sin Podoroska, pero con muchas promesas el circuito femenino vuelve a la Argentina luego de 34 años


Después de 34 años de espera, el circuito WTA desembarca de nuevo en Argentina. Este lunes comenzará a disputarse el cuadro principal del Argentina Open, el primer torneo del tour femenino que se jugará en nuestro país desde diciembre de 1987, cuando una Gabriela Sabatini de solo 17 años conquistó su quinto título profesional en el Buenos Aires Lawn Tennis.

Esas mismas canchas del mítico club porteño recibirán esta semana la acción del torneo, que perdió hace unas semanas a su máxima atracción, Nadia Podoroska, la mejor argentina de la actualidad, quien se bajó por lesión; pero que contará con otras diez raquetas celestes y blancas y podría significar un envión grande para las jugadoras nacionales que están luchando llegar al máximo nivel y para el desarrollo del tenis femenino en general.

«Estoy seguro de que este será el comienzo de algo hermoso para el tenis femenino de Argentina. Tener un WTA implica crecimiento y mayores oportunidades para todas las chicas de la región. Para nosotros es un orgullo poder decir que tenemos también un Argentina Open para las mujeres. Esperamos que el torneo sirva como plataforma para el desarrollo», comentó Martín Jaite, director del certamen.

Basta revisar el main draw para darse cuenta de lo acertada de la lectura de Jaite. De las diez argentinas que entraron al torneo, ocho tendrán su debut absoluto en un evento del WTA Tour. La única que ya disputó un cuadro principal en este nivel fue Martina Capurro Taborda, 23 años, quien en 2016 perdió en la primera ronda de Florianópolis, tras pasar por la clasificación. La 878ª del ranking fue una de las que superó la qualy en el BALTC este domingo.

Lourdes Carlé, la mejor tenista nacional del cuadro (271ª), quien ingresó tras la baja de Podoroska, jugó en julio pasado la fase previa en Praga, su única experiencia en el circuito mayor.

Las otras argentinas nunca se presentaron ni siquiera la qualy de un WTA. Ellas son Victoria Bossio (441ª); Jazmín Ortenzi (693ª), Julieta Estable (906ª) y Sofia Luini (1.221ª), tres de las invitadas de la organización; y las junior Solana Sierra (1.195ª), que recibió también una wild card, Sol Faga, Luciana Moyano y Victoria Burstein.

Para las últimas tres de esa lista, quienes ingresaron al cuadro al ganar sus partidos de la clasificación, el certamen representará la chance de sumar sus primeros puntos para el ranking mundial, en el que todavía no figuran. 

Solana Sierra, semifinalista en el US Open Junior, recibió una de las wild cards del torneo. Foto Andrew Ong-USTA

Solana Sierra, semifinalista en el US Open Junior, recibió una de las wild cards del torneo. Foto Andrew Ong-USTA

«Como exjugadora sé lo difícil que es para las argentinas poder llegar a los mejores lugares del ranking. La posibilidad que este torneo representa para ellas es enorme. Esperamos que sirva para continuar el crecimiento integral del deporte en el país», reflexionó Florencia Labat, vocal de la AAT.

Quien llegó a estar 26ª en el ranking mundial recordó así las dificultades que enfrentan las tenistas argentinas y sudamericanas para afianzarse en el alto nivel, por la lejanía con los centros más importantes de competencia -Europa y Estados Unidos- y los costos que implican los viajes a esos lugares, que raramente se llegan a cubrir con los premios de los torneos.

Hasta este año, la única parada habitual del circuito WTA en Sudamérica era Bogotá (a principios de abril, sobre polvo de ladrillo). Extendiendo la mirada hacia toda Latinoamérica, se sumaban dos torneos en México, en marzo y sobre canchas duras.

Buenos Aires llegó junto a Montevideo, que se disputará del 15 al 21 de este mes, para sumar unas citas más y comenzar a llenar el vacío de eventos femeninos sudamericanos en la segunda mitad de la temporada, ocupada hasta este 2021 exclusivamente por certámenes del ITF Women’s Tour.

Y más allá de darles más chances de competencia a las jugadoras que, como Carlé o Bosio, buscan crecer y afianzarse en el profesionalismo; servirá también como trampolín para que otras den sus primeros pasos en ese nivel y como plataforma para incentivar el desarrollo del tenis femenino, una de las prioridades que habían planteado Agustín Calleri y su equipo cuando asumió al frente de la AAT en mayo de 2018.

En relación a ese último punto, la baja de Podoroska fue un golpe duro. La rosarina, 84ª del mundo, había sido anunciada como máxima favorita, pero finalmente no jugará el torneo por una molestia física que viene acarreando desde hace varios meses.  

El torneo perdió así a su cara visible y a un nombre que prometía movilizar mucho. Es que la Peque, además de jugar bien al tenis, tiene carisma y mucha llegada al público. Y sus grandes campañas en las últimas temporadas -con el oro en los Panamericanos de Lima y la semifinal de Roland Garros 2020- no solo impactaron mucho en el tenis nacional, sino que jugaron un papel clave para el regreso del circuito a nuestro país.

Sin embargo, desde la organización confían en que la ausencia de Podoroska -que sí participó este domingo del Family Day en el BALTC, en el que firmó autógrafos y se sacó fotos con los chicos- no opacará la fiesta que se vivirá en el BALTC. Porque el WTA Tour está de regreso en nuestro país, con todo lo que eso significa para el tenis celeste y blanco de hoy y de mañana.

Seis argentinas a la cancha

La acción del cuadro principal del Argentina Open (polvo de ladrillo; 115 mil dólares en premios) se pondrá en marcha este lunes con seis argentinas en cancha.

Jazmín Ortenzi enfrentará, desde las 10, a la chilena Daniela Seguel (236ª del mundo). A las 11 será el turno de Luciana Moyano, 16 años y 147ª del ranking junior de la ITF, quien jugará con la francesa Diane Parry, 194ª de la WTA y séptima favorita. A continuación, Julieta Estable se medirá con la húngara Panna Udvardy, 139ª y quinta preclasificada.

Mayar Sherif arrancará como la máxima favorita al título. EFE/EPA/JASON O'BRIEN

Mayar Sherif arrancará como la máxima favorita al título. EFE/EPA/JASON O’BRIEN

No antes de las 14.30, Solana Sierra, quien esta temporada fue semifinalista en juniors en el US Open, y Sol Faga protagonizarán un duelo celeste y blanco, que le bajará el telón a la acción de la jornada en la cancha central. Y cerca de las 15.30, Sofia Luini irá ante la rusa Elina Avanesyan (307ª).

Las otras argentinas debutarán el martes. Victoria Bosio lo hará ante la georgiana Ekaterine Gorgodze (sexta cabeza de serie); Lourdes Carlé, frente a la griega Despina Papamichail (octava); Victoria Burstein, ante la brasileña Carolina Alves; y Martina Capurro Taborda, frente a la rumana Irina Bara (cuarta).

Tras la baja de Podoroska, las máximas favoritas del torneo será la egipcia Mayar Sherif, 64ª del mundo y quien jugará en primera ronda con la española Andrea Lazaro García, y la brasileña Beatriz Haddad Maia, 91ª, que arrancará ante la colombiana Emiliana Arango

Mirá también

Mirá también





Source link