Cuánto cuestan las vacaciones en Playa del Carmen y Cancún y los requisitos para viajar


Tal vez, de Paulo Londra, suena en la playa de la zona hotelera de Cancún, mientras un grupo de amigos cordobeses comparten un fernet con coca. A dos horas de allí, en la paradisíaca Tulum, dos parejas de veinteañeros argentinos bailan al ritmo del deep house con los pies sumergidos en el mar turquesa.

El acento argentino sigue sonando en las playas de la Riviera Maya. Ni el cepo al dólar, ni la imposibilidad de pagar en cuotas; tampoco la pandemia, ha frenado el deseo de viajar al Caribe mexicano.

México es uno de los países más abierto al turismo extranjero. Para ingresar no hace falta estar vacunado, ni presentar PCR. Solo se exige completar una declaración jurada, 12 horas antes del arribo al país.

Vista aérea de Playa Punta Esmeralda, uno de los balnearios de Playa del Carmen. EFE/Alonso Cupul

Vista aérea de Playa Punta Esmeralda, uno de los balnearios de Playa del Carmen. EFE/Alonso Cupul

Algunas aerolíneas, como Latam, piden certificado de vacunación. En todos los vuelos exigen llevar barbijo y, en algunos tramos, mascarilla doble.

Al llegar al aeropuerto de Cancún solo hay rociadores manuales con alcohol en gel y carteles que sugieren el uso de mascarilla.

Sensaciones junto al mar

En las zonas turísticas nadie habla de la pandemia. La prensa en Quintana Roo anuncia que van dos días sin muertos por Covid y solo 17 nuevos casos positivos. En Puerto Morelos, Playa del Carmen, Isla Mujeres, Cozumel y Tulum hay semáforo verde en la situación epidemiológica, que permite mayor apertura de actividades recreativas.

Tulum, ruinas mayas junto al mar. Foto: AFP

Tulum, ruinas mayas junto al mar. Foto: AFP

El uso del barbijo es exigido en lugares cerrados, como en el supermercado o en una farmacia. En la playa, en los restaurantes y parques públicos, nadie lo lleva.

En las playas, la única referencia a la pandemia son los puestos callejeros para realizarse test de antígenos (30 dólares) o PCR (80 dólares). El servicio es demandado por turistas, la mayoría lo necesita para poder regresar a sus lugares de origen.

Las semanas previas a la Navidad, con temperaturas máximas promedio de 28 grados y días soleados, son ideales para los turistas que disfrutan de playas tranquilas y menos cantidad de gente. Es la antesala del invierno en El Caribe y la única desventaja atmosférica es que oscurece a las 18.30, el día de playa es más corto.

Placeres y relax

La Riviera Maya sigue creciendo en nuevos alojamientos de lujo, la mayoría all inclusive, como en la pujante Costa Mujeres, al Norte de Cancún.

Todos los resorts de Playa del Carmen, el destino favorito de los argentinos, tienen decorados sus ingresos con luces, enormes pinitos de Navidad y pesebre. Y se preparan para recibir a los turistas que llegan en las dos semanas de vacaciones del Hemisferio Norte.

“A partir del 18 de diciembre y hasta el 3 de enero, hemos elaborado un programa especial con cenas temáticas, recreación para la familia y actividades enfocadas en el bienestar”, dice a Clarin, Leandro Livschitz, el argentino que es gerente general del Gran Hyatt Playa del Carmen.

Navidad en el Grand Hyatt Playa del Carmen. Foto Grand Hyatt Playa del Carmen

Navidad en el Grand Hyatt Playa del Carmen. Foto Grand Hyatt Playa del Carmen

El lujoso hotel con su imponente vista al mar Caribe y muy cerca de la Quinta Avenida, programó un show japonés, la noche del flamenco y una atractiva fiesta maya, a la que llaman Posada mexicana para celebrar la Navidad.

Hay buenas expectativas de reactivación en los hoteles de Playa del Carmen, aunque Livschitz reconoce que el mercado argentino no se ha recuperado totalmente.

