Troyansky no se guardó nada en su festejo y lo terminaron corriendo hasta el túnel


Había tiempo para patear el penal y nada más. En rigor, hubo lugar para patearlo de nuevo porque Javier García se adelantó en el primer intento de Franco Troyansky desde los 11 metros. Tras la vista del VAR, el árbitro Yael Falcón Pérez indicó que se repitiera el tiro. Esta vez el futbolista de Unión la clavó en un ángulo y comenzó un festejo alocado que terminó mal.

Lo primero que hizo fue sacarse la camiseta en su corrida hacia el alambrado. Sí, hacia el alambrado donde obviamente estaban los hinchas de Boca, como en cada una de las ubicaciones de la Bombonera. Frente a la mirada de los fanáticos, el punta extendió la camiseta de Unión, con los colores de River, claro, y la mostró mientras todavía gritaba el gol.

Cuando llegaron sus compañeros no fue para abrazarlo, sino para protegerlo de algunos auxiliares e incluso futbolistas de Boca que se lo querían comer crudo. Lo arrinconaron, le tiraron algunas piñas y tuvieron que agarrar a Fabbra entre dos, porque quería hacerle entender a Troyansky su «falta de respeto».

Troyansky se pone la camiseta y se escapa al vestuario. Foto: Fernando de la Orden

Troyansky se pone la camiseta y se escapa al vestuario. Foto: Fernando de la Orden

Villa pedía justicia: le reclamaba al árbitro algún tipo de sanción por haber mostrado la camiseta de Unión a la tribuna de Boca. Mientras tanto, Troyansky corría hacia el túnel para salvar su pellejo.

Ahí, en la boca del túnel, se permitió un último festejo -enérgico- para demostrar a los plateístas detrás del acrílico que seguía con ganas de  gritar el gol que le permitió al equipo de Santa Fe llevarse los tres puntos. Eso sí, a esa altura, ya tenía la camiseta puesta. 





Source link