la Justicia suspendió la vacunación obligatoria contra el coronavirus en empresas de Estados Unidos


Un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos suspendió el sábado la obligación de vacunar contra el covid a los empleados de empresas de más de 100 personas, instaurada por el gobierno de Joe Biden, mientras examina posibles «problemas constitucionales graves».

La medida del presidente de Estados Unidos dispone que decenas de millones de empleados sean vacunados contra el covid-19 antes del 4 de enero, bajo pena de tener que someterse a pruebas muy regulares, informó la agencia AFP.

Anunciada a mediados de septiembre, fue adoptada esta semana por el gobierno, y fue inmediatamente impugnada en los tribunales en particular por el estado de Texas, controlado por los republicanos, opuestos a toda obligación de vacunación para luchar contra la pandemia del coronavirus.

Se trata de un gran revés para Joe Biden, quien acababa de lograr su primera gran victoria legislativa con la adopción en el Congreso, el viernes, de su plan de inversión en infraestructura.

Joe Biden sufrió un duro revés en la Corte Federal. Foto AFP

Joe Biden sufrió un duro revés en la Corte Federal. Foto AFP

En su decisión, la corte federal de apelaciones de Texas dictaminó que los demandantes habían «dado argumentos que sugerían que existen serios problemas constitucionales y procesales» con el texto del gobierno.

Por tanto, la medida queda «suspendida» en espera de que el tribunal lo examine sobre el fondo.

«Podremos desafiar el abuso de poder inconstitucional de Biden en la corte», comentó el gobernador conservador de Texas, Greg Abbott, en Twitter.

Varias empresas, entre ellas el gigante cárnico Tyson Foods o la aerolínea United Airlines, ya habían preparado el terreno al imponer estas obligaciones a sus empleados desde finales de septiembre.

El fabricante de automóviles Ford exigió que sus 32.000 empleados estuvieran vacunados antes del 8 de diciembre salvo en el caso de exención religiosa o médica, según varios medios estadounidenses.

«La cuestión es que las vacunas obligatorias funcionan», justificó el alto funcionario que había anunciado las medidas y pronosticó que «llevarían a que millones de estadounidenses se vacunen, protejan a los trabajadores, salven vidas, fortalezcan nuestra economía y ayuden a acelerar nuestra salida de esta pandemia».

Biden, quien llegó a la presidencia en enero de este año, hizo de la lucha contra el covid-19 uno de los pilares de su presidencia.

Pero después de un comienzo exitoso de la campaña de vacunación, el plan se vino abajo, lo que disparó la propagación del virus y frenó en parte la recuperación económica prometida por el líder demócrata.

LM