“Sumado a la pandemia, sabemos que la situación económica en el pais se ha agravado, pero esperamos un repunte en 2022”; dice el gerente del Gran Hyatt.

«Las playas se encuentran en excelentes condiciones y todas las habitaciones y restaurantes de nuestro hotel están habilitados”, destaca Livschitz. Antes de la pandemia, según el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, el mercado argentino representaba el 3 por ciento del total de visitantes por el aeropuerto de Cancún.

El arbolito navideño en el Grand Hyatt Playa del Carmen. Foto Grand Hyatt Playa del Carmen

El arbolito navideño en el Grand Hyatt Playa del Carmen. Foto Grand Hyatt Playa del Carmen

Las tarifas en habitación doble en un hotel de esta categoría, en plan bed & breakfast y todo incluido, van desde los 250 dólares por noche.

Tren maya

La ruta que une el aeropuerto de Cancún con Playa del Carmen y Tulum (carretera 307) está en obras y el tránsito es más lento.

Está en plena ejecución el Tren Maya, que busca beneficiar al sector turístico de Quintana Roo. El nuevo medio de transporte conectará los municipios de Benito Juárez, Puerto Morelos, Solidaridad y Tulum.

El recorrido completo del tren abarcará 1.500 kilómetros, que permitirá llegar a algunos de los sitios turísticos y culturales icónicos de la península de Yucatán, como las pirámides de Chichén Itzá. Las expectativas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es que la obra quede concluida a finales de 2023.

Playas custodiadas y sin sargazo

El avance del narcotráfico y los reiterados episodios de inseguridad, han llevado al gobierno mexicano a desplegar un batallón de seguridad de la Guardia Nacional que resguarda las playas de la costa Caribe.

Placeres en Cancún y Riviera Maya, México. Foto Getty Images

Placeres en Cancún y Riviera Maya, México. Foto Getty Images

Con los pies sobre la arena y mezclados entre los bañistas, más de 1.500 policías de la Marina hacen guardias con sus escopetas, máscaras y chalecos antibalas. A nadie parece incomodarle, aunque su actitud resulte amenazante.

El sargazo, el tipo de alga marina que por años arruinó las playas paradisíacas del Caribe, prácticamente ha desaparecido en diciembre. Solo algunas playas públicas tienen un hilo de algas sobre la costa y, en la arena de los resorts, las quitan con máquinas y rastrillos.

Los precios

Los argentinos que viajen a la Riviera Maya deberán afrontar costos en dólares acorde al poder adquisitivo de norteamericanos y europeos, principales visitantes en esta época.

De todos modos, Cancún, Playa del Carmen y Tulum, tienen oferta de alojamientos más económicos para todos los segmentos de viajeros. Fuera de los all inclusive, es posible alquilar un departamento para cuatro personas desde 50 a 90 dólares la noche; y un hostel para dos personas desde  25 dólares.

Entre las aguas cristalinas del Caribe y el legado maya. Foto Getty Images

Entre las aguas cristalinas del Caribe y el legado maya. Foto Getty Images

Tomar una bebida en un bar de playa cuesta desde 2 dólares; ya sea una cerveza o gaseosa. Una promo de 2 gin tonic se consigue por 15 dólares y un vaso de fernet cuesta 7 dólares.

La porción de papas fritas está a 5 dólares y un menú de tres tacos de camarón, 11 dólares. El estacionamiento en la playa de Tulum cuesta 10 dólares toda la tarde.

En el supermercado, algunos precios están igual o un poco más caros que en la Argentina. Una Coca Cola de dos litros y medio vale 1,20 dólares; un paquete de pan rebanado, 1 dólar, y un kilo de tomates, 1,50 dólares. El kilo de palta cuesta 1,40 y el kilo de queso barra está a 4 dólares.

Lo que es casi prohibitivo es pasar el día en un beach club: 50 dólares la consumición mínima por persona y 10 dólares más por el uso de una reposera y sombrilla.

Para ahorrar, no queda otra que llevar una lona, acostarse sobre la arena y disfrutar del mar cálido y tranquilo.