¿Dónde está el cerebro de Kennedy? Forense refuerza la teoría de la conspiración de la CIA


El patólogo forense estadounidense Cyril Wecht, quien en 1978 afirmó que Lee Harvey Oswald no actuó solo en el asesinato del presidente John F. Kennedy, hoy tiene 90 años y todavía defiende con mayor pasión su teoría.

«A los jóvenes todavía se les enseña que el presidente número 35 fue asesinado por un pistolero solitario, y eso es simplemente una tontería», dijo Wecht durante una entrevista, en la que reveló que nadie sabe dónde está el cerebro del fallecido presidente, que podría arrojar mucha luz sobre el asesinato.

El ex médico forense es, además, un abogado y médico capacitado que a lo largo de su carrera realizó más de 17.000 autopsias y brindó asesoramiento en casos de alto perfil, incluidas las muertes de Robert F. Kennedy, el pastor Martin Luther King Jr. y Elvis Presley, entre otras celebridades.

lee harvey oswald john kennedy
Kennedy fue asesinado de dos disparos cuando su automóvil descapotado pasó por el Texas School Book Depository en Dallas el 22 de noviembre de 1963.

En su nuevo libro, titulado «The JFK Assassination Dissected«, en el que resume sus seis décadas de investigación sobre el tema, cuestiona las conclusiones de la «Comisión Warren», compuesta por siete hombres, que determinó que Lee Harvey Oswald disparó y mató al presidente por decisión propia y sin ayuda.

«No tengo la intención de vivir para siempre, solo por mucho tiempo. Sentí que quería exponer todas las cosas que he experimentado y hecho y las personas que he conocido, y ya era hora. He estado trabajando en el libro durante seis años», afirmó.

Lee Harvey Oswald fue un «asesino a sueldo» contratado por la CIA, afirma el forense

lee harvey oswald john kennedy
En su libro, Wecht afirma que el tirador Lee Harvey Oswald, asesinado dos días después, pudo haber sido un asesino a sueldo que cometió un crimen por encargo de la CIA.

Kennedy fue asesinado de dos disparos cuando su automóvil descapotado pasó por el Texas School Book Depository en Dallas el 22 de noviembre de 1963 y horas más tarde Harvey Oswald fue detenido.

En su libro, Wecht afirma que el tirador pudo haber sido un asesino a sueldo que cometió un crimen por encargo de la CIA y que «casi con seguridad había sido un agente de algún tipo» de la agencia de Inteligencia estadounidense.

El forense cree que Allen Dulles, director de la CIA de 1953 a 1961, había supervisado la desastrosa invasión de Bahía de Cochinos para derrocar al dictador cubano Fidel Castro y tenía motivos para estar descontento con Kennedy.

«Dulles también terminó en una posición privilegiada para participar en un encubrimiento», conjeturó Wecht. «Kennedy había despedido a Allen Dulles porque estaba realmente enojado por lo que estaba haciendo la CIA. Entonces, ¿quién es designado para la Comisión Warren? Dulles. Apesta hasta el cielo».

lee harvey oswald john kennedy
Después de una investigación de 10 meses, la «Comisión Warren» concluyó que Oswald disparó tres veces auto donde viajaban el presidente Kennedy y su esposa, Jackie.

Los estadounidenses siguen creyendo que se conspiró para asesinar a John Kennedy

El libro de Wecht contiene detalles nunca antes publicados de sus reuniones con la viuda de Oswald, Marina, quien, aunque era muy infeliz en su matrimonio, validó la afirmación de su esposo de que él era «solo un chivo expiatorio».

El libro describe, además, la deserción de Oswald, un tirador entrenado, infante de marina y hablante ruso con fluidez, a la URSS durante dos años y medio, y su regreso sin problemas a los Estados Unidos con su novia Marina, sobrina de un alto oficial de de la KGB, en el apogeo de la Guerra Fría.

Dos días después, cuando Lee Harvey Oswald era trasladado desde la sede de la Policía a una cárcel, Jack Ruby, el propietario de un club nocturno, surgió de una multitud de policías y reporteros y le disparó con su arma en el estómago.

Oswald fue llevado al Hospital Parkland y murió a solo un par de metros de la habitación donde Kennedy había muerto dos días antes y a día de hoy algunos creen que fue asesinado para evitar que revelara una teoría de conspiración más grande. 

lee harvey oswald john kennedy
Cyril Wecht recuerda que Oswald, un tirador entrenado, infante de marina y hablante ruso con fluidez, desertó a la URSS durante dos años y medio y volvió a EEUU con una novia, sobrina de un oficial de la KGB.

