el punto extra por el récord de vuelta, obligaría al monegasco a terminar séptimo para no despedirse de la lucha por el título.

Una actuación tan floja del de Ferrari, que viene de dos podios seguidos y hace cuatro fechas que no baja del sexto lugar, es posible, aunque no muy probable. Tampoco es imposible que el neerlandés no gane la próxima carrera. Por eso, no sorprendería que la pelea por el título se extienda hasta Japón, siete días después. 

Y en tierras niponas, las chances de Verstappen son mucho mayores. Suponiendo que en Singapur se repita el resultado de Monza -el neerlandés primero y el monegasco segundo, con vuelta rápida-, llegarían a Suzuka separados por 122 puntos. Y a Mad Max le alcanzaría con ser segundo y hasta tercero, aún si su rival gana esa carrera con el récord de vuelta.

La combinaciones de resultados que podrían definir el campeonato con anticipación sin muchas. Por ahora, lo único cierto es que Verstappen está en una posición casi inmejorable, que todo depende de él y que, si firma una gran actuación en Singapur y Leclerc no suma mucho, el neerlandés podría irse de Marina Bay con el título bajo el brazo. 

f1 formula uno campeonato constructores posiciones equipos 2022



Source link