En pago de una deuda millonaria el Jockey Club cede una parte del terreno del Hipódromo de San Isidro


Los socios del exclusivo Jockey Club decidieron anoche en una asamblea ceder una parte de los terrenos del hipódromo de San Isidro para pagar una deuda millonaria en impuestos a la municipalidad. La asamblea aprobó por 180 votos a favor y 80 en contra un proyecto de convenio celebrado con la Municipalidad de San Isidro para cancelar ese monto sobre la base de otorgar el uso de casi dos hectáreas.

La iniciativa sufrió el rechazo de algunos socios de la entidad que solicitaron en vano la postergación de la asamblea y una vez en la asamblea pidieron un cuarto intermedio para analizar alternativas, algo que también fue desestimado. Eso sí remarcaron que solo asistieron 260 socios sobre los 6.700 que contabiliza el club.

La asamblea fue presidida por el titular del Jockey, Juan Villar Urquiza, quien se desempeñó durante años al frente de la estratégica Comisión de Carreras. Allí en la que fue una modalidad mixta entre los que estaban y quienes seguían por la web, varios miembros del club plantearon que si bien no se oponían a saldar una deuda, que se estima en $ 400 millones, objetaban que se cedieran terrenos sin un plan general de desarrollo del predio de San Isidro. Las deliberaciones se extendieron durante dos horas, contaron algunos asistentes a Clarín.

Fachada del edificio del Jockey Club

Fachada del edificio del Jockey Club

Por los impuestos impagos desde 2018, se darán en concesión 17.000 metros cuadrados o casi dos hectáreas a la municipalidad por 25 años que se extenderían a otros 25. Quienes apoyaron la idea sostienen que el club se saca de encima una deuda y puede destinar recursos a la hípica. Los otros, bajo el lema de “honrar las deudas si, comprometer activos valiosos del cub, no”; propusieron otras alternativas como un pago extra de los socios que abonan una cuota mensual de unos $23 mil. Y aún sostienen que se pone en riesgo el patrimonio del tradicional club que fundó Carlos Pellegrini, nada menos que desde el restaurante Foyot de París en 1876.

El Hipódromo de San Isidro es la verdadera joya del Jockey, en la mejor geografía de la zona norte a en una superficie de 300 hectáreas en pleno centro de San Isidro, con un valor estimado en US$1.000 millones.

Por cierto, en la mansión sobre avenida Alvear, que perteneció a las familias Sánchez Elía y Unzué, frente a la plaza Carlos Pellegrini, que es la sede social del Jockey no se habla de otra cosa entre sus mármoles, alfombras, gobelinos y pinturas de firma. Aún falta que al convenio lo apruebe el municipio. Y puede ocurrir que algunos socios, que no participaron en la asamblea, vayan a la justicia a pedir su impugnación. Decididamente, las internas están en todos lados.

Mirá también

El parque que entregará el Jockey Club para de pagar una deuda millonaria con el municipio de San Isidro