El temor a una derrota electoral le pone un freno a la asunción de Máximo Kirchner como presidente del PJ bonaerense


La nueva postergación de las elecciones internas del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires para marzo abre un vacío legal para la asunción del diputado Máximo Kirchner como presidente del peronismo bonaerense.

El jefe del bloque K en Diputados pretende asumir en diciembre, pero el resultado de la elección general podría complicarle el panorama.

Varios intendentes miran al 14 de noviembre, día de la elección general, y de reojo creen que el resultado puede afectar las pujas internas del PJ bonaerense. Es que el peronismo viene de una derrota en las PASO y de volver a caer el próximo domingo, volverá la especulación, los reproches y cuestionamientos sobre la campaña y el apoyo al líder de La Cámpora.

Hace unos meses, tras la derrota en las PASO, la crítica a Máximo incluía que no había podido ganar en Quilmes, el distrito gobernado por la camporista Mayra Mendoza.

Fernando Gray y Máximo Kirchner en un acto previo a las elecciones de 2019.

Fernando Gray y Máximo Kirchner en un acto previo a las elecciones de 2019.

Esta semana el tema también sobrevoló la charla en el quincho del Parque de Lomas, tierra de Martín Insaurralde, intendente en uso de licencia para asumir como Jefe de gabinete bonaerense.

Hasta ahí llegaron referentes de la Tercera Sección Electoral, donde el peronismo no pierde desde 1997, como la vicegobernadora Verónica Magario; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi; la ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Cristina Álvarez Rodríguez; el ministro de Infraestructura bonaerense, Leonardo Nardini; y el presidente de la Cámara de Diputados provincial, Federico Otermín.

Mientras que en la Primera Sección, en los municipios del Norte y el Oeste del conurbano, un peronista avisa: «Vamos a esperar el resultado de las elecciones primero».

El tono de advertencia ya se escuchó antes, pero los intendentes se encolumnaron detrás de Máximo Kirchner. Habrá que ver si con una derrota electoral, las críticas internas quedan plasmadas en la elección del PJ bonaerense.

Más de 600 congresales participaron del congreso del PJ bonaerense por zoom en junio.

Más de 600 congresales participaron del congreso del PJ bonaerense por zoom en junio.

El conflicto empezó hacia fines de 2020, todavía en plena pandemia de coronavirus. Máximo Kichner quiso que renunciara la cúpula del PJ bonaerense, adelantar las elecciones y asumir la jefatura.

Eso provocó el enojo de varios intendentes, pero finalmente se encolumnaron detrás del jefe del bloque oficialista en Diputados, a excepción de Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría y vice del PJ bonaerense, que fue a la Justicia.

Gray tuvo un revés y la elección finalmente se postergó para marzo. Máximo Kirchner presentó una lista, pero como continuó la impugnación de Gray en otra instancia judicial y empezaron a crecer los casos de covid, volvieron a suspender los comicios.

En junio, hubo un acto institucional que combinó presencialidad y un zoom, en el que participaron 800 dirigentes, arrojó una postal fuerte de unidad, aunque hubo matices.

Ahí Máximo Kirchner quedó designado como líder, pero recién asumiría cuando terminaran los mandatos de Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y su vice Gray, que siguió litigando y espera una resolución de la Corte Suprema de Justicia.

En octubre, el PJ de la Provincia convocó a elecciones internas para elegir el resto de los cargos.

Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría y vice del PJ, se opone a Máximo Kirchner. Foto: Germán García Adrasti

Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría y vice del PJ, se opone a Máximo Kirchner. Foto: Germán García Adrasti

Pusieron fecha para esa elección el 19 de diciembre. Para algunos jefes comunales no solo quedó como una mala fecha porque se cumplen 20 años de la crisis de 2001 que terminó con la renuncia del expresidente Fernando De la Rúa y varios muertos en todo el país, sino que temen por un resultado adverso en las elecciones de la semana próxima.

«No es un buen momento para elegir a las autoridades», confió el miembro del un Consejo Distrital. Lo cierto es que esta semana, en la sede de la calle Matheu, decidieron postergar la elección para el 27 de marzo de 2022, pero se abre un vacío legal.

Los mandatos caen el 19 de diciembre y la elección se realizará en marzo, por lo que en esos 98 días no habrá autoridades. «Máximo podría asumir en diciembre pero el resto de los cargos no fueron definidos y no los votaron os afiliados», asegura un intendente de la Primera Sección Electoral.

Los nuevos argumentos de postergación

«Se han recibido numerosas solicitudes de compañeros presidentes de distintos Consejos de Distrito solicitando la suspensión de las elecciones partidarias previstas para el 19 de diciembre próximo atento la superposición de plazos entre el cronograma electoral vigente y la fecha prevista para las próximas elecciones generales del 14 de noviembre de 2021», dice la resolución del PJ bonaerense.

Y sigue: «Tal situación afecta el desenvolvimiento de los partidos políticos y particularmente el de los procesos electorales internos así como las actividades necesarias para poder cumplir con los términos del cronograma electoral lo que implica que los afiliados puedan munirse de los elementos necesarios para cumplir con la presentación de listas, avales respaldatorios, etc que resultan pasos cruciales del procedimiento».

Aunque en el congreso partidario de junio Máximo Kirchner ya quedó como líder del espacio. «Máximo ya está electo», aseguró uno de los intendentes del conurbano y señaló que en marzo elegirán los congresales, y los consejos de partido distritales.

LM