Villa Dálmine le ganó un partidazo a Chicago y respira


Villa Dálmine ganó y respira un poco. No salió del descenso pero al menos tomó aire. En un partido donde la polémica fue partícipe en todo momento, tras el mal arbitraje de Carrera, que inventó dos penales inexistentes. El primer fallo estuvo en el penal a favor de Dálmine, cuando el foul era en ataque. Luego se equivocó al dar un supuesto golpe por la espalda a Miracco que no ocurrió. Además en el segundo tiempo, no expulsó al jugador de Chicago cuando era último hombre y Haberkon se iba solo para el gol.

Mirá también

Mirá también

Matías Molina la figura del partido.

Matías Molina la figura del partido.

Mirá también

Mirá también

Dálmine se mantuvo siempre arriba en el marcador pese a que Chicago siempre empujó. Un partidazo desde las emociones. Una lluvia de goles. De área a área. Ambos corrían con la necesidad de sumar tras la mala racha sin conocer la victorias para los dos. Apenas iban diez minutos de comenzado el encuentro y ya el partido estaba 2 a 1 a favor del Viola. Charpentier había descontado para la visita.

Mirá también

Mirá también

Se fueron al descanso, con el partido igualado 3 a 3. Eso sí, a pesar de tantos goles, fueron concretados más por las falencias defensivas que por méritos propios de los equipos. Errores infantiles en la defensa bastante seguidos. Los tres puntos podían caer para cualquier lado… Y al final se lo llevó el local. 

Mirá también

El festejo de Camisassa.

El festejo de Camisassa.

Tras una salida de un córner, Camisassa la calzó como se debe y la puso contra un palo. Golazo. Triunfazo. La alegría en Campana. Dálmine respira aunque aún no salió del descenso.  Chicago sigue en la mala, quinta derrota al hilo y tendrá que trabajar mucho para superar esta malaria.



Source link