Elecciones de medio mandato en Estados Unidos



Millones de estadounidenses votaron este martes en elecciones decisivas para la presidencia del demócrata Joe Biden y las ambiciones de su rival republicano Donald Trump, quien acaricia la idea de reconquistar la Casa Blanca en 2024.

Más de 40 millones de electores ya votaron por anticipado y el martes se formaron largas filas en los colegios electorales a primeras horas del día. Los primeros resultados se esperan a partir de las 19 horas (21, hora argentina) pero en los duelos más reñidos, sobre todo en Georgia y Pensilvania, podrían tardar días.

En estas elecciones están en juego los escaños de toda la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y una serie de cargos de gobernadores y puestos locales. También se celebran decenas de referéndums, principalmente sobre el derecho al aborto.

Donald Trump piensa en volver pero hay un gobernador republicano que quiere jubilarlo

«Necesitamos que todos se pongan manos a la obra para elegir a los demócratas», tuiteó Biden. Citando varios temas, como el derecho al aborto, insistió: «Estas elecciones son demasiado importantes como para mantenerse al margen».

Una inflación galopante hace que el presidente de 79 años corra el riesgo de perder el control del Congreso en estas elecciones intermedias que suelen ser desfavorables para el partido gobernante.

Biden intentó evitar el voto de castigo presentándose como «el presidente de la clase media», insistiendo en que redujo las deudas estudiantiles, protegió la sanidad e invirtió en infraestructuras y en el clima, pero sus esfuerzos no parecen haber dado frutos. 

Según las encuestas más recientes, la oposición republicana tiene posibilidades de ganar al menos entre 10 y 25 escaños en la Cámara baja, más que suficiente para tener mayoría, pero hay menos claridad sobre la suerte que correrá el Senado, pero los republicanos también podrían conseguirlo.

Polarizados: más que nunca, los estadounidenses en guerra por la elección de medio mandato

El expresidente Donald Trump, quien respalda a muchos de los candidatos republicanos, espera, por el contrario, que el partido despunte para lanzarse a la carrera presidencial. El lunes adelantó en un mitin que hará «un gran anuncio» el 15 de noviembre. 

«Será un día muy emocionante para mucha gente», afirmó el martes al salir de un centro de votación en Florida. El magnate de 76 años quiere adelantarse a posibles rivales republicanos y entorpecer las investigaciones sobre su presunto papel en el asalto al Capitolio o la forma en la que gestionó los archivos de la Casa Blanca. 

«Creo que vamos a tener una gran noche», agregó con confianza.

Después retomó la retórica que repite desde 2020, avivando las dudas sobre la regularidad de las operaciones de votación e hizo hincapié en que algunas máquinas no funcionaron bien en una circunscripción de Arizona: «Las máquinas de votación no están funcionando correctamente en áreas predominantemente republicanas/conservadoras», dijo. «¿Está pasando lo mismo con el fraude electoral que lo que sucedió en 2020?», publicó en su plataforma Truth Social.

También te puede interesar