José Ignacio De Mendiguren y Roberto Cachanosky tuvieron otro debate picante al analizar la situación económica



Los debates picantes entre el ex titular de la Unión Industrial (UIA) y presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Ignacio De Mendiguren, y el economista Roberto Cachanosky, ya son un clásico de A dos Voces a la hora de analizar la economía argentina.

En esta edición, Cachanosky advirtió, en el comienzo, que «la negociación con el Fondo y qué pasa con el dólar es lo superficial” del debate económico. Así apuntó que la Argentina firmó 27 acuerdos con el FMI desde 1956 y la mayoría de esos pactos fueron stand by y «nunca los cumplió». “El problema que tenemos es creer que el crédito sustituye la responsabilidad de hacer las reformas estructurarles. La Argentina va a una situación muy crítica porque se le juntan dos crisis similares: el Rodrigazo y el fin del Plan Primavera”, que se aplicó en 1988 durante el gobierno de Raúl Alfonsín y terminó en una hiperinflación.

A la hora de responder, De Mendiguren dijo: “Lo que ha faltado es cómo se crece porque todo esto sin crecimiento es como abanicar un cadáver. Para mí, la producción es como el árbol y todas las finanzas de las que se hablan son como la sombra; en la Argentina nos enamoramos de la sombra y nos olvidamos del árbol, regamos la sombra que nos secó el árbol, matamos la producción”.

Luego agregó que «el mundo es como un gran casino. Está abierto las 24 horas. El 90% de lo que se transa son derivados financieros y solo el 10% son bienes y servicios. ¿Argentina qué puede hacer para influir en ese mercado? Nada. En lo único en que la Argentina puede tener influencia es en la generación de bienes y servicios. Con todo lo que se discute, Argentina dejó de producir y se cayó a pedazos«.

De Mendiguren comentó que la Argentina se “estrelló en 2001″ justamente por el hecho de que el país “vivía del endeudamiento” y había caído la producción, “mientras todo el mundo le echaba la culpa al dólar”. En este punto recordó que el FMI, en una reunión con la UIA, “nos sacó 1.250 millones de dólares que no le mandó a Cavallo y la Argentina cayó en default”.

El titular del BICE indicó que lo mismo sucedió con el gobierno de Mauricio Macri. «A los dos meses que entró cuando decretó libre ingreso de capitales, planchar el tipo de cambio para los amigos y liberar la tasa de interés; fue la bicicleta financiera y cada vez que esto se produce la Argentina termina de dos formas, mal o peor, porque se transforma en un país carísimo para exportar y baratísimo para importar, entonces nos endeudábamos. La economía real se destrozó», reseñó.

Tras la intervención del dirigente industrial, Cachanosky encendió el debate. “No empecés con el tema de las importaciones porque das vuelta esto y tenés una manzanita. Comprate una de Tierra del Fuego, no te hagas el piola. Todos hablan de comprar lo nacional pero esta es importada”, le dijo el economista a De Mendiguren mientras le señalaba la tablet que sería de la marca estadounidense Apple. “Manzanas, no hay”, respondió el oficialista. Y Cachanosky insistió: “Hay tablets que se producen acá, yo uso un celular de acá, a ver, mostrame el tuyo”. Ante la insistencia del economista, De Mendiguren le dijo: “No tengo” . “No te hagas el gil, no lo querés sacar”, le devolvió Cachanosky.

Al retomar su análisis, el economista apuntó que “la Argentina castiga al que quiere invertir, progresar y desarrollar su capacidad de innovación”. Para fundamentar su afirmación, Cachanosky señaló que «si se miran las inversiones del ’90 para acá, la Argentina hace décadas que recibe no más del 5 % del total de la inversión directa de América Latina y el Caribe».  Además apuntó que el volumen de exportaciones de la Argentina está en un nivel “chato” desde 2008 a la actualidad.

“Lo que decís es extraordinario.¿Podés ir a jugar a Roland Garros con una paleta de ping pong? No, te matan”, contestó De Mendiguren. «Es el modelo lo que agobia a la Argentina», indicó.

Fue en ese momento que Cachanosky señaló que el rubro que más aumentó con el gobierno de Alberto Fernández fue el textil y de la indumentaria, al que pertenece De Mendiguren, y lo atribuyó a la falta de competencia. “Como siempre, no sabe de lo que habla. Te metiste en mi sector, y en tu vida manejaste una máquina de coser. Me gustaría que entienda de producción, en su vida manejó el consorcio de un departamento. Todos opinan desde el Power Point, y no saben lo que es trabajar, pagar un salario un país que no crezca”, respondió el ex presidente de la UIA.

Cachanosky le dijo: «Vasco, en el año 2001 hiciste un destrozo en la Argentina». “Salvé a la Argentina, y te duele mucho. La bomba atómica la tiró tu amigo Cavallo”, le contestó el industrial. «Vos tenés el gen K cuando te ves acorralado, tapás al otro y no lo querés dejar hablar porque no tenés argumento. Cerrá la boca un minuto y dejame hablar. Estuviste en el año 2001 y 2002, hicieron la devaluación…», devolvió el economista. “¿Podés ser tan gracioso de decir que alguien hizo la devaluación? Hicieron explotar al país, hacete cargo”, le dijo De Mendiguren.

“En 2002 hacen la devaluación, le roban la plata que tenían en el banco a la gente y a los que tenían dólares, les dieron pesos. Hicieron un desastre y hoy la Argentina tiene un sistema financiero más chico que el de Burunda y Somalia”, declaró Cachonosky. “Es gracioso, es lo más cómico que escuché, ¿vos sos paracaidista ruso? ¿qué hiciste? Vivís del bla, bla y del Power Point. Una cosa es la batalla naval y otra es ir a la guerra, jugás a la batalla naval todos los días”, le respondió el presidente del BICE.

El debate se volvió a tensar en el final del programa cuando Marcelo Bonelli los consultó sobre la posibilidad de dolarizar la economía. En ese momento, Cachanosky dijo: “Para hacer política monetaria, primero tenés que tener moneda, no abuses del Malbec cuando venís al programa”. De Mendiguren no se quedó callado. “¿Vos desayunás con aguarrás? Porque decís las mismas pavadas hace 20 años y no embocaste una y seguís hablando”, le respondió el industrial en el cierre.

GRB