Batakis busca una señal del FMI y Pesce rechaza un desdoblamiento cambiario



Una sonrisa incrédula de Silvina Batakis bastó para transmitir cuáles serán sus próximos pasos para contener la interminable crisis cambiaria. En su equipo le consultaron en las últimas horas si iba a haber nuevos anuncios. Es lo que se preguntan en el mercado y también los funcionarios del propio gobierno ajenos a la mesa chica de negociaciones. Su mueca fue suficiente para dejar en claro que no habrá ahora cambios, al menos por ahora.

«Ya el sábado empezamos a hablar sobre el viaje a Washington, por parte de ella no va a haber anuncios», señalaron en el Ministerio de Economía. La titular de Hacienda llegó este domingo a la capital de EE.UU para reunirse con funcionarios del Tesoro, el Banco Mundial, inversores de Wall Street y directivos de multinacionales. El plato fuerte será el encuentro de este lunes, el primero cara a cara, con la directora del FMI, Kristalina Georgieva.

El Gobierno descartó, por lo pronto, un desdoblamiento cambiario, como había trascendido en las últimas horas, y aguarda un relajamiento de las tensiones por una supuesta menor demanda de importaciones energéticas. «El BCRA no trabaja en ningún esquema de desdoblamiento del tipo de cambio. Es de esperar que a partir de esta semana empiece a aflojar la presión extra sobre el mercado que se registró las últimas semanas», señalaron desde la entidad.

Alberto Fernández intentó mostrarse más duro el viernes en Casa Rosada, donde aseguró que no le van a «torcer el brazo» y apuntó contra los que «especulan con el dólar» y los que «guardan u$s 20.000 millones en el campo». El sábado habría ratificado esa postura en la reunión que mantuvo con Cristina Kirchner. Desde ese sector, Juliana Di Tullio pidió que la intervención de la policía «en la puerta de cada cueva».

La apuesta de la ministra es que las señales del Fondo sirvan para llevar algo de calma a los mercados, aunque los analistas temen por lo que pueda pasar este lunes. El viernes pasado, el dólar blue cerró en $ 338 y la brecha con el mayorista alcanzó el 160%, una leve corrección luego del desdoblamiento del dólar para el turismo receptivo y los límites a importadores para la tenencia de Cedears anunciados al cierre de la semana.

«La semana terminó más tranquila que el jueves, el jueves fue difícil y ante las dos novedades que pueden afectar este lunes (a los mercados), el viaje de Batakis a Washington y la reunion de Alberto y Cristina del sábado, no veo un cambio de tendencia desde las últimas semanas y para este lunes o la semana, es incertidumbre muy a la espera de algún anuncio económico«, señaló el economista Fernando Marull, de FyMA. 

En medio la falta de resultados, el Presidente se reunió el viernes con Batakis y Pesce. Fue para analizar medidas que permitan frenar la sangría de divisas y ponerle un techo al dólar, pero dentro del gobierno hay diferencias que obstaculizan la toma de decisiones. El único acuerdo claro, por el momento, es el de resistir una devaluación abrupta y forzada como la de 2014, mientras se envían señales de restricción fiscal.

El Ejecutivo se ve condicionado por el reclamo de un endurecimiento impulsado por el kirchnerismo y los movimientos oficialistas, así como por la retención de granos en el campo. «Pesce quiere aguantar, bancarla hasta que pase agosto y septiembre, Massa busca generar un incentivo con los exportadores agroindustriales para generar divisas y la otra es un dólar diferenciado para los productores de soja», resumen en el equipo económico.

En el sector exportador, aseguran que podría liquidar en estos días hasta US$ 2.000 millones. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, visitará La Rural esta semana, en medio de proyectos que se discuten con los cerealeros y la desesperación por la falta de dólares. En junio, la liquidación de divisas fue de US$ 3.815 millones y este mes será menor por la caída de los precios de los granos.

El Gobierno resiste con un cepo al dólar reforzado la menor demanda de pesos y la aceleración de los precios, todos combustibles que alimentan el tipo de cambio paralelo. Los dólares financieros subieron un 60% en el año y el BCRA perdió casi US$ 3.100 millones de reservas brutas en julio. Algunos de los economistas en contacto con Cristina creen que a este ritmo la nafta del Central alcanza para un mes.

Con una inflación anual esperada por encima del 80%, los analistas advierten que el mayor riesgo de una devaluación forzada es desatar una hiperinflación y agravar la inestabilidad. Coinciden, además, en que hacen falta más medidas. «Puede ayudar igualmente la reunión con el Fondo, pero no creo que vaya a tener efecto significativo, si seguimos procrastinando se seguirá elevando la tensión», dijo Sebastián Menescaldi, director asociado de EcoGo.