Ramiro Enrique tuvo una actuación inolvidable y Banfield volvió a festejar en la Bombonera tras 13 años


Lleva un nombre pesado y un parecido notorio con su papá. Ramiro es el hijo del Negro Héctor Enrique, campeón con Argentina en México 86, y el delantero de Banfield al que la Bombonera no intimidó; al contrario, convirtió dos goles en menos de cinco minutos y amenazó con otros dos, que solo las atajadas de Javier García pudieron evitar.

Apenas un tiempo le alcanzó a Enrique, de 21 años, en hacerse ver. A los 11 minutos, mientras Boca dominaba pese a poner los suplentes pensando en el partido de vuelta de la Copa Libertadores del martes contra Corinthians tras el 0-0, Enrique probó al arco pero García le ahogó el grito, como hizo dos minutos más tarde. Entonces, Enrique no definió bien, la pinchó y la pelota dio en el pecho del arquero.

Ramiro Enrique celebra en la Bombonera. (AFP)

Ramiro Enrique celebra en la Bombonera. (AFP)

Pero ya había avisado y no iba a volver a tomar decisiones equivocadas. Ubicado peligrosamente entre los centrales de Boca, comiéndole la espalda a Sandes, aquel de buen partido hace apenas tres días en Brasil-, y jugando al límite de la línea del offside, el hijo del Negro sabía que si tenía paciencia, las oportunidades volverían a aparecer. Y así fue, después de habilitar a Giuliano Galoppo en la tijera para el 1-0 a los 21 minutos.

Tras perforar la última línea de Boca y meter ese centro desde la derecha del primer gol, Enrique volvió a castigar a Boca; esta vez por su propia definición A los 33, un cambio de frente para Agustín Urzi terminó en el centro al segundo palo, donde Enrique marcó el pase y se lanzó con su pie derecho hacia adelante para anotar el 2-0 y su segundo gol consecutivo, tras aquel a Barracas Central de la fecha pasada.

Enrique señala al cielo tras su doblete. (AFP)

Enrique señala al cielo tras su doblete. (AFP)

Menos de cinco minutos después, Enrique fue pura potencia, aunque debió esperar para festejar porque el gol fue revisado por el VAR por un posible offside. Es que el hijo del Negro, acostumbrado a aprovecharse de la última línea -que acumuló errores en esa jugada-, apareció otra vez recostado en la derecha para fusilar a García y anotar su séptimo gol en una incipiente carrera que comenzó el año pasado.

«Muy contento, es mi primer doblete«, remarcó después del partido la figura que con sus goles le dio el triunfo a Banfield en la Bombonera después de 13 años. «Muy contento más que nada contento con el triunfo. Estamos trabajando mucho y entrenando para demostrar que sabemos y que somos un gran equipo. Tenemos que seguir así, con los pies sobre la tierra y sin bajar los brazos», agregó en ESPN.

Ramio Enrique debutó con solo 19 años en el 2-0 a Racing del 12 de febrero, aunque su primer gol llegó recién el 7 de noviembre de 2021, cuando le convirtió a Gimnasia en el Bosque. Las siguientes víctimas fueron Vélez, San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, Godoy Cruz en Mendoza, Estudiantes -hasta el año pasado-, Unión, Barracas Central y Boca, en este 2022.

Este viernes brilló y el Taladro volvió a festejar en la Bombonera después del 3 de mayo de 2009, cuando se impuso por 3-2, unos meses antes de la histórica coronación en el Torneo Apertura.

Caras largas. De los jugadores de Boca y su entrenador tras una derrota histórica con Banfield. Foto Juano Tesone

Caras largas. De los jugadores de Boca y su entrenador tras una derrota histórica con Banfield. Foto Juano Tesone



Source link