El Partido Comunista de Chile se alinea con Gabriel Boric y muestra signos de apertura


El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, intenta incluir a socialistas y otros a su coalición. El Partido Comunista, parte de la alianza, se abrió a construir puentes y moderar sus expectativas políticas.

El triunfo de Boric, por más de 10% de ventaja, sobre José Antonio Kast, no fue un cheque en blanco. Muy por el contrario, el futuro mandatario chileno entiende que debe construir una coalición amplia, que represente a los chilenos que le otorgaron el triunfo con una votación que fue mucho más allá de su propia ideología.

Pero para ello debe moderar, primero que todo, las expectativas de influencia política que tienen los partidos de su propia coalición, particularmente los comunistas.

Dentro de su coalición, Apruebo Dignidad, la bancada comunista es la más amplia, por lo que se prevé que será un eje gravitante en el Congreso para el apoyo al nuevo presidente.

Sin embargo, el conglomerado de partidos de gobierno -desde el próximo 11 de marzo- no tiene mayoría en Diputados ni Senadores, por lo que deberá articular acuerdos mucho más allá. Y en ese escenario, el círculo de Boric sabe que hay negociaciones y concesiones que realizar.

Gabriel Boric fue recibido por el presidente Sebastián Piñera un día después de ganar el balotaje en Chile. Foto: EFE

Gabriel Boric fue recibido por el presidente Sebastián Piñera un día después de ganar el balotaje en Chile. Foto: EFE

Señal de apertura

Desde 1991, el Partido Comunista de Chile (PC) realiza una tradicional rueda de prensa el 1° de enero. La invitación a los medios es a compartir un caldillo de congrio, el más típico de los peces que se pescan en la costa chilena, para reponer “la resaca” de la noche anterior.

Ahí realizan su proyección política, la que este año acaparó especialmente las miradas, porque el país vive una época de negociaciones que buscan dar viabilidad a la conducción del futuro mandatario.

El presidente del PC, Guillermo Teillier, señaló que su agrupación «no tiene ninguna actitud de veto, al contrario, le hemos dado nuestra anuencia para realizar conversaciones de apertura (…) el tema es que a mí me parece que se están acomodando los esquemas a la realidad».

Seguidores de Gabriel Boric celebraron su triunfo sobre José Antonio Kast en el balotaje del 19 de diciembre. Foto: EFE

Seguidores de Gabriel Boric celebraron su triunfo sobre José Antonio Kast en el balotaje del 19 de diciembre. Foto: EFE

Sin embargo, el líder de los comunistas de inmediato señaló los límites que, a su juicio, debe tener la apertura del futuro mandatario: “No puede ir al gobierno alguien que diga que no está de acuerdo con el programa”.

Un mensaje que se ha intensificado con el pasar de los días, sobre todo ante la moderación que exhibió Boric durante la segunda vuelta presidencial.

En esa misma línea, se le consultó sobre cómo enfrentarán eventuales desavenencias con la conducción del futuro presidente y sus equipos.

Teillier explicó: «Podemos tener nuestros reparos, los haremos ver dónde corresponda y cómo corresponde. Pero no estamos en discusión de los cargos de gabinete. El Presidente tendrá que dirimir de acuerdo a lo que él vea como una necesidad para que el Ejecutivo cumpla con su cometido”.

El gabinete

Es precisamente en su gabinete de ministros donde Gabriel Boric buscará encontrar equilibrios. Y ya hay luces.

Altas fuentes del equipo del nuevo presidente han señalado a Clarín que la idea es que los comunistas estén presentes en el equipo político, como se les denomina a los 5 ministerios que articulan la conducción política en Chile y que, generalmente, son los que tienen oficinas en el Palacio de La Moneda.

En esas funciones, es probable que la elegida sea Camila Vallejo, la ex dirigente universitaria de la revuelta de 2011, que luego fue diputada con altas votaciones. Lo que no se tiene claro es si asumirá uno de esos ministerios, o se le otorgará el Ministerio de la mujer –que es su deseo más íntimo-, sumando esa cartera como un sexto ministerio al equipo político, como símbolo de nuevos tiempos.

Otro espacio donde el PC apunta sus fichas es en el Ministerio del Trabajo, donde sus candidatas son la ex dirigente sindical Bárbara Figueroa y la ex subsecretaria de previsión social, Jeanette Jara. Todos nombres que no superan los 50 años, coherente con el perfil que dicen estar buscando desde el entorno de Boric.

Guiños a los socialdemócratas

Mientras el presidente electo y su círculo buscan el equilibrio y cómo incluir de la mejor manera al PC, también acentúan las negociaciones con el Partido Socialista (PS) de Michelle Bachelet y el Partido por la Democracia (PPD) de Ricardo Lagos para ampliar la coalición de gobierno hacia la socialdemocracia.

Una de las alternativas que se baraja es otorgarle al PS, o a independientes cercanos a su mundo, el ministerio de Hacienda, para entregar mayor tranquilidad a los mercados. También se evalúa que asuman la Cancillería, pues el presidente electo busca un político de fuste para esa misión.

Al PC esos acercamientos no lo molestan. “Apruebo Dignidad tiene todas las posibilidades de conversar, de abrir espacios para que se puede llevar adelante de buena forma el programa de gobierno y en eso estamos”, aseguró Teillier.

Lo cierto es que la plantilla definitiva de ministerios, y los equilibrios de poder que Gabriel Boric busca para dar viabilidad a su futura administración, quedará más clara hacia fines de enero, la fecha que se ha impuesto para presentar el elenco de gobierno a la sociedad. El nuevo presidente asumirás sus funciones el 11 de marzo.

Santiago, especial para Clarín

CB​