Cyril Wecht rechaza desde hace 55 años la «teoría de una sola bala» de la Comisión Warren

Después de una investigación de 10 meses, la Comisión Warren concluyó que Oswald disparó tres veces auto donde viajaban el presidente Kennedy y su esposa, Jackie.

Un tiro falló, otro golpeó a Kennedy en la espalda y el tercero lo golpeó en la cabeza. En lugar de explicar la secuencia de los golpes, la comisión presentó tres escenarios ligeramente diferentes, pero cada escenario terminó con la conclusión de que solo un hombre armado mató al presidente.

En 1978, Wecht, como miembro del panel de patología forense reunido por el Comité Selecto de Asesinatos de la Cámara (HSCA), testificó a favor de un segundo francotirador, una teoría que nadie apoyó: «Realmente me quedé solo», dijo.

Por un lado, la herida de bala en la espalda de Kennedy, que según la Comisión Warren tenía una trayectoria ascendente, no pudo haber sido causada por Oswald como el único asesino que disparó desde arriba, aseguró Wecht.

lee harvey oswald john kennedy
Al forense local de Dallas se le negó la oportunidad de echar un vistazo a las heridas y el cuerpo de Kennedy fue trasladado en avión a Washington desde Dallas.

John F. Kennedy alejó a su custodia momentos antes de ser asesinado en Texas

«Según la teoría de una sola bala, Oswald es el único asesino, está disparando desde la ventana del sexto piso del edificio Texas School Book Depository, por lo que la bala se mueve de arriba hacia abajo, ¿verdad? Entonces, ¿cómo diablos podría ir hacia arriba?», dijo en una entrevista.

Wecht cree un tiro adicional, de un segundo francotirador, fue «disparado desde el frente, detrás de la cerca de piquete en el montículo cubierto de hierba» y que «dos balas alcanzaron a Kennedy, una desde atrás, y una desde el frente».

Su teoría de que el presidente recibió dos golpes en la cabeza está «testimonio de testigos», «evidencia médica» y la película de Zapruder, una filmación casera de 1963 realizada por el diseñador de ropa de Dallas Abraham Zapruder que captura el momento en que le dispararon a Kennedy.

lee harvey oswald john kennedy
Oswald fue llevado al Hospital Parkland y murió a solo un par de metros de la habitación donde Kennedy había muerto dos días antes y a día de hoy algunos creen que fue asesinado para evitar que revelara una teoría de conspiración más grande. 

Nadie sabe dónde está el cerebro de Kennedy: «Está desaparecido»

Al forense local de Dallas se le negó la oportunidad de echar un vistazo a las heridas y el cuerpo de Kennedy fue trasladado en avión a Washington desde Dallas.

En la capital, dos médicos practicaron la autopsia, pero ninguno de los cuales estaba certificado por la junta en patología forense, y ninguno de los cuales «había hecho una autopsia por herida de bala en toda su carrera», aseguró Wecht.

Siendo el primer patólogo forense no gubernamental en obtener acceso a los Archivos Nacionales para examinar los materiales del asesinato en 1972, Wecht descubrió y expuso el espantoso hecho de que el cerebro del presidente Kennedy había desaparecido después de la autopsia.

«Mientras nos sentamos y hablamos hoy, el cerebro del presidente sigue desaparecido. Desaparecido», dijo Wecht.

Del Chanel con sangre hasta entradas a US$ 4, las juras presidenciales más insólitas de Estados Unidos

Los materiales de la autopsia, incluyendo la ropa del presidente, las radiografías y las balas, fueron entregadas de Jacqueline Kennedy, quien donó los artículos a los Archivos Nacionales en Washington, DC, con la condición de que nadie pudiera ver esos efectos durante 75 años.

Cyril Wecht recibió el permiso para realizar la investigación en los Archivos Nacionales en 1972 y fue entonces cuando descubrió que el cerebro de Kennedy, a pesar de estar incluido en el inventario de materiales del asesinato, «ya no estaba disponible».

«Si hubieran diseccionado el cerebro, habrían visto que había dos balas que golpearon a Kennedy en el cerebro, una por detrás y otra por delante», dijo Wecht.

Criticado por sus pares por defender con tanto ahínco su teoría conspirativa, Wecht dice que no le importa el término «teórico de la conspiración». «Me divierte la audacia y la hipocresía de las personas que me llaman conspirador. Siempre he tenido a la mayoría de los estadounidenses de mi lado», aseguró al New York Post.

También te puede interesar