Detuvieron al hijo del anciano asfixiado y arrojado a la vera de la Ruta 2: cayó por una falsa denuncia de paradero


Escena: Policía Científica junto al cuerpo.
Escena: Policía Científica junto al cuerpo.

Una mujer halló a la vera del kilómetro 67 de la Ruta 2 ayer por la mañana el cadáver de José Antonio García, un anciano de 92 años con domicilio en Balvanera. Estaba envuelto en una frazada de colores y en una bolsa de arpillera. La autopsia posterior determinó que había muerto por una asfixia mecánica. Además, recibió varios golpes antes de ser asesinado.

Este domingo por la tarde, su hijo, Marcelo Fabián García, fue arrestado por el crimen.

García hijo -de 61 años, también jubilado registrado como taxista en la AFIP, ex empleado de una empresa de micros de línea- fue capturado en Quilmes por la Policía Bonaerense. Cayó por un error insólito: fue sorprendido en una comisaría mientras realizaba una falsa denuncia de averiguación de paradero por su padre muerto. No sabía que ya tenía un pedido de captura sobre su cabeza.

Ysabel, la pareja del acusado, confirman fuentes del expedientes, también fue arrestada como cómplice al supuestamente intentar encubrirlo con presuntas mentiras en su testimonio.

El homicidio fue particularmente vil: el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, a cargo de esclarecer el caso, cree que el asesino se aprovechó de la indefensión del jubilado, así como de su delicado estado de salud. Luego, tras el homicidio, el cadáver fue envuelto y arrojado a la vera de la ruta desde un puente en el arroyo Abascay, a la altura de Brandsen.

Al abrir la frazada, Policía Científica descubrió que sus pies y manos fueron atados con cables. La autopsia determinó que el cuerpo llevaba varios días de muerto. La data del hecho fue establecida, al menos, el jueves 10 de marzo pasado por la noche.

Entonces, Condomí Alcorta comenzó a trabajar y, en ese sentido, el entorno fue la clave. Logró dos testimonios que incriminaron directamente a García hijo. La ex esposa del acusado fue una de esas testigos. Ante la Justicia, relató la pésima relación entre padre e hijo, y cómo Marcelo retiró a su padre de su casa en la calle Pasco antes del hecho. También, relató cómo era violento con ella y con su hija. Ante la Justicia, la mujer repitió una frase. Aseguró que el presunto asesino le dijo en una ocasión: “TE VOY A MATAR A VOS Y A TU HIJA Y LAS VOY A TIRAR EN UN ZANJÓN”.

Hay una particularidad inquietante: la ex pareja del acusado y su mujer actual son hermanas entre sí.

Otra testigo aseguró haber recibido una llamada del acusado, en donde le decía que su padre “estaba durmiendo”, según su testimonio: llevaba muerto al menos 24 horas.

¿Cuál es el móvil del hecho? La Justicia cree que fue por dinero, en medio de una situación de maltrato por parte del hijo al padre. Hay pruebas que apuntan a que Marcelo le habría vaciado las cuentas a José, lo que habría desencadenado el crimen, una pista que llegó al expediente en las últimas horas.

La calificación del delito: homicidio doblemente agravado por vínculo y alevosía. La pena, si es condenado culpable, podrá ser de prisión perpetua.

SEGUIR LEYENDO:

¿Quién mató a Nora Dalmasso?: el juicio y las claves del caso que busca respuesta hace 15 años