Juan, el estudiante de 14 años quemado por sus compañeros


A Juan Zamorano, un estudiante otomí de 14 años, sus compañeros le prendieron fuego a inicios de junio por ser indígena, y la brutal agresión le recordó a México la discriminación que viven los pueblos originarios del país día a día.

El incidente, que atrapó la atención nacional, ocurrió el 6 de junio en una escuela secundaria del central estado de Querétaro.

Ese día, dos compañeros de Juan colocaron alcohol en su asiento escolar. Cuando el chico sintió el pantalón mojado, se puso de pie y uno de ellos aprovechó para prenderle fuego, dejándole quemaduras de segundo y tercer grado.

El ataque no fue fortuito: Juan ya sufría burlas y acoso por su origen desde semanas atrás, según los abogados de su familia, quienes presentaron denuncias contra los agresores y las autoridades de la escuela. El chico salió recién el lunes pasado del hospital.

El ataque no fue fortuito: Juan ya sufría burlas y acoso por su origen desde semanas atrás. Foto AFP

El ataque no fue fortuito: Juan ya sufría burlas y acoso por su origen desde semanas atrás. Foto AFP

Reacciones

«Tanto su papá como su mamá son otomíes», cuenta a la AFP Ernesto Franco, uno de los abogados de la familia Zamorano. «Él habla esta lengua materna pero no desea platicarla mucho porque es causa de burla, de acoso, de ‘bullying'».

La familia ha denunciado a la prensa que incluso la propia maestra del salón acosaba a Juan por su origen otomí, un pueblo originario del que se estima hay unas 350.000 personas en México.

«Piensa ella que no somos de su clase, no somos de su raza», denunció al diario El Universal el padre de Juan, quien calificó también la agresión de «intento de asesinato».

La agresión contra Juan generó una cascada de reacciones de instituciones de gobierno: la fiscalía local anunció una investigación, los dos jóvenes agresores enfrentan un proceso judicial, y el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que de ser necesario la fiscalía general del país podría ocuparse del caso.

Por su parte, el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) pidió «sancionar a las personas menores y adultas involucradas en el acoso y agresiones recurrentes contra el menor».

«(Es) urgente que se adopten medidas en las escuelas públicas y privadas del país, para evitar que se sigan presentando casos de discriminación y racismo contra las niñas, niños y adolescentes indígenas», añadió en un comunicado.

Otros casos

El caso de discriminación contra Juan no es el único.

En México, un país de 126 millones de habitantes y en donde unos 7,3 millones de personas hablan una lengua indígena. Foto AFP

En México, un país de 126 millones de habitantes y en donde unos 7,3 millones de personas hablan una lengua indígena. Foto AFP

En México, un país de 126 millones de habitantes y en donde unos 7,3 millones de personas hablan una lengua indígena, la discriminación es usual.

Por ejemplo, en marzo de este año, una mujer otomí denunció que personal de un restaurante del popular barrio Roma en Ciudad de México en donde comía le impidió el acceso al sanitario al alegar que era solo para comensales.

Según una encuesta del INEGI publicada en 2018, el 40,33% de la población indígena ha denunciado haber sido discriminada, y casi el 50% considera que sus derechos se respetan poco o nada en el país.

Esa misma encuesta permite ver también los prejuicios de los mexicanos contra la población indígena. Tres de cada 10 personas estuvieron de acuerdo con la frase: «La pobreza de las personas indígenas se debe a su cultura».

Para Alexandra Haas, directora de la oenegé Oxfam México, casos como el de Juan no son aislados ya que están insertos en un racismo sistémico del país.

En 2019, un estudio de esa organización encontró que en México hablar una lengua indígena, identificarse en una comunidad indígena, negra o mulata o tener el tono de piel más oscuro implica menos posibilidades de avanzar en el sistema educativo y laboral.

El caso de Juan «es un estado de shock de qué tan lejos puede llegar la discriminación», dice Haas.

«No podemos decir que lleguemos a ese acto como algo imposible de prever. Son décadas y siglos de discriminación racial e indígena y muy estructural», añade la también exdirectora del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

Para atender el problema, México tiene una ley para prevenir la discriminación y hay instituciones encargadas de recibir denuncias al respecto. Además, en Ciudad de México suele haber leyendas en los negocios que advierten que en esos lugares no se discrimina por cuestiones de género, raza o creencia.

Agencia AFP

PB