Google Drive va a bloquear archivos si considera que infringen sus normas


Google anunció una nueva política de seguridad para Drive, su servicio de almacenamiento en la nube, que pronto comenzará a restringir el acceso a archivos que se considere que infringen las políticas de la empresa.

La compañía con sede en Mountain View explicó en una nueva publicación de su blog que tomará medidas activas para identificar los archivos alojados en su plataforma que infrinjan sus condiciones de servicio o las políticas del programa de abuso.

Si Google  detecta uno de estos archivos ilegales los revisará y tomará medidas como «como restringir el acceso al contenido, eliminar el contenido y limitar o cancelar el acceso de un usuario a los productos de Google».

Una vez se restrinja el acceso a estos archivos ya no se podrán compartir con otras personas y se retirará el acceso a todos los usuarios menos al propietario original.

Según Google, el motivo del cambio de política es protegerse contra el abuso de sus servicios. Entre estos archivos que quedarán limitados se encuentran el malware, aquellos que contengan incitación al odio, documentos sexualmente explícitos y archivos que pueden ser potencialmente peligrosos para la infancia.

«Al igual que Gmail ha mantenido durante mucho tiempo a los usuarios a salvo de ataques de phishing y malware, llevar estas mismas protecciones a Google Drive es fundamental para garantizar que Drive siga siendo lo más seguro posible para todos los usuarios», informó la compañía a TechRadar.

Google Drive va a controlar los archivos que se suban. Foto Pexels

Google Drive va a controlar los archivos que se suban. Foto Pexels

Esta nueva capa de protección «ayudará a garantizar que los propietarios de los elementos de Google Drive estén completamente informados sobre el estado de su contenido» al mismo tiempo que ayudará a «garantizar que los usuarios estén protegidos contra el contenido abusivo».

El principal problema al que se enfrenta Google con esta nueva medida es poder catalogar como ilegal un archivo en Drive que sea completamente legítimo.

Cambios en las cookies

La compañía está evaluando, además, cambios en sus políticas de cookies. Esto es para cumplir con las reglas de privacidad después de haber sido sancionado en Francia con una multa de 150 millones de euros (unos 170 millones de dólares) porque los procedimientos para rechazar sus «cookies» son claramente más complejos que para aceptarlos.

En una reacción a la sanción anunciada el jueves de la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL, el organismo encargado de supervisar la actividad digital), un portavoz del gigante estadounidense de internet señaló que «los ciudadanos confían en que respetamos su derecho a la privacidad y los mantenemos a salvo».

«Somos conscientes de nuestra responsabilidad para proteger esa confianza y nos comprometemos a introducir nuevos cambios y a trabajar activamente con la CNIL a la luz de esta decisión en el marco de la directiva sobre privacidad electrónica», añadió.

La empresa no dio más precisiones sobre en qué consistirán esos cambios, más allá de insistir en que revisará la decisión del organismo francés y sus indicaciones sobre el consentimiento de las «cookies» para cumplirla.

La CNIL, que también impuso el jueves otra multa de 60 millones de euros (unos 75 millones de dólares) a Facebook por las complicaciones para que sus clientes rechacen las «cookies», justificó los montos de esas sanciones en primer lugar por el elevado número de personas afectadas.

También por los «beneficios considerables» que esos dos grupos consiguen con la publicidad orientada gracias a las informaciones obtenidas a través de las «cookies» sobre el uso de internet que hacen los clientes.

La CNIL les dio tres meses para corregir la situación y garantizar la libertad de consentimiento del internauta. En caso contrario, se exponen a una multa adicional de 100.000 euros por cada día de retraso.